Louise Bogan

Trad. Stephani Rodríguez

:

:

Elders

En la noche la luna sacude los brillantes dados del agua;
Y los saucos, con su alba flor, como nieve derramada sobre los arbustos,
Repiten el círculo de la luna.

Sumergido en el mes
Explota el fruto negro de la flor blanca.
Las enroscadas bayas negras giran
Colgadas de las ramas sobre la carretera.
No hay cosecha.
Pesadas al marchitarse, las roscas negras se inclinan
Maduras para las bocas de los amantes del azar
O para los pájaros.

…………Ramas vuelven a mostrarse en la estrecha hendidura entre temporada tras temporada.
…………Los saucos se inclinan sobre la polvorienta rivera,
…………Como si soportaran, y fuese demasiado,
…………La semilla del año más allá del año.

:

:

:

Song for the last act

Ahora que conozco tu rostro dentro de mi corazón, observo
Más atentamente a sus rasgos que al oscurecimiento de sus bordes
Donde el membrillo y el melón, amarillos como la joven llama
Yacen con las plumosas dalias  y el báculo del pastor.
Más adelante, un jardín. Allá, en insolente ligereza
Las figuras de plomo y mármol miran el espectáculo
De otro verano que se resiste a partir
Aunque las guadañas penden de los manzanos.

Ahora que conozco tu rostro dentro de mi corazón, observo.

Ahora que conozco tu voz dentro de mi corazón, leo
En los acordes negros sobre una sorda página opaca
Música que no pertenece a la jaula de la música,
Donde los emblemas se mezclan con palabras que tiemblan y sangran.
Los pentagramas se arrastran con un crudo
Silencio no escrito. En un doble sueño
Debo deletrear la tormenta, la oleada que corre.
El ritmo es demasiado veloz. Las notas cambian en la oscuridad.

Ahora que conozco tu voz dentro de mi corazón, leo.

Ahora que conozco tu corazón dentro de mi corazón, contemplo.
Los muelles con sus grandes naves y arquitrabes;
La jarcia y la carga y los esclavos
En una extraña playa bajo un cielo quebrado.
¡Oh, no es una despedida, es un viaje!
Los fardos están sobre la piedra; el ancla llora
Su óxido rojo decreciente, y la larga vid se arrastra
Junto a la hierba salada, en el despliegue del sol.

Ahora que conozco tu corazón dentro de mi corazón, contemplo.

:

:

:

Resolve

Para nunca más manchar con mis dedos
El acero rutilante de tu fuerza
Me endureceré en tu contra,
Seré un escudo tensado sobre su borde.

Un óvalo severo que no será atravesado por ningún arma,
Metal extendido y moldeado contra ti.
Durante épocas iré,
Cubierta por la ronda de mi fuerza.

A pesar del cambio, inalterable
Mi firmeza invicta;
Aunque ahora vea la luna, pronta a desvanecerse,
Sola e irrebatible permanezco en la anticipada oscuridad,
Sobre los agitados husos de las hojas.

:

:

:

Louise Bogan. Maine, EE. UU., 1897-1970. Destacada poeta americana. Estudió en el Boston Girls’ Latin School y en la Universidad de Boston. Sus poemas han sido publicados en revistas como The New Republic, The Nation, Poetry: A Magazine of Verse, Scribner’s y en The Atlantic. Su obra poética se caracterizó por el estudio de la eterna disparidad entre mente y corazón, a través de la experiencia personal, aunque no precisamente confesional. Publicó: Body of This Death (1923), Dark Summer (1929), The Sleeping Fury (1937), Poems and New Poems (1941), Collected Poems 1923-1953 y The Blue Estuaries 1923-1968. También se dedicó a la prosa y a la crítica. En 1945 fue nombrada como la cuarta poeta laureada por la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, y la primera mujer en llevar dicho título.

Stephani Rodríguez. Táriba, Táchira, 1995. Poeta, estudiante de Idiomas Modernos mención Traducción en la Universidad de Los Andes. Ha publicado en Revista Insilio vol. II. Ganadora del primer certamen poético de la librería Rama Dorada, Mérida. Asimismo, recibió mención honorífica en el III concurso nacional de poesía joven Rafael Cadenas (Venezuela, 2018).

 

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on telegram
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Contenido relacionado

introduzca su búsqueda