Poesía india contemporánea (II)

Trad. Bernardo Massoia

 

Esta segunda muestra de poesía india contemporánea contiene poemas provenientes de  las lenguas gujarati, malayalam e inglés. Todos aparecen nuevamente en su traducción inglesa –salvo, por supuesto, los que originariamente fueron compuestos en esa lengua– junto con su versión al español, que aquí presentamos como novedad. Los textos provenientes del gujarati son la mayoría, en virtud de la generosidad editora de dos poetas y traductores de gran relevancia en la tradición de ese idioma como son Udayan Thakker y Dileep Jhaveri, quienes además aparecen en esta selección. También podemos disfrutar del aporte de otro poeta gujarati reconocido, como es Niranjan Bhagat, entre otros del mismo tenor. Con respecto al malayalam, idioma del sudoeste de India, resulta un honor presentar en nuestra lengua composiciones de K. G. Sankara Pillai y Kalpatta Narayanan. Por último, en relación con los poemas indios que proceden originariamente del inglés, debemos señalar el hecho de que para los escritores del subcontinente se trata, ya a estas alturas, de una lengua india más. El debate acerca de la progresiva aceptación de ella como medio de la sensibilidad del artista indio es demasiado amplio como para resumirlo aquí. Solo basta recordar que tiene su origen, una vez más, en Rabindranath Tagore, quien compuso su clásico Gitanjali –entre otros– directamente del inglés. Así, en más de setenta años de escritura continua de poesía india en inglés, surgen nombres ineludibles como los que aquí ofrecemos: Nizzim Ezekiel, de los años post-independentistas en adelante, y Arundhathi Subramaniam, referencia de la poesía femenina y feminista actual. Como advertirá el lector, esta segunda muestra también está centrada en experiencias poéticas urbanas, de urbes transformadas al punto del desconocimiento y la alienación de lo humano mismo; así como en relecturas de la religiosidad, los poetas antepasados y la historia de la nación India en sí. Nuevamente quien se aproxime sabrá sopesar la nostalgia o la riqueza de lo que se ofrece aquí sin bucolismos: es decir, la vida misma del hombre y la mujer indios en estos tiempos.

Bernardo Massoia

:

:

La historia del árbol

Rajesh Pandya

Qué existe allí, hoy,
donde una vez existió un árbol?
Preguntándome esto,
Umashankar* viene a mi encuentro
en el camino de la Universidad. Al girar.
Donde alguna vez existió un árbol con sombra.
Debajo de él. Hoy.
Voy y me quedo cerca de él.
A través de los vidrios gruesos con mirada penetrante,
él busca reconocerme y recuerda,
«Tú eres el único que escribió un poema sobre mi partida, ¿verdad?»
Apuntando hacia los árboles descoyuntados
en el acceso a la universidad, él comenta,
«Ahora, componer un poema sobre su desaparición…
No has sido capaz de salvarlos.
No has sido capaz de preservar incluso
lo que te confié en mi poesía…»
Diciendo esto, se aleja.
Me quedo ahí, todavía,
al igual que el muñón del árbol.
Tan avergonzado como para esconderme en la Tierra.
Una parte dentro.

*Reconocido escritor gujarati

:

:

:

:

Quiero un Dios…

Vipin Parikh

No necesito un Dios
que pueda proveer una liberación
del ciclo de nacimientos!
Quiero un Dios
que pueda
librarme de horarios de trenes
frenar la carrera de sangre
en los semáforos,
que detenga el tiempo
para no ser arrastrado en un jumbo,
castigar al vacío
buscando alivio
en la radio y la televisión,
mantenerme alejado en la mañana
de verdades envueltas en noticias
y me deje de ser
vendido barato en los anuncios.
yo quiero
un Dios que….

:

:

:

:

¿Quién dice que es fácil llegar a casa?

Udayan Thakker

Déjenme hablar de ayer
En el camino a casa, una manifestación.
–Trabajadores del mundo, únanse!
–Jefes, Cuidado:
Cuando estamos jodidos, nos multiplicamos!
No pude hacer nada en la cara de esa multitud.
Por otro camino, hay un templo
Dios sabe qué festividad.
Bulliciosa multitud, Victoria a Dios, Victoria a Dios.

Con ambos caminos cerrados, recordé el patio de recreo
en el que Gopal, Ahmed y yo jugábamos
arrojando libros
saltando vallas
en el campo verde
llenando nuestros estómagos con «cookies» y «candies»
Si eres feliz y lo sabes, aplaude
( Clap clap )
Si eres feliz y lo sabes, aplaude
( Clap clap )
Si eres feliz y lo sabes, y realmente quieres mostrarlo, aplaude
( Clap clap )

Mi cabeza se arrojó hacia fuera
Los labios hicieron puchero en un silbido
La respiración jugó a ladrones y policías
Un golpe de pelota
Parecía una palmada amistosa en la espalda.
Llegué a casa entrecruzando el camino de la infancia.
¿Quién dice que es fácil llegar a casa?

:

:

.

:

Alguien, por favor

Jagdish Joshi

Estoy absorto en la lectura.

Desde la ventana de la izquierda
la radio resuena algo
en mis oídos.
El reloj eléctrico en la pared
roza el presente
y se mantiene en movimiento.
El arranque del tubo de luz
gime
como una horda de grillos.

Fuera de la puerta abierta
el hiposo timbre,
nuestro servidor,
intercambia rumores
con el lechero.
La vecina de al lado,
su rostro desconocido,
gira el dial de la malicia.
Un altercado callejero innecesario
invade mi casa
a través de la ventana.

De repente, el fusible estalla
La luz se vuelve oscuridad
y se extiende por todas partes.
Hay un apagón
en todo mi piso…!

Vyas llama desde el piso de abajo:
«Kalidas! Tukaram! O Narsinh!*
Alguno llame al electricista!»
Mirabai** en la puerta de al lado
dirige calma:
«O Giridhar!*** ¿Estás escuchando?
No puedes conseguir
una vela, rápido…!»

y-
en mi chawl****
en mi piso
en mi casa
en mi país
hay una búsqueda frenética
por velas…!

* Vyas compuso el Mahabharata. Kalidas era un poeta sánscrito de quien se cree vivió hace más de 1500 años; Tukaram y Narsinh fueron poetas devocionales de la Edad Media.
** Mirabai fue una poetisa devocional de la Edad Media.
*** Nombre de Krishna.
****Complejo habitacional de pequeños departamentos.

:

:

:

: 

¿Hay algo que decir?

Hasmukh Pathak

Yendo lentamente esa tarde,
apresurado por el chasquido del látigo
en la carretera que va de norte a sur
un búfalo, un número en torno a su cuello.
De oriente lejano carga hacia el oeste.
Un autobús (tan lleno que nadie entra) acelera
como una tormenta en ese asfalto-
en el cruce de calles
lo que tenía que pasar, pasó.
Trozos de carne en charcos de sangre,
piezas rotas de dos cuernos,
ojos bien abiertos en el vacío
y un sollozo traqueteando.
La mirada intenta zurcir todo junto.
Es cierto, Yama* vino, finalmente,
en este tiempo caluroso.
Mientras la piel se despega de la carcasa,
la sangre se seca rápidamente.
El autobús (nuevas caras ahora), retornando
desde el oeste, acelera hacia atrás.
Una mancha se propaga lentamente.
Sobre este asunto, ¿alguien tiene
algo que preguntar?

*Dios hindú de la muerte y el inframundo.

:

:

:

:

Ciudad de los Ecos

Dileep Jhaveri

La ciudad crece tenue,
en cada eco
asedia la carretera.
El día se funde
gota a gota
humedece  todos los contornos.
veladas distancias
detalles visibles.
Flor ala ala pétalo hilo de filamentos
de polvo de plumas
finalmente se alzan las aves
y, finalmente, no se alza ninguna ninguna ave.
Congestión
en la ciudad
en la congestión calles alquitrán piedras guijarros arena polvo de nada
es decir, esta calle.
La ciudad finalmente es
casas azulejos sol-sombra
mercados de sombras
en la tienda cuadrada del cruce de calles
culebreando en el carril
equipaje sobre la cabeza
carretilla en mano banco
en una tienda de la esquina
tienda cerca lejos junto a la cabeza
conectada por
mercados de sombras en el bazar
para dar sombras toman ecos
muchedumbres en la calle
congestión en la calle
enlacongestiónempujarcodorodillasandaliasolorah
umo
transpiraciónpasostambaleantesempujarposte
señalempujonesapieahoraseñalempujarmultitud codorodillasandalia
sombras bajo las sandalias
y en cada sombra un eco
esta es la ciudad de los ecos.

:

:

:

:

…Y

Suresh Dalal

debo subir correr temprano a la oficina
leer el correo escribir cartas recibir llamadas
hacer llamadas pasar la hora del almuerzo
bostezar derramar estupor
tipear conseguir horas extras escapar de la oficina
para reunirme con amigos unirme a la murmuración
recto es el camino
el autobús es de color rojo cuadrada es la casa
la tierra es redonda llegar a casa
sacarme los zapatos quitarme la corbata charlar
comer sorber agua tragar bocanadas
escuchar la radio apagar las luces hacer el amor
el sueño tiene que venir no puedo ver la carretera
no hay lugar en autobús la casa no tiene forma
el tiempo es circular
una vez más de nuevo una vez más morir un poco
una pequeña muerte una y otra vez
debo despertar temprano seguir viviendo decir sí….
y reír.

:

:

:

:

Mumbai

Niranjan Bhagat

Viajemos a Mumbai
un cocodrilo sin cola para ver.

Allí todas las personas son bocetos
como amigos desconocidos;
vamos sin bolso ni ropa de cama
este peregrinaje es realmente muy fácil!

Cemento, hormigón, piedra y vidrio
alambre, perno, remache, tornillo, clavos;
te hacen olvidar la magia de Indra*
estos medios son verdaderamente celestiales!

Antes de que la hierba crezca salvaje
en los caminos
o los corales construyan sus arrecifes
si deseas ver la ciudad
entonces ven, el tiempo está suplicando!

* Rey de los dioses, que vive en el cielo con su séquito.

:

:

:

: 

Por eso no me volví loco

K. G. Sankara Pillai

Si hablo claro
voy a ser el acusado,
si olvido
me volveré un desierto.
Si no hablo claro
ni olvido, me volveré loco.
Por eso, enterré
ciertas intimidades
en los márgenes de mi discurso,
algo de mi dolor
en la periferia de mis ojos
alguna verdad
en las inmediaciones de mi sonrisa.
Los vigilé bajo el dosel
de mis ojos atentos,
interesados en saber cómo crecían.
Enterré algo de mi rabia
en los picos colosales de Jatayu,
en los colores y líneas de Goya.
En la punta de flecha de Inquilab,
en firmas, con infantería,
batallones de firmantes.
Por eso no me volví loco,
de mi frente no brotaron cuernos,
mis miedos no llevaron
al fraude o la traición. Ni mis errores
deambularon en los bordes de la sangre.

:

:

:

:

Buda en la carretera

Kalpatta Narayanan

Ayer
Vi a Buda cruzar la carretera.
Yo he estado esperando mucho de este lado
incapaz de cruzar, en la hora pico de la tarde
pensando en cómo esperamos un año
o un año y medio para cruzar la carretera
en una vida de cincuenta, sesenta o setenta años.

Él cruzó la calle, lento, sin miedo.
A medida que empecé a seguirlo
un vehículo aceleró, gritándome.

Ningún vehículo desaceleró por él;
él sólo caminó a lo largo
de un sendero desolado, amplio, salvaje,
que siempre estuvo allí,
y alcanzó el otro lado.

:

:

:

: 

No

Arundhathi Subramaniam

Me despierto por las mañanas
para encontrar la ciudad en mi ventana,
una boca gigante
que ha olvidado cómo cerrar.

El teléfono suena,
cada ring, un recordatorio
de que he sido detectada,

de que soy Ella
cuyos correos electrónicos se acumulan sin respuesta,
cuyas listas de control crecen
enredadas,
enmarañadas,
desenfrenadas.

Ella quien nunca está en la plataforma correcta.
Ella quien se aleja
de manos importunas
en las ventanas del automóvil.
Ella quien sonríe cuando no lo desea.
Ella quien no votó en tres elecciones.

Pero lo que nadie adivina
es que es Ella quien después del ocaso
acecha los callejones oscuros,
con hambre de aniquilar a cualquiera
que intente domesticarla
con tentáculos húmedos, palúdicos
de culpa.

Y en noches de luna llena
aún se atreve
a mirar el mundo
en plena cara
y decir
no.

:

:

.

:

El patriota

Nizzim Ezekiel

Estoy de pie por la paz y la no violencia.
¿Por qué el mundo está peleando peleando?
¿Por qué toda la gente en el mundo
No está siguiendo a Mahatma Gandhi?
Simplemente no entiendo.
La sabiduría india antigua es 100% correcta,
debería incluso decir 200% correcta,
pero la generación moderna la está descuidando-
yendo demasiado hacia la moda y lo extranjero.

Otro día estoy leyendo el periódico
(todos los días estoy leyendo Times of India
para mejorar mi inglés)
Cómo un compañero goonda
arrojó una piedra a Indirabehn.
Debe ser un compañero estudiantil revoltoso, pienso.
Amigos, romanos, compatriotas, me digo (a mí mismo)
préstenme oídos.
Todo llega-
Regeneración, Remuneración, Anticoncepción.
Sean pacientes, hermanos y hermanas.
¿Quieres un vaso de lassi?
Muy bueno para la digestión.
Con un poco de sal, encantadora bebida,
mejor que el vino;
No es que yo esté probando vino.
Soy el abstemio total, completamente total,
pero digo
el vino es sólo para los borrachos.
¿Qué piensas de las perspectivas de paz mundial?
Pakistán se comporta así,
China se comporta asá,
eso me pone muy triste, te lo digo.
Realmente, las mayorías me acosan.
Todos los hombres son hermanos, ¿no?
En la India también
Gujaratis, Maharashtrians, Hindiwallahs
todos hermanos-
Aunque algunos están teniendo hábitos curiosos.
Sin embargo, tú me toleras,
yo te tolero,
un día Ram Rajya seguramente vendrá.

Te vas?
Pero me visitarás otra vez
en cualquier momento, cualquier día,
no creo en ceremonias
siempre disfruto de tu compañía

:

:

:

:

Bernardo Massoia. Buenos Aires, Argentina. Poeta, docente e investigador. Doctor en Letras por la Universidad Nacional de Córdoba (Argentina). Ha sido Docente en las Universidades de Córdoba y Rosario, y actualmente en el Colegio Nacional de Buenos Aires de la Universidad de Buenos Aires, Argentina. Ha publicado los libros: Historia de la sangre (Lima, 2009, poesía), Absurdo pero en Lima, universal pero Vallejo (Córdoba, 2012, ensayo) y Lima y sus poetas. Agravios y desagravios (Lima, 2014, ensayo), además de diversos artículos acerca de literatura. Tiene en prensa el poemario paraguay-poemas.  Forma parte de Katatay, red inter-universitaria de equipos de investigación y docencia sobre literatura latinoamericana. Es integrante del staff de traductores y escritores de poetryindia.com, sitio de difusión de la poesía de India traducida al inglés, dirigida por los poetas Udayan Thakker y Dileep Jhaveri. La fotografía que ilustra este post fue tomada en las calles de Delhi y pertenece a Paula Watts.

Contenido relacionado

EL CUERVO

Thirties Poets

Trad. Juan Arabia & Rodrigo Arriagada-Zubieta

introduzca su búsqueda