La marcha hacia ninguna parte

Tania Favela Bustillo

:

:

ζ

:

:

…Mientras las oropéndolas
hacen su reclamo
en los tupidos bosques.
Las aguas del río, acrecentadas
por las lluvias de verano
se desbordan velozmente…
……………………….Wei Ying-Wu

:

:

Allá   río abajo   aquí (adentro) otro río desciende

otros ríos profundos y rápidos descienden   (choque de piedras)

ni el miedo ni el coraje nos salvarán

………………(piensas)  cómo se llama aquel pájaro de alas amarillas y cola amarilla

oropéndola   marinero   oropéndola      el canto allá (afuera) amarillo navega

y (adentro) punza la voz como mordida de hormiga   punza y se expande por la espalda

por los ríos que descienden furiosos

………..mariposas revoloteando   (chocando como piedras) encendiendo de color al río

….(gritan)   canta la oropéndola navegando el aire

…………….…y si el río se seca  (y si el corazón se achica)  si el agua se estanca (digo)

(dice)  la oropéndola     canta y su canto se alza    ¡no se vaya a secar este río!

¡no se vaya a morir este oro!    no se vaya a estancar este corazón que se atora

en todas las esquinas (grita) navegando   ni el miedo ni el coraje nos salvarán

………(choque de piedras)   mariposas revoloteando

………………………….adentro ríos profundos descienden.

:

:

:

:

:

desde el vientre habló     desde el estómago     desde ahí habló

─desde ahí respira la voz─    las voces       desde ahí las voces

murmuran   ─adentro─    resuenan       lanzó un grito sin más

al interior de quién?      de quiénes las voces?

……………….pensó en él y su voz     pensó en ella (en ella) y su voz

…….─así fisura y todo─  la boca atenta    los labios en movimiento

………………….¿qué dice?   ─dijo─  ¿qué dices?

la infancia  ─la madre─   (al interior dos voces)

……………………….cordón umbilical que sueña la voz del otro

……………y su voz?            ─dijo─

………………………arena en el engranaje    suena    raspa

………………………………………………………………………ahí la voz despierta?

:

:

:

:

:

los «harapientos»   los «deshilachados»  poemillas (suyos)  ─dijo─

……………………….se oyó decir  ─casi murmurando   casi en silencio─

……………como deshilachando la propia voz   ─la propia voz empobrecida─

desvestida  (o casi)   casi   eso era lo que buscaba y escapaba  a todo ropaje ─dijo─

…………………………………………………………………a todo ropaje

…….de ahí  la intemperie      de ahí el cielo estrellado  ─sobre la cabeza─  (pensó)

estrellada también la propia cabeza  ¿contra qué o quién?  contra sí mismo

….sí misma    hasta dar en el suelo   ─hasta hacerla sonora como una calabaza hueca─

………………………………………………………………………..(mate para cebar)

….(ahí) estrellada y arriba cielo abierto    ¿abierto para quién?

pensó en eso    en tanto    en todo

…………..pensó en los deshilachados   los harapientos    los hambrientos

todos los sin boca    (en eso pensó)   ─los sin boca ahí sobre el suelo─

……………………………………………….─descabezados─    estrellados sin saber

ahí  ─ rompiéndose las bruces─  como quien dice

……………………(pensó) como queriendo decir      como sabiendo lo mudo de eso

………lo deshilachado de ese canto que no

………..de ese decir que apenas   (a penas anda)  ─dijo─  se oyó decir

…………………………………………como repitiendo la voz de otro

……………………………………………….. repitiendo la voz de otros

─se oyó─   (ahora)  (antes)  los deshilachados

…………………………………………y arriba el cielo abierto

:

:

:

:

:

Me demoro ─es cierto que me demoro─ cuesta amarga, cuesta abajo

cuesta creerlo      entre el impulso de hacer y de no hacer         escuchas

muy abajo, muy abajo   la pequeña voz, el pequeño sonido que casi ya no sueña

clavado el sonido hasta las plantas de los pies        los dedos de los pies

tambor  ─trompeta larga─   el gong profundo del tambor

no rítmico  ─a contra ritmo─   la inmundicia dices, la inmundicia

y un mundo a contraritmo: ¿qué esperas para dar el salto?

                                …y el abrazo tan lejos!     la madre a dónde ha ido?

el pequeño sonido no suena     babea, tartamudea

cuesta-amarga     desenganchada del abrazo   los pies al unísono suenan

hacen ruido los pies, patalean     cuesta creerlo (dicen)

……………………………………………………ahí no hay ningún danzante.

 

:

:

:

:

Tania Favela Bustillo. Ciudad de México, México, 1970. Cursó el Doctorado en Literatura Latinoamericana en la UNAM. Desde 1994 imparte clases de literatura en el Departamento de Letras de la Universidad Iberoamericana. Del 2000 al 2011 formó parte del Consejo Editorial de la revista El poeta y su trabajo dirigida por el poeta argentino Hugo Gola. Publicó el libro de poemas Materia del Camino (Compañía, 2006), la traducción (con Jahel Leal) del libro En la tierra de Robert Creeley (Textofilia, 2008), el libro de poemas Pequeños Resquicios (Textofilia, 2013), la antología de poesía El desierto nunca se acaba de José Watanabe (prólogo y selección, Textofilia, 2013), Un ejercicio cotidiano, selección de prosas de Hugo Gola (prólogo y selección, Toé, 2016), el libro El lugar es el poema: aproximaciones a la poesía de José Watanabe (APJ, 2018) y el libro de poemas La marcha hacia ninguna parte (Komorebi, 2018).

Los poemas escogidos del libro La marcha hacia ninguna parte (2018). Chile: Komorebi Ediciones, remitidos a nuestra redacción por la autora. La fotografía que encabeza la entrada es de Giovanni Salani .
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on telegram
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Contenido relacionado

introduzca su búsqueda