Dylan Thomas

Trad. Daniel Arella

§

:

:

:

:

¿Quién
eres tú
que naces en
la habitación contigua
tan cerca de la mía
que logro oír el vientre
abriéndose y la oscuridad
derramarse sobre el alma y el hijo caído
detrás de la delgada pared como el hueso de un reyezuelo?(1)
En la habitación sangrienta del nacimiento desconocido
el tiempo gira y arde y la marca
del corazón del hombre
no se somete al bautismo
pero la oscuridad sola
bendice al niño
indomable.

:

:

:

Who
Are you
Who is born
In the next room
So loud to my own
That I can hear the womb
Opening and the dark run
Over the ghost and the dropped son
Behind the wall thin as a wren’s bone?
In the birth bloody room unknown
To the burn and turn of time
And the heart print of man
Bows no baptism
But dark alone
Blessing on
The wild
Child.

:

:

:

:

:

:

en
el giro solar
en el espumoso ciclón
de sus alas estuve perdido llorando
en el trono mojado del hombre
en la primera furia de su torrente
en el relampaguear de su adoración
hasta el silencio negro derretido y enlutado
estuve perdido llegando
al puerto enmudecido
y el encontrado y álgido mediodía
de su herida
ciega mi
llanto.

:

:

:

In
The spin
Of the sun
In the spuming
Cyclone of hi wing
For I was lost who am
Crying at the man drenched throne
In the first fury of his stream
And the lightnings of adoration
Back to black silence melt and mourn
To dumbfounding haven
And the finding one
And the high noon
Of his wound
Blinds my
Cry.

:

:

:

:

:

:

¡el
mar recién
nacido alabó al sol
y Adán encontrado y vertical
cantó sobre el origen o las alas de los niños!
¡El vuelo de la herida guardiana de los jóvenes
ancestros desde las gargantas del valle del olvido!
¡El traspié celeste de los que siempre mueren en la batalla!
¡El prodigio de los santos ante su visión!
¡La casa sinuosa del mundo!
Y todo el dolor
fluye abierto
y
muero.

:

:

:

The
Born sea
Praised the sun
The finding one
And upright Adam
Sang upon origin!
O the wings of the children!
The woundward flight of the ancient
Young from the canyons of oblivion!
The sky stride of the always slain
In batle! The happening
Of saints to their visión!
The world winding home!
And the whole pain
Flows open
And I
Die.

:

______________
Notas
(1) Pájaro cantor diminuto de alas pequeñas, muy común en Inglaterra, que se distingue por la delgada franja amarilla y anaranjada en su cabeza.

:

:

:

Dylan Thomas. Swansea, 27 de octubre de 1914 – New York, 9 de noviembre de 1953. Escritor y poeta galés, considerado como una de las voces británicas más importantes del siglo XX. Desde niño demostró un singular talento creativo con el lenguaje, por lo que su familia lo impulso brindándole una sólida formación. Entonces se convertiría en un escritor precoz al incursionar en el periodismo desde temprana edad. Su trabajo encontró lugar en el cuento, la dramaturgia, los guiones para radio y cine, y sobre todo, en la poesía. La invención de un universo vivaz y fantástico sería su reacción en contra de las convenciones sociales y literarias de su tiempo, influenciado por la tradición celta y por la Biblia.  En dirección opuesta a sus contemporáneos, que se ocupaban de cuestiones políticas y sociales, la expresividad de Thomas está plagada de emociones apasionadas e intempestivas, cristalizándose así en un estilo fresco y sonoro, tanto íntimo como lírico, ajeno a la experimentación moderna. Estaba más cerca de los poetas románticos que de los de su generación. Su obra comprende los títulos:  And death shall have no dominion (1933), 18 Poems (1934), 25 Poems (1936), The Map of Love (1939), Fern Hill (1945), Deaths and Entrances (1946) y Do not go gentle into that good night (1951). En una carta dirigida a Charles Fisher en 1935, Dylan escribiría: «La poesía, pesada aunque ágil, debe ser tan orgiástica y orgánica como la cópula, dividiendo y unificando, personal pero no privada, propagando al individuo en la masa y a la masa en el individuo. Creo que debe funcionar a partir de las palabras, a partir de la sustancia de las palabras y el ritmo sustancial de las palabras puestas juntas (…) El hombre debe tener dos herramientas, y la pierna del  medio de un poeta es su lápiz. Si su lápiz fálico se convierte en un taladro eléctrico que rompe el asfalto y el cemento de la lengua, desgastada por las ruedas del triciclo de los poetas de la naturaleza y los tres pesados ejes de los señores académicos, pues mucho mejor así (…)»

:

Daniel Arella. Caracas, 1988. Poeta, narrador y ensayista. Licenciado en Letras mención Lengua y literatura Hispanoamericana y Venezolana por la Universidad de Los Andes. Tesista de la Maestría de filosofía por la misma casa de estudios. Ha publicado Al fondo de la transparencia (2009); El loco de Ejido (2013); El andrógino ebrio en el Haitón (2017). Es autor de varias antologías críticas literarias, entre ellas, Los relatos pioneros de la ciencia ficción latinoamericana (El perro y la rana, 2015). En el 2015 recibió el XIX Premio Iberoamericano de Poesía por Concurso «Ciro Mendía» (Casa Municipal de la Cultura del Municipio de Caldas Departamento de Antioquia, Colombia) con su poemario Anatomía del grito. Textos suyos han sido publicados en varias páginas webs y revistas digitales nacionales como internacionales. Pertenece al equipo de la Revista Poesía del Departamento de Literatura de la Universidad de Carabobo, Venezuela.

La imagen que ilustra este post es obra del artista venezolano Daniel Duque.

Contenido relacionado

EL CUERVO

Latif Halmat

Trad. Jiyar Homer & Isabel López

Archivo

introduzca su búsqueda