Dos poemas sobre la enfermedad

Carlos Katan

ζ

;

 

A Eleonora Croquer
:

La falta de agua enseña a rezar

Aby Warburg

:
en la cima a sima de mi propio ahogo en la caída. Toda mi fuerza

Alejandro Tarrab

:
Estar enfermo es una forma de sabiduría violenta

Ernesto Carrión

:

:

:

E l  r i t u a l  d e  l a  s e r p i e n t e

 

Yo nací al día siguiente del tercer alumbramiento.
Cuando los sesos fueron vaciados sobre mí se dijo que habría otra noche para el
presagio

Las serpientes se deslizan por debajo de la puerta, zumban insoportablemente,
resquebrajan el suelo

Solo el quebranto será real, la enfermedad es el camino a la más alta iluminación.
De la fiebre y sus conductos porosos, el primer alumbramiento. El segundo
alumbramiento llegó con la tos, los huesos rotos, las vocales a medias, la estática
interrupción de un fonema

…………………….al sexto día
…………………………………la fiebre había pasado, fue entonces cuando hablaron
los señores, dictaminaron el fin de las hostilidades, un indefinido cese al fuego, mi
tercer alumbramiento

Todavía sigo a la espera de la revelación

Las serpientes aún zumban debajo de mi puerta,
…………………………………………..solo que hoy ya nadie las oye.

:

:

La enfermedad sigue siendo mi más alta condición

Poema-enfermedad, prosa-interrupción-del-discurso-u-obstrucción-de-sentido. La
primera región surge de la incompletitud, un fin inconcluso que solo puede
retomarse en una nota final: «Todo el quebranto deviene en una cosmogonía del
decir»

:

:

El lenguaje asciende como enfermedad:
-«soy un cuerpo enfermo»
-«el dolor es elevación, fractura de todos los signos, resquemor de sentido, algo que
permanece oculto, los miembros conservan en sí una autonomía del cuerpo que los
contiene»

:

:

Abandonar la tierra fue enfermarme

:

:

La segunda región concluye con la fragmentación de los accesos. Así como Montalbetti: «espero que repetir algo quiera decir algo/ estas imágenes repiten algo que no se puede decir/ dice algo que no se puede decir/ espero que esto quiera decir algo»

:

:

He aquí el límite de mis fuerzas

Un hálito de luz recorre todo mi ahogo, carga de sentido lo abyecto, el golpe en la
caída. He allí el límite de mi fuerza, el descenso hacia al vacío, el temor en la
extrañeza de una mirada

la serpiente emplumada se        alza

asciende por encima de los mundos

:

:

La enfermedad es mi más alta condición

La fiebre con sus recovecos, descenso de un cuerpo hacia la noche que lo contiene

El lenguaje contiene al síntoma

:

:

Muro de contención:
………………………..palabra-serpiente-libro-homenaje-al tiempo-que-discurre-
entre-el-tiempo-de-la-nada-hacia-la-nada-del-tiempo

:

:

El ritual de la serpiente: Asumir la enfermedad en el núcleo del lenguaje

:

:

Afuera las aves se posan sobre la arena, la vida continúa
………………………………………………………………….aún zumban las serpientes.

:

:

:

:

H i p e r s a t u r a c i ó n

:

 

A mis abuelos: Lydia Reiner y Lyezer Katan
con amor
:
:
En el dormir
sueño
en el mismísimo brillo
de la realidad

Juan Bañuelos

El peso del cuerpo recae sobre el pie izquierdo. El
pie derecho desequilibra. El metatarso se apoya en el
suelo. El talón se eleva. El pulgar y el índice de la mano
derecha giran en el sentido contrario de las agujas
del reloj. La mano se extiende. Debajo, los dedos se
cierran sobre sí. El brazo derecho se levanta y sube a la
cabeza. La mano se libera. Las palmas hacia abajo, Codos
fuera. La mano se retuerce e impulsa el pulgar y el
índice de la mano izquierda forzando el cuerpo a la izquierda.
El índice y el pulgar se mueven a la derecha.
La mano vuelve a un lado del cuerpo. El cuerpo se gira.
Camina. Pie izquierdo. La cabeza se yergue. Camina.
Hacia delante. Hacia delante. Hacia delante

Kenneth Goldsmith

:

:

La mano derecha sostiene el peso del cuerpo hacia atrás. La mano izquierda sube
a la cabeza. Se inserta en el cabello. Respiro, tengo miedo, estoy cansado. Los
poemas anteriores parecieran no tener nada que ver con lo que ahora se dice,
pero no es cierto, están todos conectados, esta es la única opción, el único
camino de salida, calle en dirección única hacia la boca del lobo. Oscuridad.
Oscuridad. Oscuridad. Las piernas hacen lo suyo, se inclinan, se levantan, se
inclinan, se levantan. Despego del suelo en un movimiento brusco como si
cayese hacia delante, es un paso en falso, me mantengo en la misma posición,
estático.

ESTÁTICA

HORMIGAS DE TELEVISIÓN

LA IMAGEN SE FUNDE EN NEGRO

Alguien camina solo, tose, fuma un cigarrillo, algo le ordena que continúe, que
no le haga caso a los síntomas, su cuerpo se degenera periódicamente, paso a
paso hacia el camino de la absolución final. Lo signos de vida decaen, se
desvanecen, la imagen se funde en negro, en progresiva oscuridad, se diluye su
respiración, máquinas que activan los pulmones.

Pneumotórax de Bandeira:

Febre, hemoptise, dispnéia e suores noturnos.

A vida inteira que podia ter sido e que não foi.

Tosse, tosse, tosse.

La imagen se repite, alguien camina una vez más por la calle, tose, tose, tose,
tose, el cigarrillo se consume en un movimiento repetitivo, el codo se pliega a la
genuflexión, lleva el cigarrillo a la boca: calada, expulsar humo, calada, expulsar
humo, calada, expulsar humo. El codo sube y baja. El sujeto desaparece de la
imagen. Me vuelvo hacia atrás, llevo el cigarrillo al cenicero. Entro una vez más
por la puerta del balcón. Pie derecho. Pie izquierdo. Pie derecho. Pie izquierdo.
Camino hacia el salón. Volteo, recibo una llamada. Pareciera que esto no tiene
nada que ver, pero sí, lo es todo. Imágenes sobrepuestas -una sobre la otra-
agotamiento. Me tumbo sobre la cama y pienso, la lámpara del techo gira, se
mantiene en su sitio, gira.

Esto pareciera no tener nada que ver con lo dicho anteriormente, pero no es
cierto, lo es todo. Si tuviésemos que desmembrar cada poema, cada texto
anteriormente expuesto, estas serían sus últimas consecuencias. Son palabras.
Reconozco que he amado y que me odio en el fulgor de las palabras, ascendente,
descendente. Las palabras suben y bajan, como el acordeón que comprime y
expulsa el aire de un pulmón artificial. Un pulmón mecánico, como el que ahora
te mantiene con vida mientras cada órgano se apaga. Como las luces mientras
abandonamos los apartamentos a los que no volveremos a entrar jamás.

El pulso se comprime y se extiende, no hay metáforas certeras para afrontar la
realidad. Metáfora del griego μεταφορά, traslado, desplazamiento. Mi torso se
mueve hacia adelante. Mi columna, recta, mantiene su posición inicial. Mis pies
alineados apuntan hacia el frente. El frente. El frente. Veo el sol tras la ventana.
Tengo sueño. Me desplazo entre la escritura automática y el más patético
confesionalismo. Me mantengo en el sonido de la letra K KKKKKKKKKK KK
KK KKKK  K K K K K K K  KK       KK      K        K.
Bip Bip Bip Bip Bip Bip   Bip       Bip               Bip.

 

ESTÀTICA

RUIDO DE AMBULANCIAS

Calle en dirección única hacia la boca del lobo, ese es el resultado de todos los
poemas. Un año entero dilatado en tres semanas, abultadas en el
ensimismamiento.

Sobre estas huellas diré que el siglo
ha empezado

Lloro por mi padre que está solo en las habitaciones del destierro. Abandonado
al silencio de las madrigueras verticales

¿MADRIGERAS VERTICALES?

El lenguaje no significa nada

-es un virus, dijo Burroughs-

no hay cabida para el desconsuelo,
paredes de hormigón
drywall

El ruido que atraviesa el muro,
el vecino gritando
la queja inadvertida

Eco del golpe del martillo
sobre el minutero
en el infinito reloj de la inconsistencia

………………………………verbal.
Una palabra
……………..tras otra

Mi mano izquierda sube hacia mi cara, mi mano derecha la sigue, froto mi cara
bajo la ducha. Versión doméstica del grito de Munch. El agua corre hacia mis
piernas. No logro regular la temperatura. El agua desciende por mi espalda. A
fuera tocan el piano de manera repetitiva. Techos de drywall, porosidades
internas. Fallo general del cuerpo. El virus lo ha consumido todo, sólo nos queda
el lenguaje.

Algo tendrá que ver con todo esto. Si repitiese una y otra vez la misma frase algo
debería significar

Algo debería significar

Algo debería significar

Algo debería significar

Algo debería significar

Insistencia sobre una misma idea recurrente. Función ansiosa. Algo tendrá que
ver con todo esto. Desplazamiento horizontal de la cabeza hacia la izquierda.
Puntos de fuga sobre el blanco, blanco sobre blanco. Malevich entendía de capas,
superposiciones. Una función horizontal. Desplazamiento ansioso de la cabeza
sobre el blanco. Capas sobre el punto de fuga, blanco. Insistencia.
Desplazamiento sobre el blanco. Superposición horizontal. Insistencia sobre los
puntos de fuga. Blanco. Blanco. Blanco.

 

Algo tendrá que ver. Un texto que se extiende hacia el infinito punto de partida.
Intermitencia sobre el ritmo de las horas. Mi mano se desplaza hacia mis piernas.
Mi espalda desciende. Cuelga mi cabeza. Me levanto. Mi mano se desplaza
hacia algún lugar. Desearía tener una mano que extender sobre mi cabeza. Las
manos son como el lenguaje, un virus.

:

:

:

:

:
Carlos Katan.
Caracas, Venezuela, 1992. Poeta y editor. Licenciado en Filosofía por la Universidad Central de Venezuela (UCV). También, ha formado parte del equipo de la biblioteca virtual Poesía Vzla y ha participado en recitales en Caracas y en los estados Falcón y Lara. En 2018 fue finalista del III Concurso Nacional de Poesía Joven Rafael Cadenas con la obra Canto I (Consideraciones sobre un poema de Raúl Zurita) y fue el ganador del III Concurso Anual de Poesía Lugar Común-Embajada de Italia, con su poemario Formas de la aridez.

La imagen que ilustra este post fue realizada por la artista venezolana Valentina Aguirre
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on telegram
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Contenido relacionado

introduzca su búsqueda