Astrid Salazar

Inéditos

 

Δ

 

¿Te conté que me habían hecho un viaje de diez años y me soltaron a solas en un rincón de Maracay a oscuras, con una simple estufa para calentarme el cuerpo?
¿Te diste cuenta cuando tomé tu mano y te subí a mi búnker regalándote 24 horas de soplo para tu asfixia continua de famas y pasarelas?
¿Te hablaron de mí asombrados porque tenía anillos y un nombre en los lomos de algunos libros, y de vez en cuando se me ocurría hacer ferias con algunas formas extrañas de cartón para alimentar mis silencios?
¿Fuiste tú quien fue conmigo de puerta en puerta construyendo puentes en el alma de quienes me rodean para atrapar sus vidas en el discurso, dándole agua para su sed infinita?
¿Tú supiste de mi guerra, de mis demonios rompe huesos, de mis líneas sin poesía, de mis brebajes con cúrcuma y cardamomo para el perdón?
¿Comiste en mis campos de manzanas asomándote por las hojas frescas para quedarte dentro como único dueño sin cerco eléctrico, ni luces con sensor?
¿Eres tú quién me dio un reino durante 9 meses, me habló de jardines con Epícuros, de mantras con Spinozas?
¿Eras tú el albacea de esas 12 personas persiguiéndote para que tu cuerpo fuera el protagonista de las balas de aquella noche?
Entonces dime
¿Cuándo fue la última vez que me nombraste puta y a la vez tu reina?
Cuéntame ¿Quién fue esta derrota? ¿Esta fe de un segundo?

:

:

:

:

Agosto

Siempre

en agosto

coloco romero debajo de mi almohada
tal como lo mencionaste

unto, para el cuerpo, jengibre y cúrcuma mientras los eucaliptos hierven en la estufa.

Me desvisto voy descalza

y soy menos lluvia.

Con la escoba recojo todas las huellas
y las tiendo al sol

destejo el polvo de los libros

hago cruces de sal en los rincones

me olvido de los tés y vuelvo al café.

En este mes de menta donde no llegan nuevos huéspedes a mi piel caliente

vuelvo

y con crema alcanforada
embalsamo uno a uno mis dedos

vuelvo al útero …………….respiro.

:

:

:

:

Útero insomne

Ahora, cada cierto tiempo, debo quitarme un poquito de mi carne y esperar el veredicto.

Sí, igual como cuando mandas a un concurso o quiero imaginármelo de esa forma.

Lo bueno de todo esto
es que mis poemas no son poemas para anuales ediciones

entonces no me preocupo.

Si me guío por la decisión unánime del jurado pasará igual.

Estoy sana, lo demás es gastadera
útero insomne

miedo………………poesía.

:

:

:

:

Astrid Salazar. Venezuela, 1984. Escritora y poeta. Docente de castellano y literatura. Magister en orientación sexual y terapeuta de parejas. Fundadora y directora de la editorial Dirtsa Cartonera. Autora de los poemarios Azules de mi infancia (La Liebre Libre, 2004), El octavo pecado (Fundación Editorial El perro y la rana, 2007), Urbano (Fondo Editorial Sacumg, 2008), Plaquette Astrid-Gloria (Editorial La Espada Rota, 2008) y Paraíso de los insomnes (Ediciones Dirtsa Cartonera, 2014). En 2008 participó en el XV Encuentro de Mujeres Poetas de Cereté, Colombia. Es facilitadora del Programa de Red Escolar del Sistema Nacional de Talleres Literarios, auspiciado por la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello.

Contenido relacionado

Archivo

introduzca su búsqueda