Destilado Paria

Matías José Morales

 

El primer Wittegenstein

Lo interesante en la poesía
no es lo ocurrido entre una línea
y la siguiente, eso es típico
de atletas. Lo importante acá
es lo ocurrido entre un humano
y su entorno. Comprender
que una ficción es terrible
o cautivadora, frente a lo simple
en la mentira proclive a ser
descubierta. Lo mío es de otro
mundo, mucho más duro, suave.
Similar a lo que imaginó
el primer Wittgenstein cuando
diseñó su teoría sobre la lengua:

un eterno campo
congelado y sin fricción, lugar donde
todos nos caemos si intentamos caminar.

:

:

:

:

Diógenes romántico

Nos sentamos sobre la banca
del fondo, al borde del río. Dos perros
corren formando círculos, así cumplen
su ritual mágico basado en la dualidad onda
partícula. No tenemos fuego, pero sí mucho
que prender. Miramos lo redondo de los pelos
en el pasto. La pequeña perra parece llevar
un adorno blanco amarrado a su pata:
pasaporte inmediato hacia el reino divino
de nubes y princesas. El perro —grande
por su presencia— porta un radar de culos
sobre la nariz. En intervalos, saltan entre
el río y el prado, nosotros ya ardiendo:
fumamos de la situación para drogarnos
con el proceso reproductivo de los primeros
cínicos sobre la tierra. Una escena calma
se coge a la niebla, el sol entre las ramas
será testigo protegido: tras los árboles
que observan boquiabiertos al otro lado
del cauce, el zorro profetiza lo que todos
sabemos. Uno de los perros —el pequeño—
deja la postal para otro momento y sale
corriendo hacia el basurero. Al volver
le gotea un rastro que servirá como guía
en el futuro. De su hocico cuelga una mano
humana que no dice ni hace gesto
alguno, recién ahí comienza la película.

:

:

:

:

El techo es el fondo del cielo

Y me acabo de dar cuenta
que las aves en él
no son amigas, discuten en un bucle
sin fin. Básicamente se puede resumir
así: hay dos bandos
principales, y rondan sobre ejes macabros
como lo son el engaño o el dolor.

Los primeros dicen que duele
más la traición, los segundos
que aceptarlo.

:

:

:

:

Spin inverso

El día que vi a un hombre
degollar a otro en la plaza

lo comprendí: el mundo se mueve
por una energía sutil de unión.

La presión sanguínea, la insolación
me dicen que las creencias erradas
del hombre lo enamoran, y hará
todo para complacerlas.

«Mata al pecador»
y él lo hizo por amor.

:

:

:

:

Dudas

¿Por qué le dicen
popular a lo pobre, si el dinero
es lo más conocido del mundo? ¿Por qué
prefieres leer sus cartas, que mirarlo
……..a los ojos y darle
un puñete por farsante? ¿Por qué todos
……..fuman mirando a la cámara?
¿Por qué somos tan posesivos con las dudas
y las encerramos entre signos simulando ser
barrotes torcidos por el sol?

:

:

:

:

Cerberus con taquicardia, domingo
en la mañana y está despejado

a Cerberus
por su incansable labor
en la difusión del narcotráfico

Coordinemos tu relámpago
dentro de mi zona segura, así dejaré de pensar
……..que necesito creer.
En las nubes, el cielo azulado
se desquita sobre este simulacro urbano:
……..ya nada me convence.
Es verdad, necesito nuevas mentiras:
figuras geométricas, curvas lisas
……..o sin sabor.
La democracia y el conocimiento
acumulado por años
……..ya no tienen
el olor a miradas de lo nuevo.
Sin embargo, aunque no me respondas
y el día siga su curso natural
hacia un barranco, me arriesgo
a quedar negro en el suelo de una tormenta:
escuchar el famoso te lo dije
………………..desde un árbol.

:

:

:

:

Declaro mi no creencia
en las fuerzas rigiendo el cosmos,
dime solipsista y te daré
toda la razón luego de un beso

No creo
que el universo sea tan cruel
para dejarme caer, dijo un lejano
descendiente de Alejandro el macedonio
segundos antes de dar el paso
más importante en su vida, directo al vacío

Y terco —de buena crianza
constituido— mientras bajaba
a una velocidad creciente
buscó en su teléfono —en teoría
inteligente— mecanismos de reclamo
formalizados y viables
para la devolución de su existir

La vida no da boleta, el cambio es constante
…………………………y nunca posterior

El suelo de la avenida
lo recibió con los brazos abiertos, y la verdad
es que muchas opciones no tenía, tampoco
………………………………..libro de reclamos.

:

:

:

:

Burundi

Desde altura, la pobreza
se ve distinta. Son estrellas brillantes:
cabezas calvas se mueven a una velocidad
inconstante, fugaz. Vientres sedientos
de aire, redonditos en el vértigo provocado
por el ciclo astrológico de la diarrea.
Tifus, fiebre y sed son parientes
comunes, moneda de cambio
en la tierra de los gigantes, donde niños
son expertos soldados del bosque.
Su mirada fija, al igual que un puma
pendiente de la malaria. Acá ser positivo
no es lo mismo, es normal. Comer plástico
molido en la tierra de los gigantes
donde el tiempo no tiene tiempo
para letras, sino para fomentar tenias
sobre cloacas. Bañadas con oro y níquel
un contrato de cincuenta años
nos amarra a la obra de teatro humana:
máscaras tristes tocan tambores
y cautivan la atención del iris azul
en el cielo oscuro. Comer tierra, tragar
tierra, sonreír a la cámara.

:

:

:

:

Gadafi

En la tierra del norte, casi sesenta
grados nos separan del hielo.
La revolución de febrero trajo
consigo un perdurable verano.
Algo pasa con el tiempo, se ha
…….quedado en la capital
del infierno. Un pueblo que celebra
quiebres amorosos y abandonos
cobardes. La teoría de Darwin
…….habla sobre adaptarse
a los fríos corazones que sirven
de consuelo al refrescar el cemento.
El sol tiene esa vocación necesaria
para derretir, y la muerte: ha perdido
su poder refrigerante. Por ser común
la crueldad, se ha debido recurrir
a lo que queda y da fuerza:
el cariño de los Hombres
y la termodinámica.

:

:

:

:

Un machetazo en la mano hábil
castigo por robar caléndulas

Quitarle un dulce al niño
no es tan fácil, si ha sido entrenado
para matar en la selva de Mozambique.
El ser humano es maletín
con dinero en su estado límbico: entre
el arrojo crédulo de infancia, y la forma
primera del sentido común
si desarrolla nostalgia por lo que cuelga
inerte. La vida es corrupta, correr en círculos
es una solución eficaz si el problema
deriva impaciente y toma la primera
oportunidad para tener su rutinario y planificado
sexo casual los viernes.
No pasaron muchas horas
antes que la milicia se llevara de noche
seis planes de un futuro juntos. Ahora
el niño asesino que fui, corre desnudo
sobre la plancha. La lección
fue aprendida, ya nada volverá a juntar
pétalos en el suelo.

:

:

:

:

Matías José Morales. Talca, Chile, 1988. Es poeta, plomero y psicólogo. Ha colaborado con diversas revistas de poesía. La selección de los textos acá presentados fue realizada por Víctor Manuel Pinto a partir de los libros inéditos: Whirrd’ds, 666 dislikes y Cicuta.

La obra que ilustra este post fue realizada por el artista venezolano Marco Saraceni
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on telegram
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Contenido relacionado

introduzca su búsqueda