Persona

Clared Navarro Cejas

 

:

COMO GRANADA MADURA SE PREPARA PARA EL ESTALLIDO,
toda ella es vistosa en colores, y su vientre alimento oscuro para los pájaros. Toma la manzana y se pregunta por el origen: también en su centro hay una semilla estrellada. La caída rompe la fruta enrojecida, y esparce su legado por todas las cosas. Henchida de orgullo,
la mujer aprende a caer definitivamente,
aprende a parir siempre con dolor.


 

Eva

He aquí que soy sangre de la sangre
del hombre que entre las astromelias canta
y es amado entre las bestias del Jardín

Henos aquí desnudos y bienaventurados
pues todo nos ha sido dado en abundancia

Soy fruta fecunda para mi hombre
pronto habré de hinchar mi vientre con orgullo
y bajo su brazo haré nacer la descendencia

Y no habrá fruta
que no tomen de mis manos con dulzura
ni tiempo en que caminemos
avergonzados de nuestros cuerpos

 

II

Hemos caminado en silencio por el Valle
en mis senos el agua del río ha salpicado
y me ha bañado bellamente

El hombre acerca frutas a mis labios
higos….uvas….dátiles
muerdo de sus manos las delicias
a la sombra de los araguaneyes

Solo una fruta no he comido
y no hay en mí deseos de la muerte
y no hay en mí temor al desnudarme

Le he dicho esto al amado
reposando frente al río que fluye
y fue la tarde y la mañana
de los primeros días

:

:

María Magdalena

He aquí que he sido despojada de los demonios
pero confieso que en mi seno he escondido uno

Toma forma de hombre poseyéndome
y en el lecho me abre como libro sagrado

Aquellas palabras que no puedo leer
las he oído de los labios del Mesías:

El demonio que escondo entre las sábanas
al que cuido presurosa en las noches de fiebre
habrá de tomar forma de hijo varón, primogénito

único heredero del reino de los cielos y las tinieblas
vendrá una vez a la Tierra
solo una
a mostrar a todos la resurrección de la carne
y sobre todos lloverán copiosos mis pecados

 

:

Medea

Yo,
encantadora de serpientes
madre funesta de dos hijos malditos
sello mi sino de desastrosa morada

Ay,

¡Qué gran mal el amor es
para los mortales!

Son ustedes, hijos míos
fruta madura en su edad temprana
y estas tinieblas no os pertenecen

Su inocencia es el manto que oculta
las pasiones que desbordan mi locura

Tienen manos pequeñas y sagradas
dignas de los más honestos regalos nupciales

Ardan como arde el palacio que nos cobija
o el hogar usurpado de vuestra madre-tormenta

Ardan con la mujer que,
osada,
toma lo que es mío

Vuelvan a mi vientre oscuro
como marca indeleble de ceniza
de donde nunca debieron haber brotado

:

 

BROTA DEL FONDO DE LA TIERRA Y EN EL DESIERTO LEVANTA EL POLVO,
asiente contorsionándose por la arena, aún sin consumar su respuesta, y lleva la mala palabra en la punta de la lengua. Sube por las piernas en agradable movimiento y seduce al caminante que cede sin violencia.
¿Acaso no es cualidad de las deidades la persuasión y la matanza?

:

Olga Orozco

Qué terrible sino me circunda
por las noches justo antes del sueño

Atrapado en el surco de mi mano izquierda
-aquella que promete larga vida e hijos-
toma forma de pelo negro, de hilo oscuro
llamándome a ser una que desconozco

Me habla sigiloso en mis horas oscuras
me dice desde las cartas que he de convertirme en basilisco
yo siseo para acallarlo de manera serpentesca

Tomo forma de hombre y mujer abrazándose
y mujer clavando los colmillos en su presa
hasta hacerse una
larga, sola y maligna
ante la noche que se abre como una granada

:

:

Dalila

…………………..Sansón, hombre aguerrido
…………………..descubre para mí tu corazón oscuro

Tuya es mi voz, que canta desde adentro
Te cedo mis manos, hasta ahora virginales
y sin hombre

…………………..Sansón, hombre aguerrido
…………………..descubre para mí tu corazón oscuro.

Es fuerte tu cuerpo
y hermosos tus cabellos
como un río lúgubre que cae sobre mi regazo

…………………..Sansón, hombre aguerrido
…………………..descubre para mí tu corazón oscuro.

Siete hilos para atar tu desdicha
siete cuerdas que habrán de condenarte
voy cortándolas una a una
haciéndolas un nudo

…………………..Sansón, hombre aguerrido
…………………..descubre para mí tu corazón oscuro.

He aquí mi venganza,
hombre mentiroso:
por cuatro mentiras tuyas
cuatro verdades mías

Fui yo la que se unió a los filisteos
Fui yo quien cortó tu melena
Fui yo la que codició la plata
Fui yo quien puso precio
a tu corazón oscuro

:
:

 

Eva

III

Hoy he sentido su siseo incesante en mis talones
la serpiente tiene andares oscuros
que desconozco
lenta se cuela en mi descanso

El cascabel calma mis miedos
cuando se hace oscuro
y no hay Dios
ni hombre

Vino a contarme del árbol que no toco
su fruta brillante bajo el sol
roja
como cada mes
bajo mis piernas

Me he quedado dormida
oyendo la historia

:

 

AL PATRÓN HA DONADO SU SANGRE Y SU VIENTRE NEGRO,
a cambio de elevarse por la noche copulando. Vuela sin cuidado sobre las frentes dormidas
llevándose aquello que evoca su deseo. Su risa eufórica llega a través del viento pesado.
Es la bruja, la cuerva, el fantasma nocturno.

 

 
:

Olga Orozco

No tengo descendientes. Mi historia está en mis manos
y en las manos con que otros las tatuaron
Olga Orozco

Doy fe en este poema
de que he sido siempre un monstruo
de que no me gusto
y, sin embargo, me celebro.

Lo que fui de niña lo sigo siendo
se ha acentuado con los años
ahora, desde la jaula,
me miro las manos
y reconozco en ellas mi futuro
escrito en los surcos desde siempre

Entiendo que he tenido la oportunidad del crecimiento
y no he hecho más que impedirme la salida de mí misma
de esta propensión de perro muerto
de perra muerta de miedo
ajena a la vida
que se me muestra siempre

diáfana,
……….directa,
…………………..sin tapujos

claramente
en las manos

:

 

Lilith

Alargada por la luz me he visto parecida a ti,
serpiente sugerente que me lo ha dado todo

Sube a mi regazo en caricia lujuriosa
encuentra en mi pecho izquierdo el músculo latente
que determina que soy mortal y que sangro

como el Mar Rojo es mi sangre
vacilante por las venas que remedan tu siseo

Tienes la piel fría y oscura
y yo te idolatro por sobre todas las cosas
de este exilio programado

por sobre todas las cosas
del Edén que repudio
orgullosa

 

 

 

:
:

Clared Navarro Cejas. Valencia, Venezuela, 1992. Estudiante de la Pontificia Universidad Javeriana de Colombia. Fue directora de la revista La Tuna de Oro editada por el Departamento de Literatura de la Dirección Central de Cultura de la Universidad de Carabobo, donde cursó estudios de Lengua y Literatura en la Facultad de Ciencias de la Educación. Dirige la revista colombiana La Caída. 

La imagen que ilustra esta entrada fue realizada por Cornelis Floris II e intervenida por el equipo de POESIA.

Contenido relacionado

POESIA

De barro

Ernesto Cañizalez

Archivo

introduzca su búsqueda