Ezra Pound

Trad. Juan Arabia

:

Laudantes Decem Pulchritudinis
Johannae Templi

 

i

Cuando tu belleza haya envejecido en todas las canciones de los hombres,
Y mis pobres palabras se pierdan en medio de esa multitud,
Entonces conocerás la verdad de mis pobres palabras,
Y tal vez soñando con la nostálgica multitud,
Que suspira sin esperanza tus alabanzas en sus canciones,
Pensarás amablemente en estas locas palabras.

:

:

ii

Estoy desgarrado, desgarrado por tu belleza,
¡Rosa de la espina más afilada!
Rosa de la belleza carmesí,
¿Por qué has despertado al durmiente?
¿Por qué has despertado al corazón dentro de mí,
Rosa de la espina carmesí?

:

:

iii

La ineludible hermosura
…………………me está llamando desde el viento,
Y porque tu nombre
…………………está escrito sobre las puertas de marfil,
La ola en mi corazón es como una ola verde, desenfrenada,
Echando la espuma blanca hacia ti;
Y el loto que vierte
Su fragancia en la copa morada,
Está más cerca de obtener la espuma
De lo que estás tu con mis palabras.

:

:

iv

Él habla a la luz de la luna acerca de la Amada.

Pálido cabello que la luna ha sacudido
Sobre el oscuro pecho del mar,
Oh, la magia de su belleza ha temblado
Sobre mi corazón;
De ti he tejido un sueño
Que caminará en el solitario valle
Entre la colina alta y la colina baja,
Hasta la pálida corriente
De las almas de los hombres que se apagan y crecen todavía.

:

:

v

Voces hablándole al sol.

Hoja roja que vuela hacia arriba y hacia fuera
Y sobre el verde fajo de la tierra,
Y a través del tenue bosque y bajo
Los arcos de sombra y pasadizos,
Nosotros, que somos más viejos,
Nos encontramos y recordamos cuando los ojos de él la contemplaron
En el jardín de los durazneros,
En el día de la floración.

:

:

vi

Me puse de pie en la colina de Yrma
…………………..cuando los vientos se apresuraban,
Entre los inclinados pastos
salí en su búsqueda,
A través de las marrones hierbas de Avha
…………………..hasta el verde de Asedon.
He descansado con las voces
en los jardines de Ahthor,
Me he tendido debajo de los durazneros
…………………..en la hora morada:

Porque había esperado en
…………………..el jardín de los durazneros,
Porque no había temido
…………………..en el bosque de mi mente,
Mis ojos contemplaron la visión de la floración
Allí en los jardines de duraznos, más allá de Asedon.

¡Oh, vientos de Yrma, deja que ella de nuevo vuelva hasta mí,
Cuyo cabello mantenías desatado en los jardines de Ahthor!

:

:

vii

Por los hermosos hombros blancos y los pechos redondeados
No puedo de ninguna manera olvidar a mi amada de los durazneros,
Y los pequeños vientos que hablan cuando el alba se extiende
Y el color rosa se pliega en la gris hoja de roble

Cuando aparece, y el encanto que descansa
En las pequeñas corrientes del crepúsculo; todo esto
Me conduce hacia ella, y toda la belleza del mundo
Me une a mi amada con fuertes cadenas de oro.

:

:

viii

Si los pétalos de rosa que han caído sobre mis ojos
Y si los perfectos rostros que ocasionalmente veo
Cuando mis ojos están cerrados—
Rostros frágiles, pálidos, pero un poco enrojecidos, como pétalos de rosas:
Si estas cosas han confundido mis recuerdos de ella
Como para que no pudiera dibujar su rostro
Aún teniendo la habilidad y los colores,
Incluso aunque su rostro sea muy parecido a estas cosas
Me acercan más a ella en mi pensamiento
E impresiones de ella llegan a mi mente con suavidad,
Como el rocío sobre los pétalos de rosa.

:

:

ix

Él le habla a la lluvia.

Oh, perlas que cuelgan de tus pequeñas cadenas de plata,
Las innumerables voces que susurran
En medio de ti cuando eres arrasastrada por el viento,
Han traído a mi mente el suave y ansioso discurso
De quien tiene gran hermosura,

Que es sutil como la belleza de las lluvias
Que cuelgan en la luz de la luna y traen
La flor del espino suavemente entre nosotros, y desatan
Los arroyos y las flores blancas y carmesí, y llegan
A lo más profundo de los lugares secretos.

:

:

x

El encanto del alma ha caído sobre mí,
Como el crepúsculo cae sobre las rosas,
Caminando en silencio entre ellas,
Así los pensamientos de mi corazón
Salieron lentamente en el crepúsculo
Hacia mi amada,
Hacia la rosa carmesí, la más bella.

:

:

:

:

Laudantes Decem Pulchritudinis
Johannae Templi

:

i

When your beauty is grown old in all men’s songs,
And my poor words are lost amid that throng,
Then you will know the truth of my poor words,
And mayhap dreaming of the wistful throng
That hopeless sigh your praises in their songs,
You will think kindly then of these mad words.

:

:

ii

I am torn, torn with thy beauty,
O Rose of the sharpest thorn!
O Rose of the crimson beauty,
Why hast thou awakened the sleeper?
Why hast thou awakened the heart within me,
O Rose of the crimson thorn?

:

:

iii

The unappeasable loveliness
…………………is calling to me out of the wind,
And because your name
…………………is written upon the ivory doors,
The wave in my heart is as a green wave, unconfined,
Tossing the white foam toward you;
And the lotus that pours
Her fragrance into the purple cup,
Is more to be gained with the foam
Than are you with these words of mine.

:

:

iv

He speaks to the moonlight concerning the Beloved.

Pale hair that the moon has shaken
Down over the dark breast of the sea,
O magic her beauty has shaken
About the heart of me;
Out of you have I woven a dream
That shall walk in the lonely vale
Betwixt the high hill and the low hill,
Until the pale stream
Of the souls of men quench and grow still.

:

:

v

Voices speaking to the sun.

Red leaf that art blown upward and out and over
The green sheaf of the world,
And through the dim forest and under
The shadowed arches and the aisles,
We, who are older than thou art,
Met and remembered when his eyes beheld her
In the garden of the peach-trees,
In the day of the blossoming.

:

:

vi

I stood on the hill of Yrma
…………………..when the winds were a-hurrying,
With the grasses a-bending
…………………..I followed them,
Through the brown grasses of Ahva
…………………..unto the green of Asedon.
I have rested with the voices
…………………..in the gardens of Ahthor,
I have lain beneath the peach-trees
…………………..in the hour of the purple:

Because I had awaited in
…………………..the garden of the peach-trees,
Because I had feared not
…………………..in the forest of my mind,
Mine eyes beheld the vision of the blossom
There in the peach-gardens past Asedon.

O winds of Yrma, let her again come unto me,
Whose hair ye held unbound in the gardens of Ahthor!

:

:

vii

Because of the beautiful white shoulders and the rounded breasts
I can in no wise forget my beloved of the peach-trees,
And the little winds that speak when the dawn is unfurled
And the rose-colour in the grey oak-leaf’s fold

When it first comes, and the glamour that rests
On the little streams in the evening; all of these
Call me to her, and all the loveliness in the world
Binds me to my beloved with strong chains of gold.

:

:

viii

If the rose-petals which have fallen upon my eyes
And if the perfect faces which I see at times
When my eyes are closed—
Faces fragile, pale, yet flushed a little, like petals of roses:
If these things have confused my memories of her
So that I could not draw her face
Even if I had skill and the colours,
Yet because her face is so like these things
They but draw me nearer unto her in my thought
And thoughts of her come upon my mind gently,
As dew upon the petals of roses.

:

:

ix

He speaks to the rain.

O pearls that hang on your little silver chains,
The innumerable voices that are whispering
Among you as you are drawn aside by the wind,
Have brought to my mind the soft and eager speech
Of one who hath great loveliness,

Which is subtle as the beauty of the rains
That hang low in the moonshine and bring
The May softly among us, and unbind
The streams and the crimson and white flowers and reach
Deep down into the secret places.

:

:

x

The glamour of the soul hath come upon me,
And as the twilight comes upon the roses,
Walking silently among them,
So have the thoughts of my heart
Gone out slowly in the twilight
Toward my beloved,
Toward the crimson rose, the fairest.

:

:

:

:

Ezra Pound. Estados Unidos, 1885 – Italia, 1972. Destacado poeta norteamericano. Crítico, músico, traductor y ensayista Su obra poética comprende los libros A Lume Spento (1908), Personae (1909), Lustra and Other Poems (1917), Cantos I-XVI (1925), Cantos XVII-XXVII (1928), Patria Mia (1950), The Cantos (1972), entre muchos otros importantes títulos. Ha sido una influencia fundamental en la poesía norteamericana y mundial. Su trabajo se caracteriza por la aspiración a una monumentalidad universalista que reinventase los hallazgos de los clásicos, oscilando entre el hermetismo de la yuxtaposición rítmica de múltiples referencias literarias, históricas y socioculturales; y la simpleza de la imagen sin adornos o afectaciones emocionales desmedidas.

Juan Arabia. Buenos Aires, Argentina, 1983.  poeta, crítico literario, editor y traductor. Egresado de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. Ha publicado los libros: John Fante. Entre la niebla y el polvo (2011); PosData a la Generación Beat ( 2014); El Enemigo de los Thirties (2015, 2017); John Fante: Camino de los sueños diurnos (2016);  Il Nemico dei Thirties (2017); Desalojo de la naturaleza (2018). Actualmente, es  director del sello editorial y revista Buenos Aires Poetry, Arabia también se desempeña como corresponsal por Argentina de nuestra revista POESIA. El texto Laudantes Decem Pulchritudinis Johannae Templi fue extraído de Exultatios de Ezra Pound, publicado por Buenos Aires Poetry dentro de la Colección Abracadabra, agosto, 2019.  

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on telegram
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Contenido relacionado

introduzca su búsqueda