Miranda Guerrero Verdugo

 

Adán y Eva o las desventuras de los amantes

 

Los primeros Geeks

:
:

i

Adán fue el hombre más triste de la tierra.
No sólo fue el primero en enamorarse.
sino en dejar de estarlo.

:

ii

Muy pocos saben que el origen de Eva
no se remonta al creador, sino a Adán,
cuando en una noche de hiel,
el hombre buscó compañía,
mientras el dios conciliaba el sueño.

:

iii

—De tu costilla saldrá la mujer  —dijo él.
—y de ella nacerá todo… —susurró Adán.

 

El fruto de Eva

:
:

iv

La primera vez que Eva se puso celosa de otra mujer
fue al ver su reflejo en un estanque.
Asustada de que Adán pudiera amar su cuerpo en otra carne,
más cristalina y pura, Eva se lanzó al agua.

 

 

Las costillas de Adán

:
:

No quiso salir de ella hasta que oscureció.

:

v

Entre los placeres que Dios se le olvidó borrar
estaba el ombligo que tenían sus hijos.
No sólo guardaba el origen del mundo,
también era una dirección hacia sus pasiones
cuando las manos iban más allá de sus confines.

:

vi

El día que Eva nació,
Dios dijo:
La mujer fue una creación del hombre.

—¿Entonces dios es una mujer? —preguntó Eva.

Silencio

 

Los primeros seguidores

Miranda Guerrero Verdugo. México, 1993. Estudió la carrera de Letras Hispánicas en la UAM Iztapalapa. Su carrera artística resulta ecléctica, pues se ha dedicado tanto a dramaturgia, narrativa, poesía y la creación de collages. Ha publicado en diversas revistas electrónicas.

Contenido relacionado

POESIA

De barro

Ernesto Cañizalez

Archivo

introduzca su búsqueda