Décio Pignatari

Trad. Reynaldo Jiménez

.

§

.

.

El lobisón

El amor es para mí un Iroqués
De color amarillo y feroz catadura
Que viene siempre a galope, montado
En una yegua llamada Tristeza.
Ay, Tristeza tiene cascos de hierro
Y las esporas de extraño metal
De color vino, sangre y muerte,
Un metal parecido al celo.

(El Iroqués sabe hace mucho el camino y el lugar
Donde estoy a merced:
Es una estrada asfaltada, tan solitaria cuan oscura,
Pasando por entre unos arboledos colosales
Que abren allá encima sus enormes bocas de silencio y soledad).

El otro día sentí un ladrido
De concreto batiendo los cascos:
Era mi Iroqués que llegaba
En su gesto de anti-Quijote.
Venía grande, vestido de nada
Me prendió corazones y cabellos
Estrechó las arterias en las manos
Y arrancó mi piel sin sangre
Y partió encubierto con ella
Tirándome los poros a la cara.
Y yo partí travestido de Dolor,
Dolor robado del cartel de la calle
Ululando que el viento parase
De azotar mi piel de nervios.
Vino el frío con ojos de brasa,
Pasó los ojos por todo mi cuerpo;
Encontré a una chica en la calle,
Le imploré me diese su piel
Y ella dijo, llorando de amargura,
Que era madre, tenía senos repletos
Y a su hijita no le gustan los nervios;
Encontré un mendigo en la calle
Moribundo de hambre y de frío:
“Dame la piel, mendigo inocente,
Antes que Ella te venga a buscar.”
Respondió cargado por Ella:
“¿Me la devuelves en el Juicio Final?”
Encontré un perro en la calle:
“Oh perro, ¿me cedes tu piel?”
Y él, ingenuo, dejando a la perra
Se arrancó la epidermis con sangre
Toda caliente de pelos manchados
Y se fue para los campos de la luna
Desvestido de la propia desnudez
Implorando la epidermis de la luna.
Fui entonces fantaseado a travesti
Arrojado a escala del mundo
Y no hubo lugar para mí.

No soy can, no soy gente – soy Yo.

Iroqués, Iroqués, ¿qué hiciste?

.

ene 1947

.

.

.

.

Poema

.
Tosco decir de cosas fluidas,
Filuda roca rasga el viento:
Semanas tantas de existir
Y de vivir – sólo un momento.

Prisma empañado de la retina
Que arrulla mundos sin aplomo,
La luz que lo hiere pierde el rumbo,
Aclara la linfa submarina:

Edificios sumergen ramas de cemento,
Neones hacen de los ojos coágulos de guijos,
Y esquinas lastiman flancos de ese río sin peces
Del que soy fuente y náufrago por entero.

.

24.03.1949

.

.

.

.

El juglar y la prostituta negra

Farsa trágica

Donde eras la mujer acostada, después
de los oficios de la penumbra, ahora
eres un poema:

Cansada cornucopia entre festones de rosas marchitas.

Es a la hora carbóni-
ca y el sol en bochorno
entre soñando e insomne.

La legión de los ofendidos demanda
tus piernas en M,
silenciosa molienda del crepúsculo.

Es la hora del río, el grueso río que lento fluye
fluye por las navajas de las persianas,
río oscuro. Espejos y ataúdes
en mudo destierro navegan:
Apuntaste al esquife y mueres en el espejo.
Mueres. Intermueres.
Inter (ataúd y espejo) mueres.

Tu lustre en volutas (polvo
barroco sopesando siete
naranjas podres) y tu lecho de plomo
tienen las galas del cortejo:

Todo pasa en este río, menos el río.

Minerales, flora y cartílago
acuden con dos moluscos
marchitos y cansados,
para yo te componga, recomponiendo:

Cansada cornucopia entre festones de rosas marchitas.

(Modelo en reposo. Córrense las mortajas de las
persianas. Guillotinas de luz lapidan tu dorso en
rosa: tienes un puño descepado y un seno bebiendo
en la sombra. Inicias el ciclo de los cristales y ya cintilas.)

Tu celdalcoba (gema negra) así deletreada en cáma-
ra lenta, levantas la frente y propalas:
“Hay una estatua ahogada…” (¡En cámara lenta! – dije).
“Existe tu esta-
tua ahogada y un poeta feliz (¡ardo
en lauros!). ¡Cómo los lamento y
cómo los desconozco!
Lloremos por ambos.”

Lloremos por todos – sollozo, y entonandun
litúrgico improperio a dos voces
componemos un simbólico epicedio A Aquella
que acostada era un poema y el no es más.

Suspenso el hálito, inicias el gran ciclo
subterráneo de retorno
a las grandes amistades sin memoria
y ya podreces:

Cansada cornucopia entre festones de rosas marchitas.

.

nov 1949

.

.

.

.

Lamentación rimada del poema

.
Y porque me arrancaste a hierro,
Aquí en la frente la marca del artificio:
Mi dolor llorando en ambas bocas,
Una del parto y otra del ejercicio.

Aborto y prematuro, en la incubadora adrede,
Sin tener una tercera boca que secretee:
“Lógico es el poema en su reino,
Sin pensar en serlo”. Y en este entreno,

Mientras me contorsiono, por la vecindad,
Una criatura danza sin pensar que danza.

.

“Poema en mérito, bien antiguo, de 1949.”

.

.

.

.

Yopoema

.
El lugar donde yo nací nacióme
en un intersticio de marfil,
entre la clareza del inicio
y la saloma del fin.
Yo jamás supe leer: mi mirar
de errata apenas deslinda las feas
fauces de los grifos y se refracta:
donde se lee leíase.
Yo no soy quien escribe,
mas sí lo que escribo:
Alguien Algún lugar
son ecos del encanto.

.

.

.

.

.

Noción de Patria

.
¿Qué hace mi memoria de otras gentes
de a poco en la distancia y a los sustos intocable?
¿Qué hace que marchemos inodoros,
yo y vosotros – gentes – y nos, vientos salubres
que aseveramos la ley de la contumacia
en la falencia del soplo, y el júbilo
del soplo en la denuncia de la muerte,
nos – los niños del beso a la verde voz?
– Apenas el amor y, en su ausencia, el amor,
decreta, superpuesto en ostras de coraje,
el exilio del exilio al margen de la margen.

.

5.03.1951

.

.

.

.

Epitafio

.
Décio Pignatari niño inmenso y castaño con temblores
nacido bajo el signo más sincero y para y per y por y sin ternura
quién te dirá del mandato que ejercieron sobre tus cabellos
los amigos rápidos las mujeres veloces y los que comen dentro del plato
Estás cansado Pignatari y tu desprecio entumeció tamaño árbol
Estás cansado como una avasallada abierta enorme puerta enorme
y cuando abres los brazos reposas los hombros en amplios arcos de pájaros vagarosos
Lento y hondo es el aire de tus tardes en tus poros
y dentro de él se desenredan hondos y atentos aun a los esfuerzos más asiduos
y si sumergieras tu mano en el agua que reposa al agua acrecentarás la mano y el agua
Décio Pignatari niño castaño y mío como un cachorro grande
que atraviesa el portón sereno infloreciendo de a poco en el jardín su garbo
con la calma grandiosa de las nubes que se abren lentas en la tarde para envolver el aire
despacio tu cabeza anhela despacio la superficie sin temores
y tus párpados se inclinan a los efluvios de la siesta mundial de inmensos paquidermos
que abultan en la sombra como grandes bulbos insonoros en cavernas dormidas
Mansa dinastía de gestos en las ruinas dulcificando las intemperies de la memoria
descansa como un cortejo de crepúsculos antiguos en la cordillera turbia de la semana
Creciente como el cielo de marzo en las almenas de las torres elevadas y redondas
y a tu propia sombra en el mundo que perdiste descansa Pignatari.

.

31.03.1951

.

.

.

.

.
Décio Pignatari.
Brasil, 1927-2012. Poeta, ensayista y traductor brasileño. Desde la década del cincuenta del siglo XX realizó experiencias con el lenguaje poético, conjugando recursos visuales y palabras fragmentadas. Estos trabajos experimentales terminaron por dar forma al «concretismo», movimiento estético del que fue fundador junto con los hermanos Augusto y Haroldo de Campos. En tanto teórico de la comunicación, publicó el ensayo Informação, Linguagem e Comunicação (1968); también tradujo obras de Marshall Mcluhan. Su obra poética está reunida en Poesia Pois é Poesia (1977). Tradujo al portugués obras de Dante Alighieri, Goethe y Shakespeare, entre otros autores, que fueron reunidas en Retrato do Amor quando Jovem (1990), y 231 poemas. Asimismo publicó el volumen de cuentos O Rosto da Memória (1988) y Panteros (1992); además de la obra de teatro Céu de Lona. Falleció a los 85 años de edad, después una vasta y destacada trayectoria intelectual.

.

Reynaldo Jiménez. Lima, Perú, 1959. Reside en Buenos Aires desde 1963. Publicó: Tatuajes (1981); Eléctrico y despojo (1984); Las miniaturas (1987), El libro de unos sonidos. 14 poetas del Perú (1988); Por los pasillos (1989); Ruido incidental/El té (1990), 600 puertas (1992); La curva del eco (1998, 2ª ed. 2008); La indefensión (2001, 2ª ed. 2010); Musgo (2001); Reflexión esponja (2001); Papeles insumisos de Néstor Perlongher (con Adrián Cangi, 2004); El libro de unos sonidos. 37 poetas peruanos (2005); Shakti (2005, antología traducida al portugués por Claudio Daniel), Sangrado (2005); Ganga (2006, antología); Plexo (2009); Esteparia (2012); El cóncavo. Imágenes irreductibles y superrealismos sudamericanos (2012.); El ignaro triunfo de la razón (antología de Gastón Fernández Carrera, 2013); Informe (2014); Nuca (2015); Piezas del tonto (2016); La inspiración es una sustancia, etc. (2016); Intervenires (2016); Filia índica (2017). Traducciones: Galaxias de Haroldo de Campos (2012, 2ª ed. 2013); Los poros floridosRoza barroca y Moradas nómandes (2019). Josely Vianna Baptista (2001 y 2017); Catatau de Paulo Leminski (2014); Instanto y Palabra desorden de Arnaldo Antunes (con Ivana Vollaro, 2013 y 2014); El infierno de Wall Street de Sousândrade (2015); Espejo ardiente y otros poemas de César Moro (2016) entre otros. Fue incluido en diversas antologías: Medusario (1996, 2ª ed 2010, 3ª ed. 2016), Pulir huesos (2007) y Antología crítica de la poesía del lenguaje (2009) entre muchas otras. Junto a la pintora Gabriela Giusti, creó y condujo tsé-tsé (revista-libro y sello editorial) entre 1995 y 2008. Integró en los años 80 la «banda de artistas» El Invitado Sorpresa. Con Fernando Aldao grabó La indefensión (2002) y Ex (2012); participa en los cds colectivos Inventar la voz, nuevas tradiciones orales (2009) y Guatapu, voces poéticas de Latinoamérica (2016) entre otros. Participó en numerosos eventos performáticos y literarios, así como ha dictado talleres de escritura y conferencias en Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, España, Estados Unidos, México, Paraguay, Perú, Uruguay y Alemania. Recientemente, La editorial madrileña Libros de la resistencia, publicó Ganga, dos libros que reúnen su poesía escrita entre 1987 y 2009.

La obra que ilustra esta publicación  fue realizada por el artista venezolano Jesús Valero

Contenido relacionado

Archivo

introduzca su búsqueda