María Teresa Ogliastri

Muestra poética

:
ζ

:

Cola de plata (1994)

 

 

Libertad-Esclava

Los antiguos se sometían
al destino, no solamente los
hombres sino los dioses mismos
Hegel, Lógica

A punta de arpón clavada
aleteo bajo la luna
árbol manzano
copa ancha
flores en cimbela
blancas

presa en torre de hulla
abro cerrojos
aleteando fuerte
soplando
hasta encontrar un atajo a la ciudad sumergida

petrificada estalactita
miro insomne
desgajar un sueño

vientos sibilantes
arrastran bandadas de nubes
detrás de las montañas

si al menos hubiese una ventana
una silueta de puerta
dibujada contra el cielo
………………………….claraboya de esperanza

alumbro un agujero negro
en busca de un hombre justo
conocedor del sánscrito védico
de los antiguos mapas
donde aparece la ruta a la vertiente
que amarra los mares del globo al arcoíris

hombro con hombro
esmaltar auroras en Alaska

reventar eclipse
surfear aureolas
planetas
en busca de un piso galáctico
4400 metros de profundidad
con vista al mar Mediterráneo
en las costas de Málaga

Libertad-Esclava
¿Quedarse o salir?
¿Entrar al mundo o retornar al origen?

por años he buscado esa puerta
y sólo encuentro espejos.

 

:

 

Jonás

Entonces el Señor dispuso
que el pez vomitara a Jonás
en tierra firme
Jonás, 2-10

Salvo gracias a un pez
tres magras noches le cobijan.

Vikingo arrepentido
agorero de desgracias
yace escondido
acunado en costilla de nácar

estómago…..ácido muriático…..bilis

acolchado en nube y pétalo

subo…………..bajo
meso mi cuna
canto el Angelus
invoco protección
insuflo un sueño
sueño de titán

creo un hombre
me demoro en los ojos
ojales del alma

se asoma a mi aurícula izquierda
resopla
grita
intenta salir por mi boca

clava la punta del zapato
sobre la trompa de Falopio
busca un resquicio de puerta
una hendidura pequeña

quiere nacer
vientre de mamífero
prepara sopa de aleta
pizca de pimienta provoca el estornudo
inicio las contracciones
exploto
me expando
bingbang

arrojado en la arena
se arrepentirá de haber nacido
implorará volver
a las entrañas del monstruo

rémora eterna son los hijos
asidos a un hilo de cometa
revienta los caballos del carruaje

:

 

:

Polo Sur (2008)

 

 

Lecciones del lobo

a Alexis Romero

Sé que debo quedarme quieto
y no chocar contra el iceberg

mi doble surge del alba
viene tras las hojas

la enfermedad siempre estuvo ahí
en la memoria

los lirios causaron el desequilibrio

sobre esta roca granítica
ya nada puede restaurar el orden

fallas en el oxígeno
traen el eclipse
pero la niña no puede verlo

cuando alguien nos ama no podemos irnos

imposibilitado
aprendo del lobo
que se entierra en la nieve y espera el día

 

:

 

Legado del anofeles

 

Tomaba whisky
mientras narraba historias de la selva
y soñaba con un viaje en bongo
del Amazonas al Polo Sur

las iguanas me inspiraron
con sus cuerpos saurios tendidos en las ramas
excéntricas como una estrella pop
persistiendo en el tiempo

aprendí a navegar con los indios
quienes me cambiaron por una carreta de leña
por mi destreza en el agua y la psique

conviví con el anofeles
con su probóscide
el paludismo y la videncia

y vi mi vida a distancia
siempre a la búsqueda de quien fue mi madre breve

en ese mundo perdido
no estaba permitido mostrar el dolor

 

 

:

Del diario de la señora Mao (2012)

 Pies de Loto

Mi madre me aseguró
que vendar mis pies traería buena fortuna
y que pasado el dolor sería hermosa

esa mañana los pasteles de arro
amanecieron intactos
los espíritus no vinieron

el vendaje fracasó y mis pies quedaron
torcidos como un árbol antiguo.

el regreso de los cisnes salvajes no trajo mensaje alguno
¿seré emperatriz después de este dolor?

mi madre respondió
la mente del hombre es un caballo desbocado
déjalo correr sin bridas y será una montaña
si aprendes a someter tu voluntad
en primavera llegarás a esposa

ni sirvienta ni manceba
seré emperatriz de China
con súbditos y vasallos a mis pies
cien mil cabezas caerán a mi izquierda
y diez mil a mi derecha
y si mi mano temblara
la cortaré

:

 

Brotes de alfafa

Mi madre era de bambú
cuando la brisa movía su falda
veía las marcas en sus piernas delgadas

mi padre tomaba la cintura de sauce
y la zarandeaba como a una marioneta sin hilos

la última concubina
haría todo el trabajo de la casa
si no tenía un hijo varón

los pies de mi madre eran una carreta
andaban……andaban……andaban
sin cansarse

la recuerdo tumbada en la hierba
cerca de la pequeña alberca
donde nadaban los patos

con una jarrita de porcelana recogía agua
y me acercaba hasta donde ella estaba
para regar cada dedo
cada brote de alfalfa

fue la única vez que la vi sonreír
ese es el recuerdo más antiguo que tengo del amor

 

:

:

Inédito

 

Racionamiento

En la fila una mujer grita:
Llegó harina.

Pienso en panecillos horneados.

Poco después oigo:
Solo queda arroz.

Pero mi alegría es vana.

Van a sacar azúcar.
Oh! Milagro. Esperaré.
Escucho las palabras en rebote:
Se acabó la azúcar.

La cola comienza a deshacerse.

Persisto. Algo van a sacar más tarde.
Al final una mano me entrega un pollo.
Salgo de allí con mi tesoro.

En una librería cercana
un amigo se atreve a leerme un poema largo.
El poeta no sabe por qué me despido.
Lo prosaico de mi huida me hace sentir culpable.

Hay que vivir en un país con hambre
para entender cómo se puede romper
la simetría de un poema
por un ligero goteo de vísceras y sangre.

 

 

:

María Teresa Ogliastri. Los Teques, Venezuela, 1952. Poeta. Licenciada en Filosofía por la Universidad Central de Venezuela. Es autora de los libros de poesía Cola de plata (1994); Nosotros los inmortales (1997);  Brotes de alfalfa (2007); Polo Sur (2008) y Del diario de la Señora Mao (2011).  Su libro Polo Sur fue traducido al inglés por la Editorial Settlement House, Washington D.C., 2011. La fotografía de la autora es de Manuel Reverón.

Contenido relacionado

Archivo

introduzca su búsqueda