Alí Calderón: «Carmen et error»

(Notas desde Tomis en su ruina)

.

Fuiste esa tarde el sol cayendo sobre un muro
de altas piedras romanas visto
en el atardecer
de un sitio que sin ti no tiene nombre
Sobre un antiguo templo
a Diana
consagrado
aquella luz
ha convocado el vuelo
estridencia y escándalo de pájaros
Cruzas entonces por la página
Primavera                    Jardin de Luxembourg
y entre las flores rojas
se descubre en tu cuerpo la claridad del día
Llegaste diez minutos tarde
La espera comenzó a diez mil kilómetros
en otros gestos otros labios
inhóspitos al fin
ahora que recuerdo una ventana abierta en Bucarest
el frío y la grisura
y tras la puerta pasos alejándose
Entonces la materia
plegada estuvo pero estabas
ahí conmigo en Piccadilly Line
o solitario en Oxford Circus
una noche de crush en Bogotá
en el desnudo intenso de una chica
un quinto piso barrio de Palermo
un desierto de órganos en Baja
Y aunque tus fotos dicen que Bellevue
que Praga que Dublín
en derredor y en todo
lo mío lo implicado desplegaste
Y apareciste
Un hola a la distancia
tu sonrisa a través de la finestra
Pensé en un campo de amapolas flores
silvestres espadañas movidas por el viento
El aire que rodea tu cintura
se estremece derrama
su transparencia en lo que miras
Entonces los segundos son un grito
acallado de pronto por tus manos
si me tocas apenas y tu voz
y tu acento andaluz hacen polvo y añicos
y colman el silencio
Quiero decir que no
que caminé desde la Plaza
del Triunfo y me detuve en San Jerónimo
que no que nunca dejo de pasar
por aquí en un regreso a lo perdido
Algo está sucediendo no lo digo
es de nuevo la luz de la derrota
su lenguaje de incendio
que bajo las farolas
nos cubre y ennegrece y no lo digo
Me aterra la palabra y su presagio
condición de futuro impostergable
y no lo digo porque acaso
un foco signifique ante nosotros
no luz sino caída y un florero
un subir incesante de escaleras
¿qué es lo que estoy diciendo?
El mar negro golpea
estas costas desiertas pedregosas
La lluvia y la ventisca no cesan en Constanza
No cesan ni la fiebre ni el delirio
Las aves graznan mal augurio en este puerto último
Hay un rumor de voces
Alguien maldijo a Júpiter en el medio del foro
Hay un jardín una ciudad prohibida
Han tornado los dioses su forma son insectos
He llegado a sus puertas
Hay puentes levantados y hechos ruinas
Estoy afuera soy
                             por siempre el desterrado
¿Cómo he llegado aquí todos preguntan?
Carmen et error
Quare obsecro, Auguste, Quare?
Cur alquid vidi? Cur noxia lumina feci?
At tu fortunam, cuius vocor exul ab ore,
nomine mendaci parce gravare meam!

.

.

Alí Calderón. Ciudad de México, México, 1982. Poeta y crítico literario. Recibió distinciones como el Premio Nacional de Poesía Ramón López Velarde y el Premio Latinoamericano de Poesía Benemérito de América. En 2015 publicó en España, bajo el sello de Visor, el volumen de poemas Las correspondencias. Es director de la revista Círculo de Poesía y fue codirector del Encuentro Internacional de Poesía Ciudad de México durante 2014 y 2015. Dirige, junto a Mario Bojórquez, la editorial Valparaíso México. Fue antologado recientemente en El canon abierto. Última poesía en español (Visor, 2015). Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Actualmente es profesor del Doctorado en Literatura Hispanoamericana de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Contenido relacionado

Archivo

introduzca su búsqueda