Aforismos

César Seco

.

.

1

La poesía es la presencia que no está.

Lo que vemos a través de la poesía es forma y sonido del silencio.

El silencio se hace oír en la voz del poeta.

Al grito solo lo devuelve al habla el silencio.

.

 

*

.

En la poesía se entra desnudo con un pie adelante y otro detrás para andar en casa
de nadie escuchando el silencio de todo.

La verdadera residencia de la poesía es lo invisible.

La escritura, un accidente que debes enfrentar.

Un pájaro antes de volar aprende a ver. A oír antes de cantar.

.

*

.

La poesía solo viene al poema si te apartas.

La vida, puerta de la poesía. El poema, ojo de la cerradura y su mirada.

El poema que se deja escribir sin oponerse, es solo escritura. El que se deja leer sin
rehacerse, solo apariencia. El que se pudo decir y enmudece entre líneas,
ese es poesía.

La poesía aprehende la cosa y el poema la libera.

.

*

.

No hay nada material en la poesía… solo las palabras.

La poesía no es documento de nada. Pero, ante los ojos del poeta, nada puede negar
su verdad.

El barquito de mayo, créanlo, era un verdadero barquito de papel.

Es lo inherente a la vida lo que se dice en poesía, no al contrario.

.

*

.

Estamos hechos tanto de lo que vemos como de lo que no vemos; pero más de lo
que no vemos.

La poesía me dijo un día: -Podemos hablar-. Y no supe qué decir.

No elegí ser poeta. Intentándolo no elijo, acepto.

Lo que busco se dice sin mí. Sin mí, no busco, encuentro.

.

*

.

La poesía solicita una voz, como novio la mano de la novia.

Me tardo en llegar; desde entonces estoy por partir. Y no obstante, en algún lugar
de mí, la poesía abre sus brazos.

El poeta camina con los pies de la realidad para entrar sin peso en el sueño.

El poema no es poesía por largo o corto, por prosaico o lírico, por estar o no provisto
de metáforas, por sujeto o no a una preceptiva métrica o por nadar a placer en aguas
del verso libre. El poema es poesía por más nada que por esta.

.

*

.

La realidad es en sí misma. La poesía, en todo.

Ni siquiera los surrealistas pretendieron negar la realidad, solo se rasgaron el ojo con
la navaja de la imaginación.

Realmente el poeta va hasta donde no va. Imaginariamente el poeta está donde no está.

La poesía es el único reino sin jerarquías.

.

.

.

2

Por súbito y aprehensión, esta ha sido nuestra relación.

La poesía no consiente la desestimes. Atiende sus señales antes que se borren.

El poeta es un fingidor. El poeta finge que no finge para poder fingir. ¡Ah! Cómo se ha malinterpretado a Pessoa. Cómo se ha fingido para fingir que se le ha interpretado.

La música no está en una escala diferente a la poesía. El sonido de la música es el silencio de la poesía.

.

*

.

Cada mañana recibo el saludo de la poesía. Esto no quiere decir que me hable a diario.

A veces anda por ahí sin servirme una palabra. Lo sé, ya no puede evitar mi atención.

Es como el sol, está afuera y adentro aunque haya nubosidad.

El poeta es un átomo inasible; solo la poesía lo devuelve a su lugar.

La voz es postergada, el oído no.

El poeta no solo se canta y se celebra (Whitman). Aúlla como todo lobo a su luna.

.

*

.

Cuanto espero de la mudez solo ella lo sabe.

Es inútil llamarla, está o no está.

El viejo dilema: no solo las palabras bastan para decir; pero se apela a ellas
para decir.

La poesía no es una bendición ni una maldición, solo es un proceder del misterio,
la imposibilidad de lo desconocido por permanecer oculto.

.

*

.

Digo por ahí: «La canción olvidada desde niño y que ahora tienes en el oído».

Quienes dicen que la poesía no salva son quienes la apuñalan en sí mismos.

«Habrase visto», escuchaba decir esto a los mayores para mostrar asombro.

Ahora me hace sentir a la poesía en el instante en que se aproxima.

Me debo a esto y que sea esto lo que hable.

.

*

.

El único tiempo de la poesía son todos los tiempos a su tiempo.

Ante ella toda visión se nos hace pan en las manos, toda fijeza se nos desmiga en los
ojos.

Si te caes te levantaré, dice La Palabra.Y todo cae para que ella lo vuelva a restituir.

Al contrario de lo que algunos piensan, no hay boda con lo aparencial.

.

*

.

Saciarse de belleza con la sed de la verdad, eso quiere.

Ningún halago. Acepta que no lo necesita porque no vive de suficiencia.

En poesía las vanguardias son siempre la simulación de una incompletud. A lo sumo
un desvarío programado.

Me nombro contigo, qué presunción creer que soy el que te nombro.

.

*

.

Antípoda en ella, nada.

«Te libraré de la uniformidad para devolverte a ti». Libertad, solo libertad.

Es arduo ceñir la poesía a lo que demanda tu voz, expresión solícita de tu ser,
pero lo es más aún dejarla que la vida tenga la última palabra.

¡Ah! el poema, fertiliza o no.

.

*

.

La poesía que está a la mano es la de los hechos. La que va quedando en el papel,
la que invisible nos circunda. La que siempre está por escribirse, la que sigue a
los poetas hasta encontrarlos.

Digo poesía y digo vida. Su traje luminoso está hecho con hilos de ausencia
que el poeta presencia y presenta.

En el cuarto donde nada la luz se juntan unas palabras.

El poema que nos escribe es un recado de Dios.

.

*

.

-Poema, ¿Vendrás hoy?
-Eso solo lo sabe la poesía.

 

 

poesia_cesarseco2

César Seco (Coro, Venezuela, 1959). Poeta, ensayista, editor y promotor cultural. Actualmente forma parte de la redacción de la revista Poesía editada por el Departamento de Literatura de la Dirección de Cultura de la Universidad de Carabobo y es miembro de la directiva de la revista Imagen, del Centro de Estudios Literarios Rómulo Gallegos. Entre 1995 y 2006 fue Director Fundador de la Casa de la Poesía Rafael José Álvarez, de la Bienal Internacional de Poesía Elías David Curiel, de las Ediciones Libros Blancos y de la revista OIKOS, Premio Nacional del Libro 2005, Mención Revista Cultural. En poesía ha publicado: El laurel y la piedra (1991), Árbol sorprendido (1995), Oscuro ilumina (1999), Mantis (2004), El Viaje de los Argonautas y otros poemas (2006), Lámpara y Silencio, Antología poética, por Monte Ávila Editores (2007), La playa de los ciegos (2014) y El poeta de hoy día (2014). En 2005, con su libro El Viaje de los Argonautas, obtiene el Premio Nacional de Poesía de la Bienal Ramón Palomares. Seco, además, ha representado a Venezuela en diversos festivales dentro y fuera del país como la Feria Internacional del Libro de La Habana (2004), el Festival Internacional de Poesía de la Habana (2005), el Festival Internacional de Poesía de Medellín (2006) y la Fiesta Literaria Internacional de Porto de Galinhas (2007). En 2012 fue homenajeado junto a los poetas Rafael Cadenas y Alfredo Chacón en el Primer Festival Internacional de Poesía de Maracaibo donde se le otorgó la Orden Lago de Maracaibo. En Coro, su ciudad natal, ha recibido la Orden Juan Crisóstomo Falcón, en su Primera y Segunda Clase, así como los Premios Municipales de Poesía de 1991 y 1995. Colaborador permanente en diversas revistas digitales dentro y fuera del país, tales como Agulha (Brasil), e Hibridos (Venezuela).

Contenido relacionado

Archivo

introduzca su búsqueda