Eduardo Milán

Muestra poética

:

:

No consigo estar de acuerdo conmigo:
Dudo, titubeo. ¿Qué debo decir que esté conmigo
De corazón, no tanto de lenguaje?
Es que el lenguaje es tanto. Y mientras
Al costado mi hijo espera,
Al costado mi hijo espera,
Al costado mi hija espera,
Pacientemente al costado mi mujer espera:
Son tres hijos y mi mujer al costado del poema,
Al costado de mi desacuerdo conmigo.
¿Qué es esta justificación tentativa de una tiniebla
como si no tuviera derecho? La izquierda
no me lo quita sea lo que sea ese derecho no civil,
estar a una doble sombra, la de la.
Árboles referí que estaban al costado, esa paisajística
Ingenua: yo y al costado árboles en prolongación, voy con ellos,
Rasgos de una querencia con un yo central, pampa
En el dibujo, charreteras de mi camisa, hombros de mi cabeza.
Es que no consigo estar de acuerdo yo profundo
Con yo profundo, va uno por su lado y otro por su lado
Ladeados reconociendo lados de los que dudo, soldados
No israelíes ya tipificados en su tipo ni soldados por soplete
A mi yo –mijo incaico de rodillas ante lo que cae– sino
Soldados por el sol dados a la infancia del cubilete.

:

[de Por momentos la palabra entera (2005)]

:

:

A pulso,
a palo seco
a pan y agua pasan los poemas hacia dónde.
Las muchachas-girls vienen marchando,
vienen marchando los comedores de petróleo.
Come crudo, primitivo, come crudo:
no hay más metafísica que comer crudo.
Veamos: viene del vientre de la tierra,
para emplear una palabra dulce: vientre,
para sugerir una madre: tierra,
ambas explican la acción del primitivo.
Lo que no se explica es la palabra metafísica
pero ya está cubierta de amapolas.
Este es el curso actual de las cursivas,
el lomo perseguido de la ballena blanca.
Sobre la blancura de la tierra
los bueyes del verso dan la vuelta
y ahí, precisamente en la vuelta,
en el punto momentáneo de la vuelta –luego el abismo–
reside la versura, la bellísima versura.

:

Pessoa: Come chocolates, pequena
Come chocolates!
Olha que nao há mais metafísica no mundo senao chocolates

Neruda: ¿Y la metafísica cubierta de amapolas?

_________________________________________(a  Ricardo Cano Gaviria)

:

[de Acción que en un momento creí gracia (2005)]

:

:

la leyenda del poema que no es desde hace mucho
la leyenda del poema que no es sino yendo
esas serían las nuevas incrustaciones
las grietas en la roca, las hendiduras, ahí

ningún metal, oro menos, amalgama
huevos en la grieta mientras vuelve a la caza

lo que viene del fondo del tiempo aparece, cotidiano
el día cierto, no se puede mentir, se experimenta entre
común, no común, viven mojarras, saltan pulgas

la mirada técnica, incisiva, técnica, distante
ojos apretados hasta un filo de lámina, esa, exacta en el corte
la mirada de la pregunta, la que quiere saber qué hay
dentro de un topo, qué más que órganos, vísceras, sangre
la mirada del vecino, la mirada del anciano, la mirada del niño, no
un niño abre los ojos, suelta sus labios

corazón comunica corazón
Comuna con Comuna, en una tea el cruce de aldea a ciudad
pigmentos del fuego, incisiones negras en el rojo amarillo
lo que se derrite, lo que chispea desparrama, llamas voladas por el viento
y una idea encendida que va de tea en tea, idea de día, de noche antorcha
todo un espacio para sí mismas

antorchas

la leyenda del poema que no es sino yendo pasa por París, 1871
La Comuna, ahí ve si se queda, si sigue, se diluye
está muy cerca de lo que hablo
amor jugado, amor cumplido

_________________________________________(a William Rowe)

:

[de Donde no hay (2012)]

:

:

zona en que no se reconoce una guerra
gente vive en zona que no se reconoce una guerra
zona que se reconoce una guerra atroz
gente vive en zona que se reconoce una guerra atroz
–zona en que la gente no habla de una guerra
–zona en que la gente no habla más que de una guerra

gente que vive en un país que ya no es el país que era
gente que no reconoce que vive en un país que era y ya no es
–era el país del «llano en llamas»
–será el país del «llano en llamas»

hay más que una guerra en esta guerra
pero
en esta guerra podría haber una sola paz

zona en que la gente puede tardar en hablar de una guerra
pero
zona en que la gente empieza de inmediato a hablar de la guerra
apenas picada
–excp.: zona donde se evita hablar de la guerra
«no vamos a empezar a hablar del horror»
«nunca nos vemos, no vamos a perder el poco tiempo»
pero
«horror», «poco tiempo», algo dicen

«pero
había nacido mucho tiempo antes
casi un siglo según creo allá en Hailey
en Idaho, con los ojos bien abiertos y claros
para saber
qué había antes y qué debía haber después en poesía»
Ezra Pound, de acuerdo con lo que escribí en el 73

yo, honestamente, nido, no sé
14 de agosto de 2011
no vuelve al nido el colibrí
pero yo lo vi volar ayer
las frases llenas de peros, el campo lleno de teros

:

[de Chajá para todos (2015)]

:

:

desperté esta mañana y leí que Lou Reed decía
«que los ricos se den cuenta que no sólo están aquí para hacer mierda»
dinero, o sea, un mar
Lou Reed es cool de cooles, culmina la curva de un mundo
toca el comienzo del otro lado, algo que empieza con la pizca de verdad
¿qué quiere un mundo? un mundo quiere otro mundo que
quiere otro, una cascada la fría
luz de junio
junto al río que pasa rocas, rumor, ramas

un payaso a un santo lo que un banquete a un asceta
la relación relativa
yo payaso, tú payasa, el payá
el fuego a una cresta apagada
otro hubiera incendiado el lenguaje
fuego a Wall Street, fuego a mansiones, carros
bajo la misma nieve una olla popular

–un zapato de Hollywood 5 mil dólares
el izquierdo igual, más caros que la hondureña
de 13 que atraviesa en el tren La Bestia
los Estados Unidos Mexicanos–

una olla de esquina, de nieve popular
Reed cantó con los Ocupas de New York

el poema no debe registro a nada
el poema aprovecha para intentar variables, toma en cuenta lo que sucede, sus formas
hay cambio a la vista, hay cambio en el modo de no estar de acuerdo
lo pequeño de una pizca pesa un guiño a la mirada
humano tamaño hormiga ante una Hummer maestra
posible un poema no previsible entre la gente que ocupa de otra forma el espacio

:

28/12/11

(Lou Reed in memoriam
1942-2013)

:

[inédito en libro]

:

:

estaba un enero a los 14 años en la estancia de mi padre en Tres Cruces
tierra límite entre Tacuarembó y Salto
tenía un garrafón de agua, una guadaña para cortar la yerba mala extendida
un perro, un caballo, todo el sol de la mañana a pique, soñaba

ahora que no estoy allí recuerdo la estancia de mi padre
el garrafón de agua, la guadaña, la extendida yerba mala
el perro, el caballo, todo el sol de la mañana, ya no sueño

 sueño con soñar lo que soñaba –todo junto–
ese enero en el campo con el sol a pique
que So-shu soñó

salvo en mí
no está mi padre

:

[de Donde no hay (2012)]

:

:

:

Eduardo Milán. Uruguay, 1952, reside en México desde 1979. Poeta y ensayista. Fue miembro del consejo de redacción de la revista Vuelta que dirigió Octavio Paz y así como parte del Sistema Nacional de Creadores de Arte. Autor de numerosos libros de poesía, crítica y ensayo, entre algunas de sus publicaciones figuran: Disenso (2010), Vacío, nombre de una carne (2011), Donde no hay (2014), Chajá para todos (2014), en poesía. En ensayo: Ensayos Unidos (2011), No hay, de veras, veredas (2012); Visión de cuatro poemas y el poema que no está (3ª. edición, 2016). La fotografía utilizada para ilustrar este post fue hecha por Pedro Rincón.

Contenido relacionado

Archivo

introduzca su búsqueda