Milagro Melean

Inéditos

ζ

:

 

enciendo mi cabeza en el agua

                           deambulo sosteniendo el secreto de las garzas:

………………………………………………….sucedió una tarde, me dijeron que el techo se
………………………………………………….demora siempre, que el barro suaviza
………………………………………………….la historia de las patas

de pronto tengo recuerdos de aves

tumultos de flores en las mejillas

flores que nunca he tocado

sorbiendo leche primordial/intuitiva

describiendo la marea en una botella

de manos entre el cielo y los ecos

escuchando la llovizna de caballos

galopando en el sueño,

en una tierra oculta

:

:

:

:

virutas en el espacio dicen tu nombre

y les regalo la voz timbre del norte,

sostengo en mis hombros

la cabalgata de los cielos profundos

canción de los rostros que recuerdan el laberinto:

………………………………………………………….hecho de flores cristalinas; sin el
………………………………………………………….movimiento de la marea que
………………………………………………………….acostumbra la piedra a la caricia

y ahora es quietud

las formas que deja

el viento ausentado

:

:

:

:

a Freddy Yance

acompañado sostengo el mundo, los colores
del fuego descubren el ocaso, tiemblo solo de
estarlo lejos-cerca-separado

reposo en el rincón de la sala, alguien viene
de lejos, no distingo su voz nueva-o vieja-o
desconocida

me amaron en la casa de flores y albahaca,
alguien lavó mis pies en la grama sobre el
verdor del corazón de la jardinera-madre

conocí los techos de fuego en la noche, la voz
siempre era gota y duda clara

vierto mi risa en el ánfora de ellos, la beben y
no es de sed su deseo

no es de sed la cercanía, es natural la
invocación que amo

las palabras vienen con el signo del consuelo,
ay que vierto el espíritu humano que me diste

espíritu que soy que palpita que se mueve
que canta y viene a lo eterno

maravilla solar, anuncio del recuerdo en la
mañana que descubres pasando desandando

acariciando

:

:

:

:

vuelve el augurio que comienza leve de
vaivén o rosa de la calma

en mis manos la piedra no alcanza y se
inunda el deseo de la aurora, instante de
quien abraza la tierra-madre

sé que traes escondido un regalo, dijiste que
viene la casa abierta-dulce-limpia

con olor a canela imaginada/inventada
errante/desposeída en el recinto de mis años  
de almíbar

jugábamos descalzos en la sombra,
escuchando los sapos en la madrugada

espantabas a las brujas en medianoche-o en
el sueño y volabas de nuevo a mis sábanas

escuchamos el canto de torcaces-mansas-
distraídas-solitarias y escribiste mi nombre
en el libro

deseando soñar lo verdadero, deseando
escribir el sueño

:

:

:

:

te sentabas como una garza negra en la
distancia

y me viste distinto

amando lo que somos, auscultando el recinto
de la noche

las hojas siempre entran con la puerta abierta

:

:

:

:

a

abro mis manos

descubro el mundo

huella dactilar / movimiento oceánico

sonrío de compañía adentro

soslayo tu pasado en el mío

levanto la frente

bebo el sol también sonreído / estático si corro en su dirección

ahora todo es nacimiento:

destapo estos senos blancos de niña

estos hombros masculinos

axilas en surco

el mundo visita mis poros

con el polvo joven virgen ancestral

emerjo de este silencio

en el borde: un pétalo extinto de esta era

amo la crisálida deshabitada que no conocía

que palpitaba con la oruga,

desnudo mis pies

la arena como lava

el piso de tu corredor / nube sólida

dentro de mis uñas:

un navío que ha encontrado

la fórmula del regreso

:

:

:

:

b

mi semejante va desnudo de época

beso sus manos pájaro apurado sudoroso henchido de ramas

beso sus pies clementes

escucho el rocío dentro del caracol antiguo

amo con los huesos diapasónicos

mi semejante va desnudo cantando el peligro

y sobre su frente brilla la polvareda

su memoria es mía y no conozco su voz

su memoria es mía y no sé quién es su madre

su memoria es mía y llevo su maleta / vacía / pesada

amo su queja de poema primitivo

respiración inocente trascendente

volviendo al recreo del sueño

:

:

:

:

c

mi cuerpo abraza para siempre

esta escritura primitiva

sacude el sudario

sustituye el mazo en las cavernas

se bebe el fósil del extinto

recuerda en la estrella el camino del navío

atestigua el sendero de un castillo blanco

y minotauros resplandecen de belleza incauta

paseo en los charcos de mi vejez

desbordando las trinitarias verdes desbordadas

mi cuerpo abraza para siempre

estos huesos

de ciencia oculta

de casa desnuda

de Catatumbo a media noche

:

:

:

:

a mi madre

d

canto en la cima del mar

es mi voz un huracán suave

que tritones mudos inventaron

canto y la sal sigue su cauce

se remolinea el ojo del almirante tuerto

–persigue el canto, dice la tripulación

–escucho el canto, dice sonriendo, sumergido en una plegaria hacia los astros

mi canto es un pájaro gris violáceo congelado

es ánfora de malta

cocuyo distante en el cuento de mi madre

frutas esparcidas es mi canto

memoria del sueño es mi canto

transgresión del ángel es mi canto

y sale como un endriago dulce

hacia el pecho de la espiga

:

:

:

:

H u e l l a  P r i m i t i v a

 

estoy en el confín desolado sobre hogueras de
crisálidas que crepitan de silencio si hay brisa o
bostezo de espiga sujetado en el vientre de los
años  en el recorrido del insolente pájaro
tornasol suspendido en el eje de las
constelaciones que cantan en la mañana sin
memoria inundada de misterio y los hombres
mudos se lanzan en la tierra dormida cantarina
desde el sueño con la invocación de la tierra
prometida escondida donde pájaros sueltan el
último relincho junto a  plegarias de hombres sin
rostro dibujando líneas del mapa guardado en el
bolsillo de quien recorre con sus dedos el
continente  hablando el dialecto de la madre a
solas
como descubriendo una perla robada o
contando un sueño de culpa a la maestra más
tierna en la infancia de humo

y este es el confín de lo solo el último lugar en el
destino de hadas y se ríe con el cielo encendido
reiniciando la memoria en el paso de los días 
horas siglos o alguna ventisca que ha perdido la
brújula atrapada para siempre en el bostezo de la
espiga

y es este el último confín ya olvidado donde la
tierra amanece para siempre dormida o
descansada o silenciosa después del ocaso

:

:

:

:

me deslizo por la huella azul en el bosque
crecido hacia el volcán de tu voz cuna mágica
poema circular y blanco que conoce el misterio
del movimiento y son cuchillos que alguien
lanza a los engranajes de una rueda hecha de
espuma y algas hechizadas por el bostezo de una
burbuja                       y es tu voz cuna mágica esa
llave que duerme a las fieras       el timón del
navío ciego que ha roto el norte y el regreso

tuve un sueño y era yo un ser minúsculo venías
de noche con una canción insinuada en los labios
atravesada con tu espíritu de fogata antigua
suponiendo el regreso de Guaicamoto o Chipi-
Caculhá o Raxa-Caculhá en alguna colina del
mundo convertidos en montaña cantada al infinito

:

:

:

:

E c o  d i á f a n o

 

sin mecerse

la luz líquida se oculta

sobre flores del recuerdo celeste

y alguna nube canta desde el pasado

aquella música que se mueve en la memoria

a mano alzada detrás del ocaso inventado por pájaros

mientras a siete millones de kilómetros el gesto se repite

inundando de misterio el follaje que morado ansía el rocío

me detengo: es color ceniza la epidermis del agua ondeante

que se aleja lentamente cual corpúsculo divaga en el aire

y una flecha de luz se extiende elástica desde afuera

es la metapiel del espacio que dialoga con el rayo

memorizando el movimiento de lo minúsculo

hacia esas voces de destellos que suceden

para ahuyentar lo oscuro en lo tierno

y las ondas del agua reciben luces

después del ojo que vigila

el eco transparente

meciéndose

:

:

:

:

 

Milagro Melean. Maracaibo, Venezuela, 1994. Licenciada en Letras Hispánicas por la Universidad del Zulia. Ha publicado el libro Del otro lado del ojo (Sultana del Lago, 2018). Obtuvo una mención honorífica en el III concurso de poesía joven Rafael Cadenas. En el Centro de Arte Lía Bermúdez fue facilitadora del taller de creación literaria Vuelta a Casa. Algunos de sus poemas se encuentran publicados en revista como Letralia y La Náusea. Actualmente forma parte del proyecto audiovisual La casa andrógina, cuya labor es conversar y desglosar la poesía venezolana, como también entrevistar a poetas y artistas del Estado Zulia. 

La imagen que ilustra este post es obra del artista venezolano Daniel Duque.

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on telegram
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Contenido relacionado

introduzca su búsqueda