El sepulturero & otros poemas

Leonardo Alezones Lau

:

:

:

:

el sepulturero

un higo de plata me hablaba en murmullo su tormento
ser de las aguas pero no de ellas
estar imposibilitado para morir

poco a poco veo cómo astillan en mí las carnes de madera
en un desear tanto aquel sueño cenizo

he desatado unas trenzas en mis axilas
que un salitre me impide siquiera tocar nuestra sombra
pues ella despertó con el beso del rey

peso para sufrir
no hay lecho verdadero si se nos afinca la tierra

:

:

:

:

.

descenso

padre tu esperma me quema
en la ostra de mi madre
padre cirio
siempre alumbrando el misterio
desde una bofetada
y menos que cauce
enigma
punto de ignición
haciéndome hervir
para elucubrar en mi ser
cada absorto momento de razón
tú eres el pudor
vello enredado hasta el monte
donde venus practica este cántico
cuando caemos

.

:

:

:

:

Murder Doll

el títere que soy y que estoy viendo
alimentado por cuerdas de nylon
tira de ustedes en plena función
es casi como un ángel para redimir
la pantomima de nuestro control
muñeco del diablo y del mundo
tu hambre es la palabra que entrego
así es como hemos inventado este teatro
donde me enredan los hilos
torciendo la pequeña sonrisa
regalada por una niña en la audiencia

.

:

:

:

:

una iguana en el rosal

el genio está en sus rosas de olor a champaña
el genio que reina secretamente como zángano
en el nido de las abejas ebrias
con la dulzura de las traiciones no cumplidas
vibrando hasta quemar cada uno de los soles
que acabaron por envidiar la lejanía de su luna
esta noche en el rosal donde la iguana le ofrenda
más que el peso de las escamas que brillan como avernos

.

:

:

:

:

magdalena

este año los mangos nunca se dieron
cerca del puente
en que mi dolor y mi tristeza me hicieron vivir
quédate serena estación de lluvia
di a los locos que se arropen con cartón

gracias a ellos podré reír
me han dado el axioma
para no seguir abrumado

una vez en medio de la isla
espero cruzar el vasto océano de sus ojos
la dulzura de ese bocado en mi palabra

.

:

:

:

:

ruego

ámame
como a un pelo en tu garganta
con la sensación
de una espina que no se va
sino hiriendo

habrás inventado tu propia luna
doliéndole al sol y queriéndome
durante una mañana de mayo

ámame como el ángel
con su ala manchada de nicotina
hasta el encono y la náusea
hasta tus ojos rojos

.

:

:

:

:

crescendo

hemos limpiado la casa ya
y así el invierno deje sobre nosotros
el verdor de su esperanza
intentamos marcar con la suela
el compás de aquel duelo precipitado
entre las crepitaciones de las hojas
que cubren la calle y nuestro ser

de anís estrellado nos sobran amores
para poner en sus tasas algo de cielo
de noches mojadas por ese mismo brillo
con el que fuimos a descubrir el purpura en las nubes

y con la facilidad con que el sol hará crujir
de nuevo tu paso y el mío en busca de sombra
no se hará esperar la neblina
presta para rodear el patio y vestirlo con más
que fiebres de grillos tratando de apagar luciérnagas

:

:

:

:

.

Leonardo Alezones Lau. Venezuela, 1983. Poeta y Artista Plástico. Es autor del poemario Arcada publicado dentro de la colección CADA DIA UN LIBRO en la Editorial El Perro y La Rana en el año 2007 como galardón en El Certamen Mayor de Las Letras y Las Artes del Conac. Y del libro de poemas Amalivaca (2012). Parte de su obra ha aparecido en revistas como Pez de PlataLa Tuna de Oro, POESIA y Punto En Línea UNAM. Actualmente trabaja con artistas de la región y alterna su poética con la elaboración de una serie de Pinturas Digitales. La fotografía utilizada en la imagen de cabecera pertenece a Francisco Delgado-Bravo.

Contenido relacionado

POESIA

De barro

Ernesto Cañizalez

Archivo

introduzca su búsqueda