Leer sin Google Maps

Acerca de «Alfabeto de humo» de Néstor Mendoza

:

:

Diego L. García

:

Estos “ensayos sobre poesía venezolana” que nos presenta Néstor Mendoza son una muestra de que la organicidad –cuando nace de una buena pluma– bien puede partir de la fragmentación. El estilo, ese rasgo tan esencial como complejo en el ensayo, fluye de manera unívoca a lo largo de todo el libro. Lo dicho sobre y desde los poemas es al mismo tiempo un diálogo con el mundo y con nosotros, lectores desperdigados y (muy posiblemente) no expertos en el corpus escogido.

:

Encontrará el lector pinturas interesantísimas que cumplen con uno de sus objetivos: contagiar las ganas de adentrarse en las obras. Como es el caso de esta, correspondiente al poeta Rafael Cadenas, ganador del Premio Reina Sofía en 2018: “Rafael Cadenas siguió un camino sin google maps; no hay alocuciones, no hay poder manifestado en cargos de burocracia estatal, tampoco fue gestor de complicidades muy bien remuneradas; su poder era otro, como él mismo ha dicho en un poema breve y frecuentemente citado: «ser contraste». Para Cadenas, su manera de moverse como ciudadano, forma parte de su obra poética”.

:

Los cruces y enlaces entre diferentes poemarios hacen que el recorrido deje una sensación de amplitud. No necesariamente totalidad (¿quién pretendería tal cosa?), sino de haber podido apuntar una constelación que en sus ramificaciones desborda de nombres y títulos jugosos. De Yolanda Pantin llegamos a Sontag, a Cortázar, a Eco, a Cernuda; entrevemos pasadizos de esas obras otras y recorremos a un mismo tiempo las posibilidades de latitudes de lectura insospechadas.

:

Los movimientos estéticos se ven atravesados por una oportunidad de leer a nuevo. No aparecen categorías que agoten las textualidades, sino que lo hacen como marcas en los mapas existentes e innegables. El culturalismo, la poesía ciudadana, la poesía del lenguaje, se vuelven excusas para interpelar las líneas de la tradición, no delimitan la mirada del crítico; filosofía sensorial u objetos lúdicos, lo que sea que experimentemos adquirirá la sustancia suficiente para capturar el convencimiento de que asistimos a un evento de lectura fundamental.

:

Vuelvo a la idea de estilo. Néstor Mendoza nos lleva a un clima de intimidad y de naturalidad que nos hace cómplices de sus (ya nuestras) travesías. La manera de encarar las obras tiene el punto justo de personalidad y de distancia, de narración de subjetividades y de enfoque analítico. Nada sencillo de lograr. Un alfabeto no dice si no es en su movimiento, en su serpentear rítmico ascendiendo por el tiempo comunitario. La poesía venezolana encuentra en esta obra un punto de encuentro: su puesta en acción desde la mirada crítica es una forma de celebrarla, de reivindicar sus voces vivas y de ofrecer un tiempo y espacio nuevo para continuar.

:

:

:

:

:

D.

Diego L. García. Buenos Aires, 1983. Entre sus libros de poesía figuran Esa trampa de ver (Añosluz, Argentina, 2016), Una cuestión de diseño (Barnacle, Argentina, 2018), Las calles nevadas (Barnacle, Argentina, 2020), (Fotografías) (Zindo & Gafuri, Argentina, 2018; Liliputienses, España, 2020) y Siluetas hablando porque sí (Editorial Casa Vacía, EE.UU., 2022). Forma parte de la anto­logía de poesía latinoamericana País imaginario: escrituras y transtextos 1980-1992 (Ay del Seis, España, 2018).

La obra que ilustra esta publicación fue realizada por la artista venezolana Andrea d’Escriván

Contenido relacionado

Archivo

introduzca su búsqueda