Lógicas vitales

Fabio Andrés Delgado Micán

 

Como si para Fabio Andrés Delgado Micán, el poema ya fuese un destino vital, una sentencia, una carta de navegación o un derrotero de camino, Lógicas vitales –el segundo libro del autor colombiano nacido en Soacha, Cundinamarca– anuncia una voz firme, contundente, moderna y reflexiva. Fabio Andrés ha venido destacándose como una de las nuevas voces más prolíficas y revolucionarias de su generación. Ha sido invitado a distintos festivales literarios en países como México, Cuba, Ecuador y Bolivia y el eco de su obra poética ha calado en lectores de todo el mundo. Su primer trabajo: Asma denota un estilo particular, una búsqueda por la vitalidad de la palabra y una cosmovisión estética que se ha venido traduciendo en su escritura como una forma vital, auténtica y plena de matices diversos.

En  la escritura de Fabio Andrés Delgado Micán se devela la conciencia del aprendizaje, del amor, del desamor y de la contemplación como un evento poético. El enfado de la vitalidad adolescente aparece en algunos de los poemas, este ímpetu a menudo genera un contraste con el ser maduro que surge a través de la búsqueda y la expectación. El divisar los horizontes del alma, a través de la palabra y la mirada de un nuevo universo poético que invita al lector a vincularse estrechamente a través de cada tema y cada texto. Estos contrastes y esta proliferación de sus Lógicas vitales se convierten en la virtud del libro: una obra fragmentaria, estructurada desde la ingeniería visceral de los sentidos. Un libro honesto, más cercano a las verdades individuales como obra de arte que al artificio de la retórica; un libro dotado de caminos por explorar entre la sencillez, la cotidianidad y la necesidad de acudir a la mirada interior; un libro sin cerrojos entre las puertas del amor, la rabia, la confusión o la esperanza. Delgado Micán persiste en mantenernos dentro de la contemporaneidad como un grito desesperado ante la quietud y la impavidez dejando en vilo al lector e  invitándole a la contemplación del mundo de la manera más furiosa y voraz.

Cuatro Lógicas vitales marcan el compás de cada  tiempo o destiempo en este devenir de canciones, algunas hechas poema, otras grito, otras llanto, otras recuerdo, otras paz. Cada lógica acompañada de la sutil y «sugestiva coexistencia de los temas eternos y los cuatro elementos, pasando del ímpetu a la quietud, del tiempo de hoy a los tiempos remotos, de la vida cotidiana a la existencial, de la condición humana a la animal y vegetal»  tal como afirma Luz Mary Giraldo sobre la obra de Fabio Andrés.

Lógicas vitales es un milagro de la Colección Poesía de Editorial Babilonia, nada lejano a Opio en las nubes, Un beso de Dick, Érase una vez pero tuve que matarlo o El siguiente, por favor. Cada poema del autor no puede escapar a su narrativa misma, es una historia personal, a veces críptica, una síntesis del mundo y una pequeña joya que condensa lo natural, lo marginal y lo sutil nadando entre la sensación de lo sabio. Lógicas vitales es el tercer libro de la colección y a toda luz, o a cualquier oscuridad la obra de Fabio Andrés Delgado Micán no podría estar en otro lugar sino en esta casa, la suya. Queda abierta la invitación a los lectores para entrar en estas Lógicas vitales.

Esteban Hincapié Barrera

 

:

El origen del hombre

……………………………………………………………….a Lady

Las manos del pescador
insisten en hacerse malla.
La red se hace una con la piel de la ola,
espera el momento de la herida,
penetra el vientre del agua.

………………………………….Cree él que se lleva algo
………………………………….preñando la mar de angustias

Ella va a parir a sus orillas
bastardos que se adentran en el bosque:
hijos gastados que se alimentan del suelo,
llevando a su boca el polvo
en que se han convertido.

:

:

:

:

18 de enero

…………………………………………………………..En Soacha

 

Qué son estas nubes en la tarde
sino la forma del camino en el lienzo de Monet.

La mujer que desnuda sus besos
en los labios del tiempo.

Las sillas del parque velando ansiosas
al anciano que no llegará.

El reloj de arena que gira en el silencio de las veces,
para que el último grano siempre termine
en el mismo lugar.

:

:

:

:

Bitácora de viaje

………………………………………………………….. De Bogotá a Mompo

Este destino
vestido de greda
deja atrás la montaña.

En el rostro
cada vacío es un camino
a los ojos.

El vientre infértil
anida las pasiones
entre un collar de médulas
que se besan hasta abandonarse.

La ciénaga huele a caña,
a cerdos de colores,
vallenatos que son cumbias,
un sol violento que dispara
atardeceres de patilla
y naranja.

Luego la noche estrellada,
el río que no canta
y espera al boga ausente
remando en el olvido.

:

:

:

:

Manual de artesanía

 

i

Esculpir,
un ejercicio al que obliga la memoria.
Las manos armadas de barro
evocan la piel de la vida.

La escultura entonces
es un registro de nostalgias,
una huella sobre la huella,
crear sobre la misma mirada.

ii

Los griegos anudaron sus pasiones
y las echaron al mar
evitando el olvido,
para luego sujetar su historia.

He aprendido de ellos y los indígenas
que en el oficio de tejer
hay que vivirse de a pocos.

Comprendí,
no fácilmente,
este país que se teje y se desteje
como un canasto en la plaza los domingos,
intentando sobrellevar el olvido.

iii

Antes de la maravilla del lenguaje,
el hombre dibujó unos labios
por la simple necedad de un beso.

Aprendió enseguida
un mundo que no es mundo
sin el sentido de sus pasiones
y entregado a ellas
pintó la realidad por encima de la nube de sus razones.
Hasta el hastío de colores
logró hacerse otros hombres.

:

:

:

:

Labranzagrande

i

La cordillera ha sido testigo fiel de las llamas y los truenos.
El río abrazó a los muertos que el demonio fue dejando a su paso.
Los pájaros gimieron todos los días con sus noches
cada roble caído en el arado.
La plaza
llena de miedo vestía de luto
en un paisaje de colores,
y los hombres les pagaban promesas a las bestias.

Arriba el potro ya no era libre,
le subieron la cerca a balazos,
con mano templada y cobarde lo ensillaron.
El tiempo calló uno a uno los testimonios
que solo le rezaban a Cristo.
Dios intentó proteger lo que quedaba del pueblo,
como probando el amor de sus oraciones.
La fuente lavó las heridas del fruto carmesí,
él contuvo la última lagrima
hasta que lo destajaron.

Hoy
todo es distinto,
del fuego quedaron cenizas.
Hoy todos caminan tranquilos
de pánico invadido.
Este lugar
enfermo de pecadores,
blasfemando justos discursos,
aprendió que la vida sigue
aunque la hoguera no pueda apagarla el llanto.

:

:

:

:

De la psicodelia a la psicosis

………………………………………………………………………………..a Syd Barrett

En primera página del diario
un circo de personas intenta desaparecer,
hacen una hilera en la fecha ubicada arriba del papel gastado
y van cayendo a los abismos intentando despedirse.
El áspero recuento que se va haciendo en la piel,
al ojear las noticias y el resultado del último marcador,
dan cuenta de que todo sucede en la misma esquina
de Cambridge, Bogotá, Singapur y Buenos Aires.
La mirada fija en un cielo mutilado por el aleteo de palomas
desprende de los labios secos palabras que se intentan solas
y caen babosas en el suelo.

Un hormigueo en las manos como plasmando una silueta
va evadiendo el sueño,
intenta escudriñarse el cuerpo,
y el dulce turrón de su ámbar en la boca
lo convierte en un respiro,
una señal de auxilio,
un navío en altamar aferrado
a la suerte de las olas.

Su cabeza es una esfera de retazos,
un espejismo desapareciendo en el humo,
la violencia del sexo,
un domingo que camina en la tarde agotado
con el alcohol en la garganta,
los ojos en el cenicero de la montaña de cigarros encendidos,
el universo zumbando en los oídos,
una infinita angustia que viene y va
derrotándose de a pocos.

Las calles le serpentean,
lo agitan entre colores de ira.
Risas hondas desde el profundo vientre,
esa trágica desesperación hecha carcajada.
Las nubes abarrotadas marcan la prisión
de la que sabe que no saldrá,
cuando curvando de a pocos las ansias,
desgaja el tiempo en un jardín de hierbas.

A orillas del Cam,
o el Volga, o el Misuri
anda pedaleando su desmoronada vida,
cierra los ojos y se deja caer nuevamente
como aún sigue cayendo,
en ese silencio lleno de grietas
en el espacio vacío.

:

:

:

:

Sesión de película pornográfica sin editar

…………………………………………………..a Joel Cruz Arévalo, quien me contó una historia.

El cuarto tiene ese aroma viejo
que tienen los dialogo detrás de las luces.
La radio gime la voz de un rock and roll
en el escaso aguardiente
evaporado en la garganta.

Se arrancan las carnes.
Los besos son una sesión de iras enlazadas.
Ella le escala la piel
y los labios le sangran.
Él finge que la ama,
le dice puta al oído,
miente sobre el mañana.

Sonríen,
alguno se recuesta en el entramado de las piernas
del otro,
mientras como por obligación
le va arrullando el rostro.

:

:

:

:

Manicomio Rojo

Esta tierra negra
que cosecha edificios grises
se prende en mis entrañas
y se me enreda en el cuerpo.

Me acecha el olor a marihuana y alcohol
que me llevo dentro de la boca,
rezo en los pedestales con las putas
aferrados a estampitas de la virgen del Carmen.

En las esquinas famélicos niños
sin madre se van muriendo
y miran con asco a otro mártir
en su cruz de madera.

El mundo se ha convertido
en una orgia de escombros,
un ritual sedentario
de máquinas de carne.

:

:

:

:

Fabio Andrés Delgado Micán. Soacha, Cundinamarca, Colombia, 1985. Poeta.  Estudió Ciencias Sociales en la Universidad La Gran Colombia. Ha sido gestor de colectivos literarios y de grupos culturales en Colombia. Ha publicado Asma (Piedra de toque, Colombia). Lógicas Vitales (Editorial Babilonia) es su segundo libro de poesía.

La imagen que encabeza la entrada es un detalle de la obra City Bolívar de Carmen Andrea Melo.

Contenido relacionado

Archivo

introduzca su búsqueda