e.e. cummings

Trad. Diego Sequera

 

quien eres, pequeño yo

(de cinco o seis años)
curioseando desde algún alto

ventanal; en el oro

de los atardeceres de noviembre

(y sintiendo: que si día
tiene que volverse noche

esta es una hermosa manera)

:

:

:

:

en

la Primavera llega (na-
die
pregunta por su nombre)

reparadora
de cosas

con ansiosos
dedos(con
ojos
pacientes)re

—nuevan—

novando rehaciendo lo que
otros
—sabiamente deberíamos

haber
lanzado un—
camino (y cuyo

arroyo
—flor brillante—
pájaro suave
—voz rauda ama los

niños
y la luz solar y

las montañas)en abril(pero
si debe
Sonreír)llega

nadie lo sabría

:

:

:

:

el truco para encontrar lo que no perdiste
(existir es tramposo:pero vivir es un milagro)
la enseñable postura de siempre
llegar al lugar que nunca dejaste

(y me refiero al pensar)se apoya sobre
una infeliz confusión;a saber que
ningún mono o ángel llamado hombre
es medido por su abre comillas ojo cierra comillas.

Mucho mejor que cual, toda mujer que es
(a pesar de las ultramaquinaciones de
algún inframundo sin amor)que es mujer lo sabe;
y ciertos hombres tal vez posiblemente podrían

«¿podemos decir adivinaron?»
………………«podemos» dijo la inteligente ella:
y jugó a la anfitriona de mi másqueyo

:

:

:

:

las gracias te doy Dios por este asombroso
día:por lo brincón de los árboles de espíritus verdosos
y un por el cierto sueño azul;y por todo
que es natural que es infinito que es un sí

)yo que morí y estoy vivo de nuevo hoy,
y este es el cumpleaños del sol; este es el nacimiento
de la vida del amor y las alas:y este el feliz
acontecer pasando ilimitado de la tierra)

¿cómo saborear este tocando oyendo viendo
del respirando todo —alzado del no
del todo nada— lo humano casi siendo
duda inimaginable tú?

(ahora los oídos de mis oídos despiertos
y ahora los ojos de mis ojos abiertos)

:

:

:

:

yo soy una pequeñita(no una gran catedral)
lejos del esplendor y la palidez de las ciudades apuradas
—no me preocupo si los breves días se hacen brevísimos,
no lamento cuando sol y lluvia abrilean

mi vida es la vida del segador y el sembrador,
mis rezos los rezos del transcurso torpe de la tierra
(encontrando y perdiendo y riendo y llorando)niños
que su tristeza o alegría es mi dolor y mi contentería

a mi alrededor surge un milagro intranquilo
nacimiento y gloria y muerte y renacimiento:
de mi yo durmiente flotan símbolos llameantes
de esperanza, y despierto a una paciencia de montaña

soy una iglesia pequeñita(lejos del mundo
frenético con su arrebato y su angustia)en la paz con la natura
—no me angustio si la noche larga se prolonga;
no me lamento si el silencio cantar se vuelve
invierno por primavera, levanto mi espiral diminutiva
por el Él piadoso Cuyo único ahora es el para siempre:
alzándose erguido en su verdad sin muerte de Su presencia
(bienaventurado humildemente Su luz orguloso Su oscuridad)

:

:

:

:

Ahora me acuesto(con todo alrededor)
mío(el gran difuso hondo sonido
de la lluvia;y del siempre y de ninguna parte)y

cuán gentil bienvenida la oscuridad—

ahora yo me acuesto(en una muy empinada
más que la música)en el sentimiento que la luz del sol son

(vida y día son)solamente prestados:mientras que la noche

es regalada(noche y muerte y la lluvia

son regalos;y regalo cuán bellamente neva)

ahora yo me acuesto para soñar(nada que yo
o cualquier alguien o tú
pudiera comenzar a comenzar imaginar)

algo que nadie puede guardar.
ahora me acuesto a soñar con la Primavera

:

:

:

:

las horas se alzan apagando estrellas y es el
amanecer
en la calle del cielo las luces caminan dispersando poemas

sobre la tierra una vela
se extingue                   la ciudad
despierta
con una canción sobre su
boca teniendo la muerte en sus ojos

y es el amanecer
el mundo
avanza para asesinar sueños…

veo en la calle donde los
fuertes cavan por pan
y veo los rostros brutales
de la gente contenta espantosa desesperanzada cruel feliz

y es el día,

en el espejo

veo a un hombre
frágiles soñando
sueños
sueños en el espejo

y es
el crepúsculo         sobre la tierra

una vela se enciende
y es oscuro.
la gente está en sus casas
el hombre frágil está en su cama
la ciudad

duerme con la muerte sobre su boca teniendo una canción en sus ojos
las horas descienden,
colcando estrellas….

en la calle del cielo la noche camina dispersando poemas

:

:

:

e.e. cummings. 1894-1962. Poeta, pintor, ensayista y dramaturgo estadounidense, considerado como uno de los autores más relevantes de la literatura norteamericana. Familiarizado con las vanguardias artísticas de principios del siglo xx, nunca manifestó adhesión a ninguna en particular, aunque demostró una considerable permeabilidad a su influencia en cuanto su trabajo está marcado por una franca heterodoxia y una constante experimentación. A pesar de tener una orientación romántica influida por el trascendentalismo americano, manejó, con destreza y versatilidad en los tonos, un amplio abanico temático, que va desde el asunto social  hasta la reflexión moral y filosófica, pasando por la inocencia infantil, el erotismo y la celebración del amor y la Primavera; sin ser ajeno a controversias y críticas por su desenfado y atrevimiento. Se cuentan sus poemas escritos en poco menos de 3000, publicó varias decenas de libros y recibió numerosos premios, becas y reconocimientos por su labor literaria.

Diego Sequera. Caracas, 1983. Poeta, periodista, investigador, traductor y editor. Licenciado en Letras por la Universidad Central de Venezuela. Articulista y jefe de redacción del sitio web Misión Verdad. Ha publicado Poemas irresponsables (2011). Algunos de sus textos han sido incluidos en compilaciones y antologías. Ha realizado múltiples traducciones de poesía norteamericana.

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on telegram
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Contenido relacionado

EL CUERVO

Thirties Poets

Trad. Juan Arabia & Rodrigo Arriagada-Zubieta

introduzca su búsqueda