El Fondo

Susana Cella

:

ζ

:

:

Más de agua

Se deshace lo concreto bajo esta lluvia
pareja, torva, empecinada
acumulando barro a los barriales
o es que está lavando, limpiándonos
de toda la mugre pegada en los pavimentos
…………………………../y las paredes recalentadas
sorda ante cualquier escurrirse por alcantarillas
tremenda y bendita sin solución de continuidad
castigo o alivio, rebelión o sosiego
pura sucia agua en la ciudad brutal.

:

:

:

Bagre y hombre

Extraño, de mirada absorta y cara angular
Boca sombría aspirando desechos, podrida
…………………………………………………………/agua endulzada,
anhelando Dulce Mar, macro Río que fue por tu voluntad
……………………………………………………/gravosa hendidura,
grava sin sustancia y gravoso registrar

Qué condena te ha arrastrado a servir de cebo, sangre fría
aun cuando te fuera acometida la bendición maldita
para tu testimonio vital, en cortes longitudinales y terribles
carne a la oferta del mar. Dulce pez en Dulce Mar.

Mudo, entre los rugidos de la extensión,
dejaste todas las formas de lado (¿querías tu metamorfosis?)
Imposible tentativa, secuaz algarabía.
Poder magnánimo frecuentaste
pero no pudiste eludir al pez
con algo redondo, algo chato, algo largo, para ser diablo todo,
sin piernas ni amor, sin aliento que animase por alma

/desalmada,
quietud de lo sustraído y marcado, destino:
Escamado deslizante, mojadísimo y veloz, contemplando
…………………………………………………………………/desechos.
¿Qué estás haciendo? ¿Qué vida te anima en hoscas gafas?
¿Cómo aguantás tus viles días y noches? Tus quitas y tus dares.
¿Qué son tus domingos? Sacudones incesantemente aguados
en perpetua boca abierta a incesante humedad.
Aunque nomás nada
sino vacíos mordientes de pez y estación subterránea
anden mezclándose en tu desafiante voluta.
Qué bien conocemos en disfraz, diablo cojo,
Estatuándose y sin nadar.

¡Monstruo increíble! De solo verte una primera vez
Claramente quedaba tu remedo para ser contemplado
para siempre y siempre como una verdad eterna
que no fue sino la misma mierda mentirosa y, por tal arrebato
de expresión, me disculpo alegando mi ira.
Cara chata y temible, sucio pez y pesante máscara
dividida oscuramente del pecho, menos frío que mordaz
arrecías la tierra firme para poder andar
con tu cuerpo partido y el paso ridículo en puntas de pie.
Desgracia que borra cualquier gracia, gastado, decrépito,
secas tu malversadas aletas, lento de toda lentitud.

Suspirante de imposible aire en creciente respiración
¿Cómo existís? ¿Cómo soportás la sequía de
nada que hacer, ni de puro oxígeno inhalar?
¿Qué partícula no podés compartir,
qué, de la vida pura rociada de aguas benditas, no llegás
…………………………………………………………../a aspirar?
A veces pienso que sos despareja cosa abandonada,
¡Ausente e ido en escamas odiosas!
Sin cura o posesión de limpia agua desligada.

Vuelto el pez en hombre, alzado el espíritu responde
Hundidos en la misma charca cenagosa
Mi fealdad es tu reflejo, piel tuya mi sebo aparencial
Porque ambos somos iguales víctimas del rayo vector
Que oscureció mis aguas y tu aire encantador
Refrená tu desprecio y no sonrías en dos patas alzado
Y odiá no sin algo de amor porque la diferencia debe por

…………………………………………………………………./demostrar

Y en tierno sonido, las esferas de música llenar.
Uno de los espíritus soy, que por propia voluntad
Viven en lo que vida tenga –pez, águila, paloma-
Sin odio, sin orgullos, bajo cero no encima
Visitante de las rondas del dulce designio de Dios.

La vida del hombre es cálida, alegre triste, mezcla de amor
…………………………………………………………………../y tumbas
De esperanza ilimitada, honrada de dolores austeros
Pastando en cielo, y en alas de ángel excava.
El pez es veloz, poco necesita, vagarosa claridad
Fresca y endulzada vida de plata, envuelta en olas rodantes
Presurosas por impulsos de miedos transhumanando.
Hermanos somos en este turbión sedentario
Al que tenemos que dar su empuje y su salida,
Adentrándonos en los brillazones que depara
A mi río y a tu tierra, el reflejo de la luz recién nacida
En cada cual amanecer.

:

:

:

El triple asesinato

No morado o rojo ennegrecido
ni el blando olor de las cosas podridas
los tres muertos eran tumultuosa turba
de carne retorcida
asesinados apenas
eran, los tres muertos tres negruras
de manchas oscuras y la masa eran
que no se amolda a la forma
regular y lisa de la esfera.

No rodando ni aquietados
los tres muertos daban vueltas
sin compás
y su ronda, sucia y muda,
por los pisos de la pieza y encerados
carecían, carecían,
piezas mudas, de colores, de camisas y de sombras
muertos mudos,
eran muertos de los sueños
que celebran las cloacas
al decirse es verdad y es verdad
que muertos los muertos están
es verdad y es verdad que
hay tres muertos sin enterrar
mientras tanto la cloaca,
su perfume matinal,
despierta al que los sueña
muertos vivos de mentira y de verdad

:

:

:

Alimañas

Un enjambre estático de moscas negras gigantes
/ocupó la pared angosta y malamente verdosa de
una casa recién habitada, clamando su posesión
…………../igual que los murciélagos encocorados en
huecos de ventanas como antes ratas grises y blanqueadas
/por la terraza, en los armarios, y en el
amado estante donde yacía perpetua y tibia la imborrable
………………………………………../cara del siemprenacido.

Comieron los pájaros las semillas  ponzoñosas a las ratas
…………………………………../destinadas, hasta que llegó el
hombrecito con dientes de roedor y se las llevó, yertas,
………………………………./en una bolsa agitada por agonía.
No
perros sacrificados, no sucedánea justificación del matar
……………………………./sino invadientes que cortaron una
noche de bella presencia sacrificial.

Quedaron las moscas pegoteadas contra erigido cemento
………………………………./y juntas como andaban siguieron
un
instante después cayendo, por ahogo de veneno volátil,
…………………………………………………/en el suelo de madera.

Muerte de rabiosa furia y espanto arrimó el murciélago
……………………………/tirado en plena luz por el pozo de
aire
para caer seis pisos más abajo y nomás sol y día pudo dejar
…………………………../el asqueroso cuerpo de ratón con
alas, sin inconmensurable vuelo por el azul brumoso
…………………………./del vampiro que olvidó su límite y peligro
por amor muy más que suplido.
El remolino que ató ratas, cucarachas, murciélagos
…………………………../y vampiros, volvió a poco para registrar

soberano terror, cuando grande apartó símbolos de temores
…………………………../y fobias y se plantó real, acecho
mayor cada día, recienvenido en otra pared, sólida
…………………………../y cristalina, límite fiero y rajadura
letal
en músculos batientes y de vísceras contracciones mandatarias.

:

:

:

Fondo

Cuando uno cree haber tocado el fondo
surge otro más fondo
y va a la niña imagen
del río sin fondo

:

:

:

:

 

Susana Cella. Buenos Aires,  Argentina, 1954.  Autora de los libros de poemas Entrevero (Sigamos Enamoradas, 2008) , Tirante (Paradiso, 2001), Río de la Plata (La Bohemia, 2001), Eclipse (Zorra Poesía, 2005) y De Amor (dientes, paredes arrugadas) (Zorra Poesía, 2006); las novelas El Inglés (Paradiso, 2000) y Presagio (Santiago Arcos, 2007), el ensayo El saber poético (Fac. de Filosofía y Letras UBA/ Nueva Generación, 2003), entre otros. Publicó poemas y ensayos en revistas, capítulos de libros, antologías o ediciones en Argentina, Chile, Cuba, España, Estados Unidos, Francia, México y Uruguay. Traduce literatura en lengua inglesa. Fue becaria de la Universidad de Buenos Aires (1990-1998), y obtuvo la beca de ILE (Ireland Literature Exchange), Dublin, 2007. Colabora en revistas y periódicos. Es doctora en Letras por la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, donde trabaja como profesora e investigadora. Coordina el Espacio Literatura y sociedad del Centro Cultural de la Cooperación.

Los poemas acá publicados pertenecen al libro El Fondo, remitidos por la editorial Mora Barnacle a nuestra redacción. La imagen que ilustra esta entrada es de la fotografía Si on en parlait… (2007) cortesía del portal web artmajeur.

Contenido relacionado

POESIA

De barro

Ernesto Cañizalez

Archivo

introduzca su búsqueda