Martina Weber

Trad. Geraldine Gutiérrez-Wienken

evaluación de las imágenes de video, cámara uno:
unos cachorritos vagando en un estacionamiento,
rastreando trenes de vida. un proyecto de larga duración. motivado
por la idea de una pequeña historia, en tiempo real,
un recuerdo continua guardado. algo cambia. tal vez.
un bosquejo y también tu paisaje interior: concreto.

en el segundo piso: una brisa suave juega con moticas de polvo
antes de arrinconarlas, y así, como te volteas,
se queda el miedo en tus ojos, rodeado por la cámara dos.
hallazgo objetivo: somos figuras secundarias, errores pasajeros,
tolerados sin más. donde no hay base no hay mirada de perro que valga.
cámara tres: un centelleo de calor en las paredes exteriores.

 

 

ahora que las últimas imágenes se han perdido, seguimos
respirando sin más. los tonos de la oscuridad, las palabras
en voz baja, tuyas y mías, envueltas en sábanas.

todo lo que nos rodea tiene que ver con nosotros. las relaciones
numerales del universo. cifra y albedrío. ningún juego: la preparación
de un movimiento. en algún lugar, un par de animales
olfatea debajo de la hojarasca. la mera realidad

te regalo. el paisaje enmudecido de repente.
el miedo derramado en el suelo. no preguntaré nada, de nada
vale lo que alguien diga.

 

 

los motivos principales se pierden revisando esta solicitud.
dicho de otra forma: los colores se destiñen. tan sólo en las nubes
se ven los rostros, sus finos bordes plateados.

perspectiva y falta de perspectiva, todo se difumina. apenas puedo
leer esas cifras. hubiera querido participar, zapatos en mano,
ligera. planes de septiembre, superficie libre, sensación de ritmo. todo

como nosotros. cualquiera puede decir algo, pero también eso
está hecho de palabras, como la tarde sobre el techo de los autos. algo
levita en el espacio, invisible. así permanecimos

indecisos en la oscuridad. lo más bonito de esta ciudad
era el río, su estado de inquietud, su murmullo.
y al final, en los créditos, no aparecieron ni siquiera nuestros nombres.

 

 

cuervo-1

Martina Weber. Mannheim, Alemania. Poeta y abogada. Sus poemas han aparecido en revistas de poesía y antologías: Sinn und Form, Jahrbuch der Lyrik, außer.dem, Poet, Der deutsche Lyrikkalender, Macondo y Blumenfresser. Su primer poemario publicado: erinnerungen an einen rohstoff (Poetenladen, 2013). Su trabajo poético ha sido reconocido con el Premio Heinrich Vetter (2007), la beca de trabajo del Ministerio para la Ciencia y el Arte de Hessen (2014) y recientemente con el Premio Martha Saalfeld (2016). Desde 2015 dirige el Taller literario II, en el Centro de Literatura juvenil de Darmstadt. Vive en Fráncfort.  La fotografía de Weber que acompaña estos poemas pertenece a Jörg Hentrich.

Geraldine Gutiérrez-Wienken. Ciudad Guayana, Venezuela, 1966. Es poeta, traductora e investigadora literaria. Gutiérrez-Wienken forma parte del equipo de corresponsales de POESIA y actualmente dedica parte de su trabajo a traducir poetas del español y del alemán.

Contenido relacionado

EL CUERVO

Latif Halmat

Trad. Jiyar Homer & Isabel López

Archivo

introduzca su búsqueda