Medusa decapitada

María Dayana Fraile

:

:

:

En Medusa decapitada, Venezuela puede leerse como la catastrófica Tebas y el covid 19 se parece cada vez más a la peste que Apolo envío como castigo. Músicos de death metal y Lady Gaga aparecen y desaparecen como deidades ctónicas y olímpicas mientras que el carruaje de Hades es reconocido en un video de Radiohead. El perro Jackson es Argos y G. un nuevo Odiseo más. Por su parte, Estados Unidos no es la Arcadia. Mujeres criminales, mujeres inocentes, mujeres culpadas que son y no son Medusa. Interlocutores virtuales que actúan como oráculos de Delfos oyendo confesiones como esta y que de algún modo son una suerte de coro fantasmagórico y con filtros: «Creo en los mitos y desde siempre he actuado/ como personaje de la tragedia griega,/ sacándome los ojos en público/ y colgándome del tubo del armario, ciberamigo» (75).

María Dayana Fraile ha escrito un libro tan contemporáneo como Eurípides y lo que ha hecho es darle una vitalidad a las pesadillas que nos definen como seres humanos desde el exilio de casi todos los héroes y heroínas griegas, la culpa, el reconocimiento, pero también los modos extremos de la justicia y la verdad que es finalmente Medusa. Su «Autobiografía estética mínima o burbuja de chicle» (84) es una de las más impresionantes autopoéticas de la poesía latinoamericana contemporánea y en el modo de leerse está al mismo tiempo una época que comienza y termina con nuevas guerras de Troya.

 

Héctor Hernández Montecinos

 

 :

:

.

M.

 

 

 

medusa decapitada

La cabeza de Medusa cayó al suelo y,
en esta versión de la historia,
se desatan ventiscas y lluvias breves.
Medusa ve todo desde el suelo en el cual yace,
y maldice en grave agonía.
Mis manzanas,
me han robado mis manzanas envenenadas.
Una nota en la nevera implosiona el mediodía.
Medusa fue interpelada por las autoridades
debido a la corta extensión de su falda.
Medusa se fugó con un surfista de enrevesados dreadlocks.
Y Perseo es el chico que juega futbolito en
la cancha del colegio.
Medusa es una figura mortal.
Dibujada en tinta durante la autopsia.
Esta es la triste realidad.
La luna sonríe, hueca y rodeada de nubes.
Perseo no alcanza a meterla en el saco.
Las sirenas empiezan a cantar
y logran raptar al semidiós.
Perseo se pierde encapsulado en una burbuja
que es como una escafandra antigua.
Perseo se sumerge hasta las profundidades del océano
para nadar con las sirenas.
Las canciones de las sirenas son horripilantes
pero efectivas.
Atraen a los hombres como la miel atrae a las abejas.
Un juego de seducción,
inmanente a estas profundidades,
empieza a florecer como orquídeas desatadas y marinas.
Algas desenfrenadas.
Postal de acuarios de focas minusválidas,
en Woods Hole, aquella vez que nos quedamos como
perdidos por las piscinas
en las que se realizaría el show de las focas
con sus entrenadores.
Durante ese viaje estuve en una playa de Massachusetts.
La caseta del salvavidas estaba a la vista, en medio de todo.
Como una cosa roja y sólida mordisqueada por el sol.
Un sol breve y casi primaveral, aunque estábamos en verano.
Me dibujo una aureola de santa.
Una penetrante luz dorada envuelve mi cabeza,
como si yo fuera una figura divina.
Una breve estampa de la santidad.
Porque nos encontramos en el amanecer,
un idilio dorado, en la cintura del cuerpo de Medusa,
una liviana cadena sosteniendo sus caderas
y el paisaje soleado.
Y porque nos encontramos en su espalda,
poder crepuscular,
lejos de todo,
lejos de la penumbra gris de la neblina sucia.
Cruzamos su espalda como los mochileros
que duermen en hostales
y comen pepinillos en conserva.
Colón no era más que un fan de los viajes de Marco Polo.
Con toda la devoción que la cultura impresa representaba.
Colón roto,
con los bolsillos desgarrados, arruinado de luz solar,
angustiado de realidades, pensando en el gran viaje.
Me dibujo una aureola de santa.
Marco Polo no era más que una fantasía.
Medusa era la verdadera realidad.
La dueña de las más terribles catástrofes.
La razón por la que lucharíamos por mejores tierras.
Pétalos iluminados con el rocío e ingeniería
de vapor de fantasía,
El tren susurra chispas a lo largo de todos los rieles.
Hasta que inventaron el crédito
y todos se convirtieron en usureros.
Las sirenas descansan distribuidas en la arena
como en una postal del paraíso, entre los
islotes de los cayos, como una colección de esmeraldas
aderezadas en una gargantilla.
El alma es un concepto indeseable, casi cursi,
Me dijo el estudiante de filosofía.
Mis pinturas preferidas:
las que tenían personajes con grandes aureolas
pintadas en un dorado que recordaba al oro puro.
Soy el futuro. Todos escriben palabrotas en las nubes.
Carrusel de bistecs alados.
Me dibujo una aureola de santa.
Lorena Bobbitt,
nuestra compatriota más famosa de los 90’s
le cortó el pene a su esposo y no fue nunca a la cárcel.
Nacida en Ecuador y criada en Venezuela,
sale en un documental llevando la vida perfecta.
Yo no mataría a mi esposo ni en los poemas.
Lo mantendría errante de la sala a la cocina
y de la cocina al comedor,
escuchando The Beatles.
Preparando el desayuno.
Tiembla en Medusa el cielo.
Sus serpientes se electrizan con la medida del alba,
en un suspiro limpio.
Blancos tulipanes la adornan.
48 serpientes la consagran.
La cabeza de Medusa cae al suelo y,
en esta versión de la historia,
se desatan ventiscas y lluvias breves.
Superamos a Medusa.
Lorena no usurpa si no a Crono, el gran titán,
en esta rebatiña de figuras griegas.
Los griegos nunca hubieran permitido
que Lorena Bobbitt hubiese sido juzgada como inocente.
O quizás, me equivoco.

:

:

:

:

:

origami

Si doblas una esquina del papel
podrías ser el héroe de esta historia
y terminar paseando en un velero de madera y lino.
Testimonio hendido para sí mismo, arrebolado
entre las olas de los grandes periplos
y los despropósitos de un metarrelato.
Navegamos por las costas de blancas burbujas de champaña.
Soy la poeta que clavó arpones de cielo
en el lomo de la ballena de pesadillas.
La de los nudillos derramados
en arrecifes devorados por el sol.
Mi flow era el de los peces de escamas plateadas
dibujadas sobre la espuma.
Los paisajes modernistas dieron paso
a los edificios de jengibre y a las cajas de fósforos pintarrajeadas de color rosa.
Disección de ballenas de ámbar
o la ilusión de navegar en sus vientres,
de vivir en sus cuerpos
como si fueran un solo cuerpo
ensartado en el progreso de las ciencias.
Rayo láser de fantasía.
Ropa interior sagrada para el verano.
Sable de luz.
Violenta pluralidad de los juegos del lenguaje: la diosa ballena fue representada por los marineros de brazos tatuados.
Tarros de grasa de las aletas acumulados en el kitchenette ultrasónico de mi corazón.
Yo no sabría ni qué decir.
Me adueño de todas las estrellas en el firmamento.
Irradiación de palabras sobre los insectos de peltre.
Lo siento.
Me fui caminando por las aceras
y no encontré nada que valiera la pena.
Sin embargo, este pueblo es arrechísimo.
Y cito palabras criollas como si esta ristra
fuera regionalista y vanguardista al mismo tiempo.
Encontré puertos y marinas
dibujados en los espacios en blanco
de esta carretera intercostal.
El maquillaje de las avenidas
cada mes se manifiesta menos recatado.
Rubor, mascara, gloss, polvos varios.
Este pequeño pueblo
se delinea los labios con un creyón rosa
y luego se tiende en la arena
a tomar el sol con su vaginita primordial,
esperando el tiempo de los que nunca vendrán.
De los que claudicaron.
De los que no supieron manejar el motor de la realidad.
Tengo yates y otras lanchas en la punta de la lengua.
Esto no es un manifiesto.

:

:

:

:

:

coyotes

G me envía dos fotos que tomó en el campo de golf.
Solo se aprecia una silueta de alegres coyotes
y los árboles caen como rayos
construyendo pesadillas suburbanas.
He sido castigada todo el año por las tormentas
con nombres de personas.
Me siento bien rodeada de la naturaleza, sin embargo.
Somos nosotros contra el mundo,
con nuestro altar de caracoles de isla Margarita,
piedras de una playa de Cape Cod,
postales de escritores famosos,
un pequeño busto de Homero
y una estampita de la rosa mística.
Vi el carruaje de Hades en un video de Radiohead
(encendido en fuego).
Yo parecía un ciervo tiritando ante las llamas del carruaje
y sostenía el control remoto del televisor entre los dientes.
Radiohead siempre me arrastra
hacia la guarida de los dioses subterráneos.
G me besó cruelmente.
Hay una ciencia para enriquecerse,
disparando estrellas.
Solo encontré su sombra durmiendo
en el jardín de flores renacidas
Pude cortar el miedo con un cuchillo.
Esa noche soñé que renacía lacerada por la abúlica mirada
de los coyotes.
La experiencia de la muerte es la experiencia de lo eterno.
Pero la experiencia de lo eterno son 8.030 e-mails en el buzón
de entrada, sin abrir.

:

:

:

:

:

spring break

Abril usa bermudas y escupe burbujas en el parque.
El ritmo de las horas es un asesino de gestos crueles.
Algo así como un reino perdido en la punta de la nariz.
Matutina vigilancia de las venas azules
esparcidas por mi pecho como constelaciones.
Soy una esclava de tu respiración.
Primavera de ruinas domesticadas:
he caminado por las arterias del mediodía
cuestionando el orden corporativo del aire.
Las estaciones recogen el trigo
y las frutillas de sus lechos marinos
o la cabellera de una fría gorgona.
Corazones en almíbar o estampas hogareñas electrocutadas.
Spring Break
No se trata de la película en la que aparece James Franco masturbándose con metralletas
y adolescentes con capuchas de terroristas.
La realidad dista mucho de eso.
Una semana para lavar la ropa
y organizar los gabinetes de la cocina.

:

:

:

:

:

tijeras de punta roma

El horizonte es una línea imaginaria
que se aleja a medida que me acerco a ella.
Los coyotes temblaron en mi respiración
desde el principio.
Los años cincuenta son considerados
la edad dorada del futurismo.
La tecnoutopía reconciliaba el plástico
y el diseño de tupperware con el sueño americano.
Poemas de amor en cruda exposición,
viviendo en mi patio de bombillos rotos
con luciérnagas destrozadas.
Las imágenes futuristas
y el espacio de la tradición confluyen eternos.
Una fiesta en la página en blanco
y un castillo de comas en el espacio sideral:
unas encimas de las otras como sombrillas de tiempo.
Soy una nube de poemas y series de Netflix,
una nube ensamblada con todos mis recuerdos.
Soy un jardín de plantas encendidas.
Soy el futuro.
Nunca el tiempo pasó más rápido.
No puedo creer que llevo cinco años guardada en este ataúd.
Yo ingresé a la verdad psiquiátrica:
un culto a la claridad o una secta de nimbos.
Miseria simbólica.
Una valentía de tijeras de punta roma.

:

:

:

:

:

poesía menor

Ok. Soy una poeta menor que escribe una poesía menor
para un país menor.
Me deprime esta organización de la realidad literaria y,
sin embargo, continúo escribiendo
como una palmera omnívora.
Mi fantasía sexual más extrema
es robar la casa del lenguaje
y morder la tipografía Times New Roman.
Este juego mental se acabó.

 

 

 

 

:
María Dayana Fraile.
Puerto La Cruz, Venezuela 1985. Licenciada en Letras por la Universidad Central de Venezuela. Obtuvo una maestría en «Hispanic Languages and Literatures» en University of Pittsburgh. Su primer libro de cuentos Granizo (2011) recibió el Primer Premio de la I Bienal de Literatura Julián Padrón. Su cuento «Evocación y elogio de Federico Alvarado Muñoz a tres años de su muerte» (2012), recibió el Primer Premio del concurso «Policlínica Metropolitana para Jóvenes Autores». Su poemario Ahorcados de tinta (2019) fue publicado por CAAW en Miami. Escritos de su autoría han sido incluidos en distintas muestras de narrativa venezolana como, por ejemplo, en la Antología del cuento venezolano de la primera década del siglo XXI, editado por Alfaguara, y el dossier de narradores venezolanos del siglo XXI editado por Miguel Gomes y Julio Ortega, publicado en INTI. Revista de literatura hispánica.

La obra que ilustra este post fue realizada por el artista mexicano Carlos Salazar

Contenido relacionado

Archivo

introduzca su búsqueda