Escrito con sombra

Valenthina Fuentes

:

:

Desde un obstinado hábito dualista tratamos «palabra» y «cuerpo» cual antípodas, contraponiedo lo físico de la carne a un cierto intangible de la mente lingüística. Quizás extrañados ante la conciencia, ¿no solemos obviar la corporeidad de la palabra? Discurso verbal es aliento, boca, garganta, pulmón y diafragma; escritura es typus, glifo, forma, matiz y mancha, dotados de su propia y particular corporeidad, entrañablemente enlazada al otro «cuerpo» a través de correlaciones misteriosas, pues, gestos, metáforas, juegos de palabras, órdenes, posturas, oraciones, cálculos, son (re)acciones biológicas de nuestro organismo. En esa recóndita yuxtaposición epiphyísica de ambas materialidades eventualmente ocurre, al decir de Valenthina Fuentes (Caracas, 1985), que «este cuerpo de la escritura también puede llegar a leerse como el propio cuerpo del escritor, a ocupar su lugar por medio de una transposición». Movimiento tal que procura, como si fuese una consecuencia del Diagonalisierungslemma, la relocalización de sí en espacios de abismada y fecunda autorreferencialidad, en la medida en que traslada felizmente la atención hacia el cuerpo desde el gastado extrañamiento por la conciencia, porque en efecto, lo realmente asombroso es el cuerpo. A partir de Sumergida («y mi cuerpo/ urdimbre de una súplica vencida/ el pedazo de carne que me toca/ que ahora graban tus huellas») hasta Kerosén («El tizne de un murmullo vencido/ moldea el cuerpo y la galaxia»), el trabajo de Fuentes se ha caracterizado por su especial aproximación a lo corporal, desde temáticas varias y a partir de distintas pautas de constitución y re-constitución, tan vívidas como actuales. Sin embargo, entendiendo que el cuerpo —como fenómeno de composición de múltiples fuerzas, todas irreductibles entre sí— es esquivo e incógnito, la mayoría de las exploraciones a sus potencialidades a través de la escritura más pronto que tarde se amilanan, se agotan o se vuelven despilfarro de aliento y de tinta. Valenthina Fuentes, haciendo demostración de tenacidad y astucia, podría intuir esa tendencia pero parece no estar dispuesta a ceder a su interés fundamental y, con esta serie de textos inéditos que ha remitido a nuestra redacción, rinde bitácora de una exploración cualitativamente distinta hacia perspectivas diferentes, hacia el interior del sombrío conarium de la escritura, un juego con riesgos de alto lance, al que ella parece apostar para renovar al tratamiento de «cuerpo» y «palabra».

César Panza

::

_________________________

§

:

:

1

Saciada de luz
hora
para trepar la noche
¿dónde ensancho el caudal de los murmullos
el terroso secreto del recuerdo
y reparto visiones?

dónde me hinco
dejo grietas
dónde
me sostengo
en este borde
en esta transparencia
del mutismo

:

:

:

:

:

2

Exaltado aliento
su niebla instala
su niebla cruza los ojos
levanto su espesor
inflaman
sus timbres enlazados

Cambio de máscara
dejo pasar sus voces desasidas
entre mi voz deshecha
hunden
su alboroto de hendijas

:

:

:

:

:

3

Zanjas para ser borradas
lo mismo que ha sido dicho
nuestra herida
destierro de lo vasto

escritura
entrega a un rompimiento que funda
su temblor revestido
reverbera

:

:

:

:

:

4

Retazos
ciegamente hilvanados
ciegamente rotos
regresan
su memoria
puntada tras puntada

:

:

:

:

:

5

Escritura
telar de pesadumbre
mustia memoria entrelazando
manos heridas con sed de vastedad
no dejan de tejer
en un tropel de voces que se enredan
ciñen los dedos
enramándose

reviste el cuerpo
una piel pétrea
una espera
la ha dejado crecer sobre la página

:

:

:

:

:

6

Cerco estrecho
entre manos y ojos y afuera
doblegar los metales
dominar lento
cerco para fundar un nombre
para que el mundo no se desvanezca
rejilla que ahora nos junta
………………………nos hiere
………………………nos libera
llave y cerrojo
escritura

:

:

:

:

:

7

La mirada se cuelga de la reja con frágiles brazos
vertientes
que en vilo discurren
hacia la región desnuda

:

:

:

:

:

8

Una escritura filtra las paredes
débiles surcos abultados
intentan desbordar el espacio

La mancha suda su contorno
velos
de terca opacidad
de escasa plenitud
abultándose

:

:

:

:

:

9

La escritura endurece su ropaje
tizne que aprieta una voz
su corteza resguarda
la huida prolongada
mientras su cuerpo avanza
desmembrándose

:

:

:

:

:

10

Gravedad de las manos
tanteando sus brocados
ceguera henchida
una escritura envuelve
nuestra carne

honduras persistentes
conciben los vacíos
fuga revuelta y molde
naciente mapa del aire

:

:

:

:

:

11

Escritura
animal moribundo de la voz
sobre el papel
impregnado de cal

:

:

:

:

:

12

Una escritura yace
resto que no tensa
sombra que no fija su cuerpo
sus membranas regadas
pesada entraña que consumen las horas

Quiere abrirse
quiere alzarse
ancha
empujar el vacío
tirar la carne exhausta
soltar la carga
regresar a la altura de un timbre
que retuvo la tinta
de un manojo de aliento cocido en las vasijas
amasijo de aire que preparaba el canto

Necesita la voz
necesita anudar
la hilacha suspendida del silencio

:

:

:

:

:

13

Vastedad truncada en la medida de mis manos
en la gruta zanjada de mi boca
y una verdad incipiente
penetra
en desmesura

:

:

:

:

:

14

Escarbar
donde yacen las palabras

Escardar
el tumulto para trenzar un nombre
abierta desmesura su envoltorio de escombro
su soporte de tizones deshechos

Las manos estropeadas aferrando cenizas
guijarros macilentos que el exilio desgasta
piel vencida de un cuerpo errante
de miradas que desgarran

Derrumbes
encorvarse apilando despojos
paciente restaurar un cuerpo que descama
su trama interminable
zanjas apresando recuerdos
el dolor que retienen sus grietas
abismo
la hondura de su pozo
gesta de voces duras

Extenuado nombrar sus pedazos
reconocer la forma
Yo…….exilio
escritura
surcos de tinta abren territorio

:

:

:

:

:

15

Soplo labrado
indaga su tejido
en el papel
huella cuyo vigor nos conmueve
forma empozada y pulpa
el peso hendido de otro cuerpo
en la espera del gesto
que recuerde sus grietas
y descubra el reverso
en su hilacha desnuda
un tono
su certeza

:

:

:

:

:

16

Una escritura indaga
filamentos de luz en las gargantas
albor entrelazado
hacer la voz con carne
con los labios
la escritura se abulta
enreda el viento
voluptuosa

:

:

:

:

:

17

Los labios entreabiertos
luciendo nombres rotos
fisura por la que habíamos cantado
vacilan las cuerdas del aire
tensar la fatiga de la carne
pujar de voz ahogada

Precarios movimientos, contorsiones
llenando el infinito con murmullos

:

:

:

:

:

18

Rasgada voz
entumecida de no poder
asir su imagen ni ocultarse
resquebraja piel nostalgia
cose de negro su traje en la caída
estampa

:

:

:

:

:

19

Se derrite la mancha
urdida en el calor de una quema
distribuye su piel ennegrecida
persiste en enunciar ajados nombres
incompletos

Aglutina los restos de un deseo
elevada su carne
volver aliento

De tanta invocación
destellos
negros relámpagos sobre la página

:

:

:

:

V.

Valenthina Fuentes. Caracas, 1985. Poeta venezolana. Licenciada en Artes por la Universidad Central de Venezuela, donde realizó estudios simultáneos en la Escuela de Letras. Cursó la Maestría en Literatura Latinoamericana de la Universidad Simón Bolívar, donde fue asistente editorial de la Revista Mundo Nuevo del Instituto de Altos Estudios de América Latina. Es investigadora en el área de las artes visuales, la literatura y los estudios intermediales. Ha sido ponente en diferentes simposios y encuentros de literatura venezolana y latinoamericana. También ha dictado talleres iniciales de literatura y poesía. Su trabajo de pregrado obtuvo el Premio a la Investigación otorgado por la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad Central de Venezuela (2009). Obtuvo el Primer Lugar de la mención poesía del X Festival Literario Ucevista (2008). Ganadora del XIX edición del Premio Nacional de Poesía Fernando Paz Castillo con el poemario titulado Sumergida (2012), publicado ese mismo año por la Fundación Celarg. Ganadora de la Mención Poesía del Premio I Bienal Eugenio Montejo (2017) con la obra Kerosén, publicada por La Poeteca en 2018. Sus poemas circulan y han sido reseñados en diferentes medios digitales como Latin American Literature Today (LALT) y Los Poetas del 5 (LP5), entre otros.

La obra que ilustra este post fue realizada por el artista venezolano Christian Vinck

Contenido relacionado

Archivo

introduzca su búsqueda