Halo y otros poemas

Simonny Azul Urdaneta

:

:

Festivo

Sácale las tripas al toro
déjalo colgado desangrarse lentamente
nadie lo mandó a creer en ti
en quien sujeta el puñal de lejos
las mujeres sentadas observan la faena
y el agua roja llega a los crisantemos
y aun así miramos el cielo
luego bajar la montaña
luego las aves de rapiña
tragando duro en la costilla
no bastará el próximo día festivo
para el encuentro
échame la sal aquí en la herida abierta
y ya y ya ni una palabra escrita
ni una dicha.

:

:

:

:

Chemineau

Chemineau y café caliente es la madrugada
tenía dieciséis, quién la llamaría a las nueve para dormir
con qué artefacto de comer cerraría su boca
con quién el padrenuestro a medio sueño
sus pasos aún suenan en el caico del zaguán
y aun así su rosa blanca se secó
el último pétalo aquí, intacto aquí, donde nadie ve.

:

:

:

:

Eucalipto

Se llamaba eucalipto esa rama verde blancuzca
se llamaba tordo esa sombra picoteando mi cabeza
temprano supe de fantasmas y canciones de años
de celajes y de espantos,
temprano supe leer libros y oráculos distintos,
esta bandera blanca en la puerta
esta cruz de palma, este palo santo
este grano de sal bajo la lengua para estar vivos
y la neblina acaso
las visiones que vuelven a contarme de ti.

:

:

:

:

Cebada fría

Rocas de río tus ojos, secreto de mi tinaja
secreta vida que te guarda siempre y no te deja ir
siempre supo que escapo, siempre supo a cebada
fría y añeja
a frío en las manos de promesa no cumplida
pero coloco el vaso de leche tibia para que el pecho no duela
y lo bebo de un sorbo cuando aparece espantando el recuerdo
cuando no duermo, cuando enciendo
la lámpara y la coloco en la ventana
como una señal.

:

:

:

:

Pimienta y coco

Recordar días festivos es el juego de la mente
la cabeza llega suave al sonido del tambor
porque sí
porque las piedras nos levantan de nuestras pesadillas
paso mi lengua por tu espalda dormida, el juego empieza
el brillo en la penumbra de la piel que somos
amanece y llueve, hoy diré la verdad:
eliminé a tres mil, no me importa quién soy o lo que piensen
tengo dos marcas en el cuerpo, dos tatuajes
y una sola salida de emergencia
esta, esta.

:

:

:

:

Halo

Y en esta hora pura en que el sol y su halo
mandan sus señales encriptadas
de seguro estás allí, hermano mío
tomando mi mano extendida
mirándome
desde el otro lado del ojo del cielo.

:

:

:

S.

Simonny Azul Urdaneta. Valencia, Venezuela, 1978. Poeta, investigadora, productora radial, actriz, profesora universitaria de pre y posgrado. Ha publicado Los cuentos de hadas no hablan de sexo (1997, 2002), Mi calle de una acera (2002), Líbrame (2005), Como una costumbre (Concurso Bienal “José Rafael Pocaterra”, 2010) y Piedra de rayo (Concurso de Poesía del Festival Mundial de Poesía, 2015). Entre los reconocimientos recibidos se encuentran la Orden “José Félix Ribas” en su tercera clase, área artística, y la Orden “Arturo Michelena” por su trayectoria artística. Su trabajo literario e investigativo ha aparecido en antologías y revistas de circulación nacional e internacional y en antologías como En obra, Antología de la poesía venezolana 1983-2008 (2008); Antología de poesía venezolana joven, versión bilingüe castellano-árabe (2009), Antología de poesía venezolana de la Embajada de Venezuela en la República Árabe Siria (2016) y en El vuelo más largo. Poesía hispanoamericana (Ángeles Del Papel Editores, Lima, 2020). Su poesía ha sido parcialmente traducida al inglés, francés, portugués, italiano y árabe. Halo y otros poemas fue publicado recientemente por el Taller Blanco Ediciones.

La imagen que ilustra este post fue realizada por el artista venezolano Aquiles Cavallaro 

Contenido relacionado

POESIA

De barro

Ernesto Cañizalez

Archivo

introduzca su búsqueda