Contexto Marte

Luis Eduardo Barraza

:

§

 
[Nota introductoria a petición de la ESA, la NASA y el traductor de la presente edición

:

En julio del año anterior fueron recibidas con éxito las muestras del suelo marciano que la misión ExoMars de la ESA, en colaboración con la NASA, había recolectado meses atrás para un análisis más exhaustivo y profundo en la Tierra. Posteriormente en el laboratorio, los encargados de verificar, seleccionar y estudiar las muestras hallaron en uno de los tubos de muestreo una tarjeta micro SD.

Los datos y archivos que contiene la micro SD pertenecen al orden de una investigación concienzuda: estudios y análisis físicos –ECG, OculoStim-CM, niveles de radiación, oxígeno y nitrógeno en la sangre, pérdida de masa, análisis de orina, entre otros– que muestran la progresión durante un periodo de 147 días de un sujeto de prueba que se autodenomina como L5. Con estos también se hallaron dos archivos en código binario: el primero indescifrable hasta la fecha, y el segundo resultó ser un conjunto de textos en una compleja fusión de lenguas eslavas y túrquicas.

En rueda de prensa el 14 de enero del año en curso, y ya estudiado a profundidad el caso en cuestión, a las 16:30 horas, el administrador asociado de la NASA Thomas Zurbuchen anunció que los datos del microchip encontrado en el muestreo representan “una prueba irrefutable de un programa espacial secreto que ya ha llevado seres humanos al planeta rojo”.

Hasta el momento ninguna nación, entidad privada o agencia espacial se ha hecho responsable por los alcances, resultados y consecuencias de estas misiones clandestinas a Marte.

Todo el contenido recuperable de la micro SD ha sido clasificado y permanece a la disposición de la comunidad científica bajo el nombre clave MTI-TSL5 mientras que los dos documentos se clasificaron como MC1-TSL5 y MC2-TSL5.

* * *

Respecto al presente libro y lo que se puede leer a continuación no es más que el resultado obtenido luego de meses arduos de trabajo para traducir íntegramente al español el documento MC2-TSL5, debido al creciente interés que este ha suscitado luego de que un grupo de estudiantes y profesores del Massachusetts Institute of Technology (MIT) lograran descifrar y trasladar algunos de sus textos al inglés.

Esta importante labor que concluye con la edición que hoy presentamos, estuvo bajo la responsabilidad y cuidado del reconocido filólogo, traductor y poeta colombiano Juan Jacinto Calabrés, quien apunta entre otras cosas que “aunque el orden de los textos a lo largo del libro no concuerda con la cronología que se desarrolla en él, este se ha respetado previendo, como es natural, alguna posible intención del autor […] en cuanto a la disposición espacial del texto en las páginas, esta se corresponde solo en un 80% aproximadamente con la del original debido a distintas dificultades técnicas y metalingüísticas que fueron surgiendo a la hora de su traducción, así como el especial tratamiento que conllevó intentar imitar en otra lengua las arbitrariedades, mezclas y atribuciones que se ha dado el autor de la obra […] concerniente al título que se decidió dar al presente libro, este atañe a las dos primeras siglas con las que se clasificó el documento: “M de Mars y C de Context”, puesto que el archivo cuando se encontró carecía de uno”. 

Finalmente, Calabrés afirma que “vale aclarar todo esto ya que, hasta tener nuevas y eventuales evidencias que lo desmientan, nos encontramos ante lo que algunos estudiosos consideramos ya la primera e incipiente muestra de una futura y muy probable literatura marciana”.]

:

:

:

:

DÍA 102

Esta historia

historia no como tal             bien pudo empezar con un hombre de pie intentando besarse las ingles por la mañana                                 su nombre sería el mío            su enfermedad la misma         su dios acaso el sol de su barba            quizá tendría un hijo no-único nacido de mujer         a su vez nacida de pecado

                                                               amar el pecado es nuestra mayor irreverencia

                                       y ese hombre lo imaginaría contra la ventana de un precipicio       a su hijo todo

y todo estaría empezando en su cabeza de país lejano y rojo      su historia sería el relato de sus propios verdugos        un trozo de corcho arrastrándole la vida sobre la vida como un vacío sobre otro vacío      su envés de partida      de trenes en fuga para alzar la mano con un nudo de lápidas y trapecios 

en la garganta

                               porque todo estaría empezando en su cabeza            ya sin final                y yo sería a todas estas su huella antes que su pie      y también sabría mirar a su hijo       y también sería la ventana propia y su precipicio sin gradas      su calistenia mucho antes que su bandera      y ambos sabríamos amar a esa mujer

única y puntual

                               silábica mujer de cuatro brazos para dos lenguas          

y ella
tal vez nos amaría

porque a pesar de todo la eucaristía de su adiós sería permanente en nosotros      y su grito de columpio en llamas la contracción de nuestro futuro        

                     y su hijo sabría sentarse a la mesa con mi barba        que también sería suya          y el pan en su boca de hijo procreado le hablaría a la ingle del hombre que despierta     adentro     y que entiende la necesidad impropia de estimularse a solas mientras todo a su alrededor converge       se derrumba        y se ilumina

bajo el influjo de un libro totalitario
que nunca podrá escribir        pero sospecha

                                             y su pecado hijo y su pecada mujer ya inexistentes          también lo sospecharían sentados a la mesa –porque todo libro es   algo   más  que  su cuántica;   porque  su  huella sobre el planeta es real

y magnífica

y ella          y solo ella

con su tacto ausente de pupilas en celo sabría lavarlo entonces por el principio más oscuro de esta historia calva

y relativa

que nunca acaba en su cabeza

de empezar

:

:

:

:

DÍA 11

Obedezco              al día

a la luz que me asoma y me incorpora 

a la mañana

un pie a la vez

y la mirada         fija          burbujeante en medio de este encono rojo de mudez gratuita que inaugura un paisaje en mí

y en el de antes

de calle-carro-niño-puente que trafica         cicatriz

recuerdo de una mañana otra

verídica                                                            y mordaz

                            en la cal

de mis riñones

                                       de mi lengua

miro y obedezco

aquí o allá       a la luz

y su orfandad de pájaro que es camino
y ruleta

y por ella

todo aprendizaje

me hago más permeable                 y lento de formas y cigüeñas       cognitivo       confidencial

diría

de silla-baño-ropa

respiro                el oxígeno artificial de estas horas

que me sostienen

en la pausa

olor araña y tierra negra de lluvia pobre sobre la maleza interior         de extraviarme

a punto y coma        

respiro                                                                artificial

nada menos que perder

la mañana

el café intransitivo

una alfombra de hojas secas donde aprender a callar

a contar uno a uno

el resto invariable de los días           que me quedan        

por la luz

el trapecio cabizbajo y kurdo ahora de mis yemas

aquí     o     allá

corpóreo

y expuesto

de una expiación a otra

solo

y a mansalva

:

:

:

:

DÍA 103

Y si esta tarde lloviera en Marte

                            y si el agua podrida de los espejos me arrancara el color de este relieve       la poca fuerza que me acompaña en estos columpios bacos de intimidad

                            y si el ya-no-rojo del sí-tan-verde me cercara         y si el agua mordiente retrocediera el hueso pálido de esta sed que habito       y si todo lo boca se ha posible en la mirada        y la lluvia me arrastra el polvo rancio de la especie         y deja en mí

el azul más lento de la derrota

               Y si del suelo el grano la ranura el hueco de una bacteria               y si el ojo el sexo el pez que curva el agua anfibia se hace a marte todo pluma y huella me cercara              y si llovieran los acantilados las colinas las planicies olvidadas y se renovara la fe en el nombre de mi nombre ya sin pulso ni letra            y si del fósil el saurio la mordida leve del pelaje que escapa entre las ramas y amamanta de seno el nacimiento frágil de toda belleza              y si del uno al otro el fuego casual del oro rupestre se hace ostra y se hace soplo y se levanta de espuma y venus me cercara       y si de la gota que estalla     el surco       la superficie enamorada río abajo con toda la basura y lo no-posible de un millón de millones de bombillas que se apagan entre estos pliegues

y estas madrugadas nudas
y estos bosques ausentes que me crecen
en el ojo

Y si la lluvia llegara      y me por sangre lavara esta enfermedad que me aleja       y fuera agua y fuera incendio      y lo barriera todo y todo orilla me quedara en esta humedad sin moteles con un nuevo desierto y un nuevo despertar

        Y si mi padre estuviera
y yo estuviera cuando todo acabara

y si él aquí y yo acá         y si me hablara hacia adentro y no al oído      y si pudiera escucharlo y abofetearlo en la mirada misma       y en todos los parques y los trenes y las ventanas que tuve y ya no luego        en el vacío sin lágrima de esta madre sin silueta que se me alarga     que me sabe a plomo en la risa      y a leche cortada       en los otoños de la vida        

Qué de sábanas sería        qué de anzuelos y tordos esta tarde      

si Marte lloviera

:

:

:

L.

Luis Eduardo Barraza. Venezuela, 1990. Licenciado en Letras por La Universidad del Zulia. Ganador del Concurso Anual de Poesía de la Librería Lugar Común 2016 con el libro Los días arqueados y del Premio de Literatura Experimental Sporting Club Russafa 2018 con Calamarius. Actualmente residenciado en Colombia desde donde dirige la biblioteca virtual de descarga gratuita Poesía Vzla.

La obra que ilustra este post fue realizada por la artista venezolana Anahís Monges

Contenido relacionado

POESIA

De barro

Ernesto Cañizalez

Archivo

introduzca su búsqueda