Dämmerung

[o cómo reinventar a los ídolos]

:

Juan Romero Vinueza

:
El arte, si nos libera de los abstractos ídolos de costumbre, también nos
libera de las ideas generosas y de las preocupaciones sociales –ídolos
también.

(El libro del desasosiego, Fernando Pessoa)

abolición de los profetas: DADA.

(ASCO Dadaísta, Tristan Tzara)
No te digo que no cantes, no silbes, no escupas tu
verdad, de todas formas lo harías,
porque nuestras convicciones determinan la certeza
y el error en igual medida.

(A la calavera de Yorick, César Eduardo Carrión)

:

:

Saludos cordiales

la principal labor de este libro no es la de
instaurar un canon literario sino la de romperlo
los autores que se presentan aquí no son reales
son invenciones de otro autor que quiso
ser dios por un día (aunque sea eso)

& que piensa que lo ha logrado[1]

:

:

:

:

Un sujeto parecido a M. Houellebecq o el mundo
contemporáneamente asqueroso

Un gran invento del hombre moderno es el turismo sexual Países que no aportaban en nada al mundo ahora lo están haciendo Los ángeles podrían tener trabajo en un night club llamado el Café del Marqués O por lo menos robarían a niñas blancas de Europa del Este para vestirlas con bonitos atuendos & regarlas por el Boulevard de Clichy O en Ámsterdam o dónde sea ¿Qué tal si a las musulmanas también las incluimos en este caldo de cultivo? La religión les impide mostrar los talones pero ahora se las puede ver desnuditas y expuestas como ropa nueva –o usada– en los almacenes de París Ellas podrían ser parte del nuevo arte contemporáneo Haría falta un body paint sobre sus cuerpos & exponerlas en en sitios como el CAC o el MOMA aunque daría lo mismo Quizás así serían más valiosas que cuando están follando con un viejo gordo que busca exoticidad en los cuerpecitos que fueron robados a unos padres & que deben drogarse todos los días para lograr inhibirse por completo ¿Cómo se valora el arte contemporáneo? Podemos recortar trozos de nimiedades & formar un collage de mierda & estrellas & vendérselos a los árabes o a los rusos porque los franceses & los ingleses se quedaron sin plata o siguen comprando art noueveau Nadie sabe bien cómo mismo es la cosa Aunque se dice que el supuesto artista plástico Martin sabe que los catálogos de Michelin son una fuente de oro para sus propuestas artísticas O pintar a Bill Gates junto con Steve Jobs puede ser una manera de honrar a Warhol  El arte que me tocó vivir vale más que la vida de una ola de nigerianos o palestinos o ciudadanos de un mundo consumido por la negligencia de las gárgolas La vida es triste cuando lo negro se hace gris & otra vez negro & otra vez gris & otra vez negro & nunca llega al pacífico blanco Por eso es que en nuestros países hay poesía Los países perfectos no tienen de qué sufrir Ellos completan el ciclo vital porque nosotros estamos jodidos Ellos solo están Puedo matarme dentro de mi obra & a nadie le importaría Ni siquiera a mí Puedo ver mis manos enfriarse & sentir como me hincho poco a poco ¿Qué tan verosímil es ver la muerte de un sujeto que no quería vivir? Le amarro los cordones al tiempo mientras le cuento historias que más bien son poemas escritos por un francés que odia el mundo porque antes de sentarse a escribir poesía sobre por qué un poeta muerto no puede escribir fue ingeniero agrónomo e informático Por eso necesitamos que Houellebecq huya de los islamistas que quieren cortar su cabeza con sus propios intestinos & quemarlo junto con la fotografía de Salman Rushdie No te mueras Michel & si te mueres Hazlo rápido

:

:

:

:

Un sujeto ridículo apodado Kennedy Toole o la mitomanía de un niño genio

siempre quise estar loco pero nadie quiso conjurarse en mi contra:
yo sé que hacer el ridículo podría ser una profesión muy bien remunerada
si me decido por las comedias hollywoodenses / o los talk shows de corte
norteamericano / por eso observo la herrumbre que se dispersa por todas
las hojas que he callado con los resentimientos que jamás serán escuchados
por mi madre / la placenta es el miedo que encarcela a un personaje que
se personifica a sí mismo como un salvador: un dios no se da cuenta de
que lo es hasta que es juzgado por sus míseras & malagradecidas creaciones
detesto esta conjura porque es un onanismo / & mis manos ya están cansadas
de sufrir embestidas / con la furia que me acecha cuando descubro un alter ego
en la edad media / & no soy yo / nunca lo fui: ojos azules de mentira / no me
permiten observar la crueldad de las palabras derramadas sobre el asfalto / la
caída de un genio es la caída de una civilización = detrás de mi gorra verde se
encuentra un dios que ha errado en la creación de su universo / no debió haber
creado a tantos necios ¿por qué me habrá negado el súper poder de matar?
cada necio es un dios & cada dios es un mitómano que intenta salir a la calle
para disfrazar su alma aunque sepa que es más triste perforar un espejo con los
dientes / una conjura no es más que una mutación de piel / un camaleón siempre
puede defenderse contra sí mismo / incluso en caso de emergencia social: las
cartas para un maestro son un grito desesperado ante la impotencia de volver
a ser un niño & no salir de la placenta nunca más / tener que trabajar es morir
cada día / el niño que ha salido no quiere volver / no lo hará / ni ahora ni nunca

:

:

:

:

Nunca escuché al señor Simic o comerse a los antepasados aunque
se hayan cambiado de nombre

“la historia no miente” o eso es lo que dicen
los que la escribieron / pero tanto en la historia
como en la poesía las personas han optado por
cambiar sus nombres como una forma de borrarse
en la sociedad que los está acogiendo ahora
o tal vez para no levantar sospechas extrañas de por qué
hay un extranjero en un lugar tan irrelevante como este
pero borrarse del mundo no es algo simple ni sencillo
mucho menos cuando eres el resultado de una lista de
personas que borraron sus nombres & se inventaron a sí
mismas nuevamente con otra mitología & otros sonidos
rastrearlas ya no es una opción / porque sería imposible
los nombres que las configuraban ya han perdido significado
lo único que te queda para dizque saber algo de ellas es
sentir que vuelves a ser parte de un nombre que no te pertenece
más allá de un plato de papas con cuero o una chanfaina bien
calientita / que la comes con gusto pero también con el miedo
de saber que en el fondo eso que haces es un acto de canibalismo

:

:

:

:

Resignificaciones O’Hara o cómo ser un poeta que no se toma
en serio vol. I

quizás la mejor forma de madurar poéticamente es dejar
de pensar en la poesía como algo extremadamente serio
¿no sería mejor jugar con ella? ¿no sería mejor burlarnos
un poco de ella? ¿no sería más entretenido darle vueltas
a todas sus palabritas? ¿no sería más revelador buscarle
una manera de no caer en su trampa? ¡qué tal si degeneramos
todo lo que conocemos o creemos conocer sobre el lenguaje!
¡qué tal si le damos unas palmaditas de confianza en la espalda!
¡hay que intentar agotarla en sus posibilidades! no hay que
creernos del todo revolucionarios porque eso es volver a caer
en la seriedad que cree ser algo indispensable para la poesía
escribamos sobre cualquier persona animal o cosa / situaciones
bellas o más bien llenas de absurdo / volvamos a ser unos niños
o quizás unos cavernícolas que lo único que buscan es poder
expresar lo que les ha llamado la atención en su muro (ahora lo
llamaríamos hoja de papel / o quizás computadora o bloc o lo que
fuere: no importa porque el ciclo se repite infinitamente): siempre
hemos estado diciendo lo mismo (incluso mucho antes de que se
inventaran las palabras) / lo único que ha cambiado es el formato
en el que se lo presenta ahora : ¡poetas del mundo, uníos! ¡uníos
a pensar en la poesía no como una nueva forma de no-seriedad sino
como una herramienta miserable & al mismo tiempo algo divertida!

:

:

:

:

Despedida también cordial

el presente libro –como es obvio–
no abarca a todos los ídolos posibles
aunque se sabe / de antemano que siempre habrán
otros más escurridizos / caprichosos / deleznables
que quizás no conozca (o no quise evidenciar)
lo que sí abarcó el presente libro
–& quizás no sea tan obvio– es una sentencia dictatorial:
ningún ídolo puede ser más que un instante en el tiempo
ningún ídolo puede ser más que una hoja de afeitar
ningún ídolo puede ser más que una palabra que se
dice con miedo al rechazo de otro ídolo

:

:

:

____________
Nota
[1] & si no lo ha logrado / aún le podría quedar tiempo para seguir intentándolo

:

:

:

:

:

Juan Romero Vinueza. Quito, Ecuador, 1994. Poeta, estudió Literatura en la PUCE (Ecuador). Maestrante de Literatura Hispanoamericana en la UG (Gto. México). Co-editor de Cráneo de Pangea. Ha colaborado con las revistas: POESÍA de la Universidad de Carabobo (Venezuela), Jámpster (Chile), Transtierros (Perú) y Liberoamérica (España). Ha publicado en poesía: Revólver Escorpión (La Caída, Ecuador, 2016); 39 poemas de mierda para mi primera esposa (Turbina, Ecuador, 2018) y Dämmerung [o cómo reinventar a los ídolos] (Ediciones Liliputienses, España, 2019). Compiló, con Abril Altamirano, Despertar de la hydra: antología del nuevo cuento ecuatoriano (La Caída, Ecuador, 2017), obra que fue ganadora del incentivo de los Fondos Concursables 2016-2017, organizados por el Ministerio de Cultura y Patrimonio del Ecuador. Compiló y tradujo, con Kimrey Anna Batts, País Cassava / Casabe Lands (La Caída, Ecuador/Nigeria, 2017).

Vinueza nos envía su nuevo libro del que hemos realizado una selección para POESIA.
La imagen que ilustra este post es una ilustración perteneciente al libro Medulla Oblongata de la poeta Kelly Martínez-Grandal. CAAW ediciones, 2017, de la artista venezolana Ivette Díaz Espín
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on telegram
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Contenido relacionado

introduzca su búsqueda