Granada & otros poemas

Betina Barrios Ayala

.

§

.

.

.

Desayuno

.
Cáscara vacía en la mesa, yerma ya
sin fruta
marchita rápido, el amarillo se torna
café, sepia
reseco, quiebra el blanco derredor
desayuno luz, cuerpo lleno, agua
cósmica con movida consciente del temblor
abierta afuera, con
tacto
tras la sombra lenta de la noche, quieta
todo lo que pasa, escurre
guía mi atención como
pájaro que vuela, fruta contenida
en su cáscara, redonda
mundo vegetal, completo, sin notar la pérdida
que viene
(pero que no acelera)
mientras esté toda viva, inmensa sin fisuras
tomada, presa por la calidez de un centro
bomba piel adentro
tersa, total, brillante, amarilla, entera, vital
como una planta o una estrella de fuego
en la mitad del mundo

.

.

.

.

.

Carretera y paisaje en Chile

.
Ya casi no atravieso túneles.

Poco he meditado sobre la audacia de cruzar el vientre de las montañas.

Sin embargo, lo tengo, sí, vivo a plenitud de gracia la sensación pasmosa de pasar lisa, sin marcas, allí donde cavaron las entrañas de los cerros. Animales dormidos, fieras enormes y calmas azules, plenas de musgo en sus límites rocosos, negras, dorados, arenosas.

Las montañas son la herida de mi paisaje. El sacudón me transita el corazón.

Ni siquiera el mar, porque el océano es una montaña de agua, sus olas son crestas, forma informe que se erige y crece, cumbres que deshacen, puro derrumbe.

Bucear en el lodo, volar en el agua, caminar en el aire, correr en el hielo, nadar en los cerros, infinito y tranquilo como los bosques, deshacerse en la orilla de las cosas, rendido en la frontera, el mundo, es el límite de los dedos, unos ojos cargados de lluvia, ansiar el fuego, el juego en que me pierdo en el pico de los pájaros, dentro de la luz del borde, de las algas como cueros, aquellas pieles negras tiradas en la orilla.

.

.

.

.

.

Granada

.
Color y memoria sobre los objetos, pieles
el cuchillo, la superficie enrojecida, esta fruta
cerebral se come a fuerza de manos, sujetándola
entre las dos, se abren las carnes, como
membranas, más que carnes son velos delicados
blancos, con formas adecuadas para contener
los grupos de semillas que crecen
en su interior
la granada
es un fruto raro
no se le hincan los dientes, no se rebana, se toma
entre las manos, se acaricia, se abre
con decisión, incluso
con violencia, fuerza, ahí
estalla
líquido de sus pequeños compartimientos
semillas de agua
roja, granada, tintes, radicales, naturales
un fruto pleno de beneficios antioxidantes, vitamina
C, prevención del cáncer, alzheimer
digestiva, antiinflamatoria, buena
para el corazón, bombea sangre como uno, derrocha
salpica, dispara vida
Crecí con un granado en el patio, una fruta
de cáscara fuerte que revienta cuando cae
del árbol
seca
tiene una corona vegetal en el extremo
y unos pistilos graciosos, qué fortuna
la he conocido bien
temprano, sin técnica, ni instrucciones
pura intuición
especialmente del cuerpo, no sé
en qué radica el ocio
más que en la posibilidad de conocer estas cosas
a fondo, sin prisas, merodeando entre las frutas
caídas
y también entre aquellas que no suelta el árbol, aún
verdes, duras, con formas en desarrollo
el ocio es un caudal que come referencias
se nutre del habla de las cosas, de ver
hacia dentro, desde ahí, como si afuera, dentro
fuera un roce, constante entre sustancias

.

.

.

.

.

B.

Betina Barrios Ayala. Investigadora, docente y librera. Licenciada en Estudios Políticos por la Universidad Central de Venezuela (2007). Magíster en Relaciones Internacionales de la Universidad de Belgrano (2015). Candidata doctoral en Literatura Latinoamericana y Crítica Cultural de la Universidad de San Andrés, institución donde se desempaña como asistente docente en la asignatura Literatura Latinoamericana. Durante los últimos diez años ha vivido en las ciudades de Caracas, Buenos Aires y Nueva York, donde ha participado en proyectos de estímulo a la literatura de forma independiente y en conversación con instituciones tanto públicas como privadas. Trabaja con libros y escribe sobre arte y cultura a partir de intersecciones relativas al viaje, la experiencia y el paisaje. Desde 2011 mantiene el blog literario experienceparoles. Conduce el proyecto de investigación Afecto Impreso, creado para explorar la trama entre Argentina y Venezuela en el campo de la edición. Trabaja en Alliteration, un proyecto editorial con base en Miami Beach orientado a la promoción y traducción de Literatura Latinoamericana.

 

La obra que ilustra esta publicación  fue realizada por la artista venezolana Gabriela Guilarte (Garabato)

Contenido relacionado

Archivo

introduzca su búsqueda