Poemas inéditos de Eliza Rincón

I.

El cisne se revuelca en las aguas de esta aurora
le duele la alta herida que flota sobre su cabeza

En su frente
mi salvación
la sed que he de tocar
como un prado de sangre
como un campo inolvidable
mi sed
bautismo del que regresa y perdona

Esta espera es de roca traslúcida
de enigma y de rosa solar
de huesos altos que no cesan

Yo te amo abierta en la colina

 

II.

Mi sexo es un vitral que arde
una concavidad donde ha de tocarse el asombro

Había una vez un árbol infinito
árbol transcurriendo de una cueva a otra
casas de Dios
masticaban la noche
bocas de Dios se arrodillaban bajo el cielo

Era tierno este río que mecemos en los ojos.

 

III.

Esto no es un poema
es un colibrí detenido en mis ojos
el cielo arrinconado en el cuerpo
no es un poema
los poemas respiran y esto tiene la boca apretada
como si se le fuesen a salir
las noches y los cuchillos
las iguanas, los espejos
los árboles
los lugares altos y bajos
los piesitos desnudos del amor.

Sentada sobre el deseo
la chica establecíase en lo impenetrable
yo no pude hundir
su materia de bosque huído
yo comía la sed
metía los dedos en la culpa
mordía una patilla con cara de masticar algo como los patios frente a la ventana de un hombre solo
Ante los sueños todo se vuelve líquido
-decía el retrato-
el pintor vino a retirarme el óleo de la boca.

consejera

Eliza Rincón.  Venezuela, 1986. Es Licenciada en Letras mención Literatura Hispanoamericana y Venezolana por la Universidad de Los Andes. Su trabajo final de grado fue el producto de su experiencia en la unidad psiquiátrica del Hospital Universitario (HULA), como investigadora y coordinadora de un taller de literatura y espiritualidad para los pacientes, recabando un importante material sobre el tema que merece ser revisado.  Obtuvo el Premio DAES en la mención poesía en el año 2008 con su poemario Geometrías oníricas. Mantiene inédito un libro de poemas y un estudio sobre la poesía de Pepe Barroeta.

Contenido relacionado

Archivo

introduzca su búsqueda