«poemas aconceptuales» de Magdalena Chocano

Teresa Cabrera Espinoza

.

.

1

poemas aconceptuales (Salto de Mata, México, 2020), como trabajo poético y como expresión de la autoría de Magdalena Chocano (Lima, 1957), amplía el espacio de lectura del poema, profundizando el camino de la tensión del tiempo presente que recorren los textos de objetos de distracción (ediciones insólitas, 2016) y la renuncia a cualquier secuencialidad narrativa que asome en el poema, como ya proponía laberinto (objetos de distracción & laberinto, ediciones imaginarias, 2017).

.

Así, los poemas aconceptuales nos colocan frente a acciones sin lugar ni sujeto, casi sin situación, desafiando los reflejos más elementales del ejercicio de lectura: encontrar ritmos, identificar un habla, establecer una relación subjetiva con ella, o avanzando en complejidad, detectar las determinaciones históricas o políticas del poema, atender al despliegue de su espacialidad y su temporalidad, quizá hasta mapear sus gestos compositivos y léxicos. Decir que los textos desafían estas convenciones (o estas malas costumbres) no quiere decir que las eliminan, sino que las desplazan, y eso es lo que les confiere a los textos el carácter escurridizo al que se ha referido Tania Favela durante el lanzamiento del libro, en diciembre de 2020.[1]

.

En esta medida, el conjunto se aleja de lo legible, y en ese trayecto define su ética. Ese alejamiento de lo legible no nos conduce a un oscurecimiento simbolista ni al regodeo en la abstracción, sino a una suerte de sinceramiento cognoscitivo: la realidad a la que renuncia el texto es un orden producido mediante esfuerzos de control, un orden en el que el lenguaje no participa de modo inocente y en el que el concepto puede funcionar —y de hecho funciona— como parte de un engranaje de disciplinamiento: disciplina el pensamiento y disciplina la representación.

.

En la poesía, la normalidad de las formas “puede causar a algunos contento”, ha señalado la autora, en conversación con la editora Tania Favela y el crítico José Ignacio Padilla. Esa normalidad formal, por el contrario, produce en la autora insatisfacción, una sensación que suele asociarse con la insuficiencia, pero que en este caso propongo remitir a la inquietud. Nos encontramos en poemas aconceptuales con un pensamiento inquieto que abre la elaboración poética a la posibilidad como un espacio para contestar o resistir a la realidad dada. Un pensamiento inquieto que procede mediante el juego y el absurdo, un camino por donde el impulso reflexivo se detiene no porque se agota, sino porque su propia interrupción es la marca de su pura potencia.

.

2

Si un mapa conceptual es una herramienta pedagógica, el texto aconceptual, específicamente el poema aconceptual, irrumpe como un recurso para evadirse de la comprensión. Veamos el poema que inicia con crueles abtrusidades (p. 24): “escurridizo el todo, fijas las partes”. Si un mapa conceptual quiere facilitar la comprensión produciendo conexiones, un poema aconceptual produce alteraciones en las asociaciones léxicas, sensoriales, cromáticas. También semánticas:

.

así operaban los instrumentos indispensables
sincronizar naufragios y elucubraciones.
(p. 24)

.

Ahora, si el poema aconceptual prescinde de la situación o al menos contesta su centralidad, sí sugiere atmósferas. Para Tania Favela, y así lo señala en el Postfacio (p. 47 a 49), la marca del presente está en un mosaico de síntomas-malestares (traiciones, fingimientos, endeudamientos), también puede estar en paisajes sociales que tienden a desacoplarse de la economía, como en la línea, cito: “toda una vida industrial/ complicándose en ciudades sin industria” (p. 16) o que se desacoplan de la acción colectiva, por ejemplo en el “desgano a la hora del motín” (de estrato en estrato (asocial), p. 30). Este proceder por desfases lo encontramos también en la postergación del “vandalaje contra locales públicos…” como forma paradójica de conspiración (es un soliloquio de voces, p. 36). También está, y en ello los puntos más altos del libro, en paisajes sociales que se desacoplan de la escala humana, como en:

.

la telequinesia de los contenedores apilados en el puerto
alcanzando altas temperaturas en medio de la ciudad
no altera
la continuidad que se asolea se amolda a lo que sea
resuelve inecuaciones
de cosas que pasan a través de las cosas
(p. 39)

.

Finalmente, ¿cómo se articulan o, mejor, qué articulan los poemas aconceptuales? En primer lugar, a través de un descreer del lenguaje o un desconocerlo, en el sentido coloquial en el que usamos en el Perú la expresión “desconozco mayormente” para dar a entender que no nos comprometemos con algo que sabemos o intuimos comprometedor (cabe decir que el humor en su variante de sorna es uno de los puntos de equilibrio del libro).

.

Otra articulación se expresa en la cuidada distribución de partículas de, digamos así, campos retóricos de la lógica y la ciencia en general. Los procedimientos orientados por atributos ideales del conocimiento científico y su debe ser metódico, racional, refutable, se presentan o se discuten acá como enumeraciones fantásticas o secuencias entreveradas, regularidades imprevisibles, refutaciones “punto por punto” (p. 28), y otras expresiones que van desbordando el registro, incluso a través de las representaciones visuales que quedan inacabadas. Este registro propone con insistencia su inutilidad, en el sentido de la pérdida de capacidad de explicar fenómenos:

.

acá/pues/se viene/ a alcanzar/la mayor resistencia/ teórica
p. 11

Un todavía se contiene/ ante un quicio/ opera oscureciéndose

p. 23

una enumeración/ cantada en una nota más alta/ y de pronto/ todo escasea
p. 14
un refutar punto por punto/ cuartea los labios

p.28

demostrar esa supersimetría demora/por la cantidad de pruebas anuladas
p. 15
años de aclimatación perdidos o ganados/ una teoría del tiempo ya no alcanza

p. 30

filosofemas otrora/ capaces de taladrar/ bloques de plomo de años luz/ de espesor
p. 16
factores que fluctúan/ reflejan/ entidades de accionar vertical
p. 30
el más acá nos evade lento, lento/ se entrevera la secuencia/se deshoja
p.17
a donde llegarán/ las regularidades de/ estos materiales (…) sobrevienen tinturas, despojos/ un diagrama/ parodia un rumbo
 p. 33
una gran polvareda/ que/ nos asombra/ porque/ es la teoría del todo/ que/ nos explica/ lo que/ somos/ o/ seremos/ cuando/ salgamos/ a dar esa vuelta/ para verla/venir
p.18
posponer es el método para establecer un criterio de menor a mayor/de aquí para allá/ y acabar transgrediendo ese criterio
p. 36

 

.

Recapitulando, si un mapa conceptual procede por nodos y conexiones, pone en relación equis materiales, un texto aconceptual indica un grado de negación, pero no de oposición. Lo aconceptual se inscribe en el exterior de lo conceptual (o en la intemperie, atendiendo a la lectura de Ethel Barja[2]). Si el concepto, por su prestigio, atrae, lo aconceptual nos repele, o como mínimo, no tiene adherencia, si tomamos prestada la expresión de José Ignacio Padilla[3]. El poema aconceptual no dictamina la relación entre sus materiales (cromatismos, astros, sonidos, silencios, fragmentos de órganos, restos óseos); por el contrario, parodia con el lenguaje lo que debiera ser el rigor de las operaciones de demostración, verificación y validación que caracterizan el conocimiento confiable. Si el concepto fija, y en esa medida detiene y disciplina la lectura o la experiencia poética, lo aconceptual renuncia a esa captura. Es, citando el último poema, lo amorfo que nos hace señales y nos ancla en una sorna ligera (p. 43).

 

.
——————
.
Poemas aconceptuales, de Magdalena Chocano. Editorial Salto de Mata. Colección Peces de Plata. Primera edición impresa, 2021. Impreso en México. Ilustraciones de portada e interiores de Luis Verdejo.
.
[1] Transmisión en vivo desde saltodemataediciones en la plataforma Facebook. Jueves 10 de diciembre de 2020.
https://web.facebook.com/saltodemataediciones/videos/1048531015645908
.
[2] Barja, E. (2021).  Los pequeños vacíos martillean. En: Gociterra, blog de Ethel Barja.
https://gociterra.wordpress.com/2021/11/16/los-pequenos-vacios-martillean-poemas-aconceptuales-2020-de-magdalena-chocano/
[3] Padilla, J. (2021). El poema se derrite. charlas y notas sobre poesía. En: meier-ramírez.com
http://meier-ramirez.com/elpoemasederrite.html

.

.

.

.

poemas aconceptuales

breve muestra

§

.

.

………………………….acá
………………………….pues
………………………….se viene
………………………….a alcanzar
………………………….la mayor resistencia
………………………….teórica
………………………….frente a eso
………………………….que se hunde o se manifiesta
………………………….en la superficie de sus trazos
se sabe de aparatos
……….ultrasensibles
que una vez calibrado
……….el entorno
se autodestruyen
con toda una belleza
………………………….acumulada de datos
………………………….sobre las nubes tormentosas de Júpiter
………………………….que son ocres y rojizas
………………………….y precisan diez veces más oxígeno

.

.

.

.

.

la inexistencia
………se hace notar
………en lo cómico de cada parpadeo
………que en un segundo
………oculta orbes
el verde, el azul se sobreentienden
una enumeración
cantada una nota más alta
y de pronto
todo escasea
se hace humo
a cada paso disminuye
se angosta
la cosa extensa a uno
lo acribilla

.

.

.

.

.

……………………………………….escarba un hoyo
…………………………………furtiva
……………….la voz cóncava
………socava
el humo
………o lo contiene
………………………..anfibio
……………….en el oído
………………………..navega
…………………………………otrosí el ademán
……………….que no es espera
………………………………..ni retardo
……………….para escuchar
………el tedio
……………….la locura
………………………..de irse por las ramas

.

.

.

.

.

…………la destrucción
………………….no verbal
……….de poemas innecesarios
es idéntica a la construcción
……….no verbal de poemas innecesarios
demostrar esta supersimetría demora
……….por la cantidad de pruebas anuladas
de testimonios invalidados por desidia
……….y por las diminutas deformidades
……….que el día amontona por la noche

.

.

.

.

.

lo amorfo me hace una señal
……….la interpreto
……………….con los labios apretados
……………….y algo de humanidad
es una señal nimia
……….casi una venia
……………….un soplo
su discreción
me ancla
en su sorna ligera

 

 

 

 

 

.

T.

.
Teresa Cabrera Espinoza.
Lima, 1981. Es escritora. En la colección de poesía Álbum del Universo Bakterial ha publicado los poemarios Sueño de Pez o Neblina (2010), El Nudo (2012) y Las edades (2021). Actualmente es editora de revistaquehacer.pe del Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo.

.

Magdalena Chocano. Lima, 1957. Ha publicado Poesía a ciencia incierta (Lima: Safo ediciones, 1983), Estratagema en claroscuro (Lima: Instituto Nacional de Cultura, 1987), contra el ensimismamiento (Barcelona: Ediciones insólitas, 2005), otro desenlace (Barcelona/Londres: Veer Books/ Ediciones insólitas, 2008), Poems read in London (trads. Larisa Chaddick y William Rowe. 1ª edición: Londres: La Yapa, 1995; 2ª edición: Cardboard House, 2016), objetos de distracción (Lima: ediciones insólitas, 2016) y objetos de distracción & laberinto (Lima: ediciones imaginarias, 2017). Ha publicado poemas sueltos en Hueso Húmero, Zurgai, More ferarum, Rosa Cúbica, Tse-tseEl Signo del Gorrión, Poesía 080, Los Infolios, y en medios digitales como Transtierros, ConVersos, Low-fi Ardentía, Jámpster y Verbo-ser, y textos sobre poesía en http://www.letras.mysite.com y Pesapalabra. Es doctora en letras y ejerce la docencia en Lima.

La obra que ilustra esta publicación fue realizada por la artista venezolana Alba Izaguirre

Contenido relacionado

Archivo

introduzca su búsqueda