Luisa Futoransky

Muestra poética

:

:

ζ

:

:

Con los dedos

qué se espera de un viejo? que pida turno con especialistas
que le confirmarán por si falta le hacía
el deterioro irremediable

que mate el tiempo
que sus deseos como él se jubilen sin júbilo de la vida del paso y el respiro
sus allegados, la ciudad, se vengan de sus antiguas perrerías y petulancia
le multiplican escaleras
veredas jabonosas
apenas con un alfiler
un martillito de viento le quiebran la dentadura postiza
en el lavabo del hotel
y para rematarla los duendes de la noche la tiran por la ventana
y el vecindario se queja por ruidos molestos
intempestivos
joder con los viejos
hay quien dice que huelen tan mal como los linyeras
o los muros de las prisiones
porque el olor de una clase de adolescentes en verano
voltea marea
distinto

el viejo vive en un inmenso país de gente resfriada
por el arrepentimiento y los tiempos condicionales
un país de peter pan
de principitos destronados y cochambrosos
que la parsimonia con que abren sus chequeras no ventila

país de excrecencias, temblores, toses
alfombrado de pesadillas

yo lázaro transmito
al volver de la academia
tradición obliga
preciosos mendrugos, edictos de cariño

el arcoiris se come con los dedos
el rocío aminora el mal aliento
las piedras preciosas en los bolsillos dificultan el vuelo
soltarlas en el firmamento lo aligeran

descifrar alfabetos en la forma de las nubes desempolva la penuria
tirar del cántaro
hasta que por fin se rompa
en una luminosa astilladura de partículas
para qué otra cosa están hechos acaso los cántaros
la gente
las medias
las casas
los elefantes
sino para romperse
así
de repente
y a sabiendas

:

:

:

:

ONCE UPON A TYNE: beneficio de inventario


Newcastle es
un mundo de bruma que se disipa a golpe de remo
al amanecer
galopan líneas que van de los azules
a este cristal tan transparente

el muro de Adriano con colinas verde seco y corderitos recién paridos

una pastora con cayado que detiene nuestro aliento
para que sus ovejas con las crías atraviesen tan orondas
el camino de incipiente primavera

dos gaviotas inmóviles en un poste de alambrado 

un antiguo molino hoy reservorio
de artistas que compiten por sus osadías
ante visitantes distraídos y guardianes impasibles

castillos en ruinas que se filman

despedidas de solteras empeñadas en alegrarse
y su cohorte de amigas y vecinas que se emperifollan los viernes
con tacos aguja, exiguas minifaldas, escotes que descienden
en medio de un frío mayor que no las roza

un mercado con balcón para mi navegación primera
y sin cautela en fish and chips

un museo con corchos para oler el medioevo;
los vahos de pescado y orín –sin duda-,
los más rotundos

el puente nuevo sobre el Tyne es un arco tensado en forma de cítara
blanca
que por la noche enrojece color discoteca

quedan musgo y líquenes en los muros, las paredes y las venas

crepúsculos retintos de pendencias sangrientas

Cortázar tradujo
cuanto Yourcenar se ocupó de Adriano
yo no me afano más que en hacer caer muros

y algunas veces
como viste
como ves
en tocar el cielo con las manos
y la arcilla con los pies 

:

:

:

:

San Silvestre

Desquiciada, la bailarina se fue por las ramas. Una escala de trenza,
seda y nube la condujo al paralelo de pozos y algas. Dice que así es la
vida de sirena.
A la arpista le crecieron tersas alas de fuego en las pinturas del
Louvre y la dejaron de perfil en el ángulo izquierdo de las legiones
angélicas.
La amorosa pereció en bulevares más desiertos y helados que los de
Novosibirsk. La apasionada en un hospicio, la esbelta se evaporó de
la lámpara de Aladino para nunca más volver. Todas las que no soy la
noche de San Silvestre.

Pero aún desean.

La lluvia de tanta ceniza ciega el horizonte del día después.


Moraleja, si cabe:
Los animales que no alcanzaron a entrar en el Arca (de Noé) se
alojaron en nuestro inconsciente: erinias, quimeras, dragones,
salamandras
por ejemplo.
Esta noche soy o parezco
cachorro
de ave fénix.

:

:

:

:

Delta

vengo de un río donde las aguas bajan turbias
parecería que ni se movieran
es un légamo infestado de tarariras, lampalaguas
caimanes de ojos dorados
y en las orillas
pecio

por fuerza
los amores se deshacen en ese agua barrosa
se los traga la corriente
los brazos del río cuando llegan al delta
para respirar gimen, sollozan respiran
se atragantan con los muertos

sin calificativos
sin aspavientos
el agua no es sensata ni insensata
el cariño y los detritus corren idéntica fortuna
se atoran y consumen en los ríos
los mismos gusanos corrompen las plantas, los animales y la gente
nada está hecho para durar, para quedarse, ni siquiera el mundo

no te apures

vos tranquila


2

los camalotes aprovechan
la volada
se hicieron por un rato
con el horizonte

desconfíen del celeste
y más del blanco
que para nada
es inocente


3

en manos de Monet
los camalotes se disfrazan
de nenúfares primero
y de ninfeas después

detrás del relumbrón
él y yo sabemos
que la procesión va
y riela
muy por dentro

:

:

:

:

Amanece tormenta de julio en el balcón 


huele a tormenta de verano
a rayos y centellas
a eclipse

quien dice rosal
dice bichos
y de vos
ni un fósil me quedó

¿los pañuelitos con los que pavarotti
cantaba que me amabas
quién los heredó?

lo verdadero es el sabor a trueno
a lágrima enterrada
a gusano

y el aroma del café

:

:

:

:

Mundo mujer de mundo 


lo más:

caireles
boquilla larga
mozos de frac
terciopelo
desde piernas larguísimas
enfundadas en medias invisibles
con traje estrecho
de tajo profundo
y espalda descubierta
hasta el delicioso coxis

quien no lleve esto en su maleta
que no se atreva

ser mujer de mundo también supone
un cariz peligroso
que incluye
ruleta, doble juego
aguante del bourbón
escalera caracol
espionaje
música
con voz de Frank Sinatra
de fondo
y no ver amanecer
por la mano estirada
hacia el tubo vacío de seconal

hay carnes en blanco y negro
que son enemigas del tecnicolor

:

:

:

:

Luz de invierno

Replantar glicinas
en la luz de invierno
de la apasionada
tan remota
y balbuceante
encarcelada
dentro de mí

arte lapidario:

acaso dudaban?
ocaso
y fracaso
riman

:

:

:

:

Luisa Futoransky. Buenos Aires, Argentina, 1939. Actualmente reside en Francia. Poeta, escritora y traductora.  En Francia durante diez años fue conferencista en el Centro Pompidou de París y también durante una década fue periodista en la agencia de prensa AFP. Actualmente tiene a su cargo desde 2008 la edición en español de la revista trimestrial Patrimonio Mundial de la UNESCO y realiza traducciones al español para El Correo de la Unesco. Durante cinco años vivió en China y Japón donde trabajó como periodista en las emisoras Radio Pekín, NHK y en la Universidad de música de Musashino, Tokio, como profesora de puesta en escena. Fruto de aquella estancia son sus novelas: Son cuentos chinos, premiada en España por la Fundación Antonio Camuñas y publicada por Editorial Albatros, 1983, luego por Trilce de Montevideo en 1985 y por Planeta, Argentina, en 1992, y De Pe a Pa o De Pekín a París, finalista del III premio Herralde de novela, España, y publicada también por Plaza y Janés en 2000. Entre sus libros más recientes destacan: Marchar de día, poesía, 2017, Leviatán, Buenos Aires, Argentina, Pintura rupestre, poesía, 2014, Leviatán, Buenos Aires, Argentina, 23:53, Noveleta, novela, 2013, Leviatán, Buenos Aires, Argentina, Ortigas, poesía, 2011, Leviatán, Buenos Aires, Argentina, Partir, digo, Reedición de la primera edición de 1982, con un estudio de Sarli Mercado, Libros del Aire, 2011, Madrid, España. Inclinaciones, poesía, 2011, Leviatán, Buenos Aires, Argentina. El Formosa, novela, 2010, Leviatán, Buenos Aires, Argentina. Seqüana barrosa, 2006, EH Editores, Jerez, España. Prender de gajo, Calambur Ediciones, 2005, Madrid, España. 

La selección de textos fue preparada y enviada por la poeta para su publicación en la sección poesía de nuestra edicción web.

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on telegram
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Contenido relacionado

introduzca su búsqueda