Dass ich nicht ersticke am Leisesein!

Trad. Geraldine Gutiérrez-Wienken

 

 


¡Que no me asfixie de hacer tanto silencio!

_____________________________________________________________________________

Inge Müller

 

En el 33 yo era una niña creyente
Mis padres eran buenos y trabajadores
Me hice adulta en el 39
Cuando estalló la guerra.

Oí esto y aquello
Contra Hitler y después a favor de Stalin
Vi: que este hizo eso y este lo dejó
Cuando eso se hizo cargo de él.

Tuve mi primer amor cuando estalló la guerra
Y cuando se marchó al frente
Lloré. Yo era una cosa tonta
Un ser inferior en relación a la nación.

Antes de caer regresó a mí
Totalmente destrozado por el crimen
No supe nada mejor que decirle: ven quédate aquí
Felices nunca hemos sido.

En el 45 todo el mundo era anciano
Yo no quería vivir y tampoco morir
Vi la herencia sin herencias
Y la movilización fue el precio.

Porque tuve que marcharme me fui
Busqué una razón
Y pensé en los árboles del parque
Y en sus labios suaves.

Bombas y cañones
Me enseñaron a tener paciencia
A considerar a los que sangran
A pensar: qué significa la culpa.

:

:

:

:

Bajo los escombros III

Cuando iba a buscar agua un edificio se derrumbó
Sobre mí
El perro abandonado y yo
Cargamos la casa.
No me pregunten cómo
No recuerdo
Pregúntenle al perro.

:

:

:

:

El búnker

Contaban la munición
Disparaban
Porque tenían orden de disparar.
Sentados sobre sacos de polvo,
Con el cigarro en la boca
Se pusieron a reflexionar
Sobre la inmortalidad del cangrejo.
Antes de que terminaran de reflexionar
Se paró uno y encendió la mecha.
Entre los restos hallaron piedras, huesos
Y una libreta de notas
Era de uno que había reflexionado.

:

:

:

:

Verano 45

Los besos en los campos de centeno, ardientes y efímeros como
Las noches de julio y ningún recuerdo más.
Rojo amapola el olvido. El cielo una piedra.
El viento fresco hace círculos en el aire. Y mañana al amanecer
El campesino cortará con una guadaña
La cosecha por el tallo.

:

:

:

:

Amor 45

Ellos no tenían casa
Ellos no tenían cama
Se amaron afuera, frente a la puerta
Detrás de ellos, la ciudad murió en el bombardeo
Roja, por encima del humo, salió la Luna.

:

:

:

:

A los intelectuales de izquierda

Oye, Hércules, deja caer la carga
O divídete entre setecientos
Muere antes de que los buitres te devoren
No esperes más.

Aquellos que ahí lloran lágrimas amargas
Están enterrados hace mucho tiempo
Los que todavía tienen lágrimas
No son ni tú ni yo.

Oye, Hércules, quítate los músculos
La cabeza
Deja que la arena sea arena
Ponte de pie, toma el bastón.

Camina
Busca
El poder no se reconoce
Tan rápido.
El cadáver
Hércules, es inteligente y maravilloso.

¿Quién recoge la mugre?
¿Acaso ustedes?

:

:

:

:

Nos preguntaron: Tienen corazón
No, ellos no tienen
Tienen cerebro
No, ellos no tienen
¿Lo olvidaron?
Sí, respondieron ellos
Y comenzaron a devorarse unos a otros:
Libertad y democracia:
Qué difícil aprender: nuestros intereses.

:

:

:

:

Inge Müller. Fragmentos de una biografía

Ingeborg Ursula Elsa Meyer (Inge Müller) nació en Berlín, el 13 de marzo de 1925. Fue soldado, Trümmerfrau, escritora y poeta. Escribió libros infantiles, obras radiofónicas y piezas de teatro. Dejó una novela incompleta «Yo, Jonás».

En el año 1945 fue llamada por las Fuerzas Armadas Alemanas para servir como asistente de la Fuerza Aérea. En abril de 1945, luego de un bombardeo en Berlín, quedó sepultada bajo los escombros de un edificio que se derrumbó cuando ella pasaba por el lugar. A los tres días es rescatada y encuentra el edificio de sus padres, también destruido, y en el sótano sus cadáveres junto con los de los vecinos. Ella tuvo que levantarlos y también los de sus vecinos, amigos, conocidos y desconocidos.

En 1955, luego de dos divorcios, contrae nupcias con el escritor Heiner Müller. Esta simbiosis entre amor y literatura le proporciona a Inge cierta estabilidad emocional, aunque por corto tiempo. Heiner adopta a su hijo. Heiner e Inge escriben por lo menos dos piezas de teatro a cuatro manos Der Lohndrücker y Die Korrektur por las que obtienen el premio Heinrich Mann. Sin embargo, el nombre de Inge Müller no aparece en los créditos de la obra. Tal omisión se repite en otros textos que conciben juntos. Mientras Heiner Müller insiste en la adaptación estética de las obras, Inge Müller se rebela contra la censura del Estado y se resiste a obedecer los mandatos políticos del creciente socialismo de la República Democrática Alemana. La pareja se separa progresivamente.

Entre 1957 y 1958, comienzan las primeras molestias psicosomáticas. Los períodos entre sus intentos de suicidio se acortan. Precisamente en ese tiempo de crisis emocional, marital y profesional, en los años sesenta, irrumpen los recuerdos traumáticos de la guerra y cobran vida en su poesía.

El 1 de junio de 1966 se consuma su nuevo intento de suicidio. Inge Müller no publicó ningún libro de poesía en vida.

:

:

Geraldine Gutiérrez-Wienken. Ciudad Guayana, Venezuela, 1966. Cursó estudios de Odontología en la Universidad Central de Venezuela, Caracas. Es doctora en Filología Alemana y magíster en Ciencias de la Literatura por la Universidad Heidelberg, Alemania. Obtuvo la beca Merck para participar en el taller literario de la Casa de la Literatura de Darmstadt. Fundadora de la editorial «hochroth Heidelberg», una editorial consagrada a la traducción y publicación de poesía de América Latina y España, en Alemania. Ha publicado los siguientes poemarios: Espantando elefantes (La Liebre Libre, 1994), Con alma de cine (IX Premio de Poesía del Ayuntamiento de Ciudad Real, 2007) y Castañas de confianza (Eclepsidra, 2012). El silencio es una bailarina (El Taller Blanco Ediciones, 2020) Es su libro de poemas más reciente. Las traducciones de Müller que presentamos forman parte del libro !Que no me asfixie de hacer tanto silencio!, publicado este año en la ciudad de Buenos Aires por Llantén Editorial.

La obra que ilustra este post fue realizada por el artista venezolano Marco Saraceni 

Contenido relacionado

introduzca su búsqueda