Else Lasker-Schüler

Selección

ζ

:

:

Fin del mundo

Hay un llanto en el mundo,
como si el Dios tierno hubiera muerto,
y la pesada sombra que se desploma,
abruma con la gravedad del sepulcro.

Ven, queremos ocultarnos bien juntos…
la vida yace en todos los corazones
como en urnas.

Tú! Bien hondo queremos besarnos.
Un deseo reclama en el mundo,
y por él debemos morir.

:

:

:

Mi pueblo

La roca se pudre,
la misma de donde broto
y mis cantos a Dios pronuncio…
De pronto me precipito del camino
y corro intacta hacia mí
de lejos, sola sobre la piedra del lamento
hacia la mar.

Me he arrastrado por la corriente
del mosto fermentado
de mi sangre.
Y siempre, siempre aún el eco repetido
en mí,
cuando horrible en dirección al oriente
la pétrea huesa podrida,
mi pueblo,
a Dios clama.

:

:

:

Rezo

Oh, Señor, me he llenado de tristeza…
Recibe mi corazón en tus manos.
Hasta que la noche llegue a su fin
en la continua vuelta del tiempo.

Oh Señor, estoy tan cansada, oh Señor,
el hombre de las nubes y su mujer
juegan conmigo azul celeste
siempre en el verano, buen Señor.

Y creo en nuestra luna, Señor
ya que ella me envolvió de claridad,
cuando fuera desvalida y pequeña,
-un alma en chispa.

Oh Señor, y además llena de errores-
Recíbela dulcemente en tus manos…
Para que esplendorosa termine en ti.

:

:

:

Jerusalén

Dios edificó de Su Espina Dorsal: Palestina
de un solo hueso: Jesusalén

 

Como entre mausoleos me paseo-
petrificada está nuestra ciudad bendita.
Las piedras están inmóviles en el lecho de su lago muerto
en vez de las aguas de seda que allí jugaron: venir y
…………………………………………………desvanecerse.

El suelo, firme, clava los ojos al peregrino-
y se hunde en sus rígidas noches.
Tengo miedo a que no pueda dominarlo.

Si tú vinieras, sin embargo…
en un luminoso abrigo alpino cubierto-
y tomases las horas crepusculares de mis días-
mi brazo te enmarcaría, un compasivo cuadro santo.

Como antaño cuando en la oscuridad de mi corazón
……………………………………………………….sufría.
allí tus ojos: nubes azules.
Me sacaban de mi nostalgia.

Si vinieras, sí-
a la tierra de los mayores-
y me exhortaras como a un crío:
Jerusalén- intenta resucitar!

Nos saludan
las vivas banderas del «Unico Dios»,
reverdecidas manos que siembran el soplo de la vida.

:

:

:

La canción de mi vida

Ve en mi rostro cambiante…
Las estrellas más bajo se doblegan.
Ve en mi rostro cambiante…

Todos mis caminos floridos
conducen a las obscuras aguas,
hermanos que disputaron a muerte.

Las estrellas se fueron envejeciendo…
Ve en mi rostro cambiante…

:

:

:

Mi piano azul

Tengo en mi casa un piano azul
y ni siquiera me sé una nota.

Está en la obscuridad de la puerta
……………………………….del sótano,
desde que el mundo se volvió bruto.

Cuatro manos de estrellas tocan-
la mujer de la luna canta en el bote-
Ahora bailan las ratas en el estrépito.

El teclado está roto…
Lloro por la muerta azul.

He comido de los panes amargos-
Ah, queridos ángeles ábranme
la puerta del cielo ahora en vida
aún en contra de los prohibido.

:

:

:

Saudade

No hablo el idioma,
de esta tierra fría,
y ni siquiera puedo ir a su paso.

Ni aun las nubes que pasan,
sé interpretarlas.

La noche es una reina madrastra.

Siempre tengo que pensar en los bosques de faraones
y beso las imágenes de mis estrellas.

Mis labios se iluminan ya
y hablan de lejanías.

Y soy un libro de iluminaciones
en tu regazo.

Pero tu rostro trama
un velo de llanto.

A mis pájaros opalescentes
les fueron sacados los corales,

en los setos de los jardines
se petrifican sus suaves nidos.

Quién unge mis alcázares muertos.-
Ellos se llevaron las coronas de mis ancestros,
sus rezos se hundieron en el río sagrado.

:

:

:

A ti

Lloro por esto,
que por tu beso
así no siento nada
y en el vacío tengo que hundirme.
………Miles de abismos
no son tan profundos,
como este enorme vacío.
Medito en la angostísima sombra de la noche,
………cómo decírtelo completamente a quedas,
aunque no tengo fuerzas.
Quisiera que viniese una brisa del sur,
y que te lo susurre,
para que no sonase tanto el hielo
y te fuera tibio el canto en el alma
………apenas perceptible por tu sangre.

:

:

:

:

Los poemas de Else Lasker-Schüler fueron vertidos directamente del alemán por Reynaldo Pérez Só y se encuentran publicados en La Tuna de oro (Universidad de Carabobo, 1999, n.° 33, pp. 8-9).

Contenido relacionado

Archivo

introduzca su búsqueda