Reynaldo Jiménez

Ello inseguro

 

 

Estéreo apócrifo

Sucumbe la melodía, después de hacerse
la renacida, y concluye evidente tras esa
colina, rayas lentas, suculentas, súcubo

de aspirar al dragón de ojos homínidos,
mientras arrastra una silla por la planicie
cual si sombra perfumase o la atisbara.

¡Sayonara! —quién lo hubiera dicho. Me
calzo la igualidad con el destiemplo y culmino
hasta que a veces me rompe el display
o microset de cada semana, durango, de clóset.

Se puede apertar hasta que borta el garfio.
Después es una otra cosa que no da bola.
Pasta, superpone los puentes. Hace vivirla
hacia el retrovisor. ¡Avalokiteswara! ¡Gua

cho de la profecía en patas-rana!}
¡Toda esta oferta esta toda semana! La misma
ventana, que a nada da, a cambio (dry) de nada
que nada que amorfa da.

Disfrutaría cada poro de la sinuosa
si la anguila que la delata no fuera
el estéreo apócrifo que se aventura
fuera de La Raya, playa de última

te la hubiera bicho, pero sin pálpebra
me vienen trasgrando los que mitran
aquellos/as tras de sí: ¡Hua! ¡Anciano
monte que respira criba obvio de chispas,

novio de la tempésta sin lados, sin
decir agua va dispararas! Exacto calas, Hua,
si no cazas chino, si no calas dolol.
¡Promesante! La promenade y las ménades,

chuchas, dentro la cápsula les circula, achispa
la inane alegría para celebrárselas, de a una,
un a una, en consecuencia de no haber vuelto
entre las Ánimas de Colón todavía en vilo,

huevo de un año en vicio u otro cual nunca ocurrió.
Fijo este nudo altera tu letra de bruto oh Tempus.
Tu trompada. Tu espada de naipe. Tu peine
impregnando las raíces en un charco transistor.

Se nos presiente la compota, pero a fuego, en
condensado sinsabor, albina de tan en negativo,
precia de escapar al arrecio de preguntas sueñeras,
por lo aquiescente pródiga en la sevicia.

Pues el meandro trae servicio y deja lo suyo,
rastro membranoso de la melange que desangela
mientras ocupa su estro junto al hospicio
de la precipitación. Verde higo vértigo.

………..La instalación más
………..desprovista, de conclusión
………..errática, y linda
………..con la burbuja que embruja,

………..cual aldehuela, esta morisqueta
………..silueta alumbrada. Y es así
………..como el seso se achica,
………..frutescente desde su prima curda.

O las esquivas llamadas por hiel esquinas.
O duradera cárcel cien veces alfabetaria.
O parir de las paredes mártires aparceras
O entrelazarse las auras con sus esquirlas.

De cualquier Lao arritma Taos.
Amamantaos, aclimataos… ¡Acercáos!
Dudan los patrocinios de su santa.
Tosed bajo la mantis ínfima cifra

que al feto inminente devuelve,
por la cóncava (mudra) sin oyente,
ni emergencia que desmienta ni puente
a la recíproca, tan mutuos justo con sus mudas.

Así queno queparte jetambre sinola auscultas.
Abscóndite. Murar arur miolum broam. La casa
del trueno está en la cabeza. La pieza al sereno
queda. La rueda frena frente a tu castilla en flamas.

La canción más sibilina en una arena giratoria,
tauro y circo, glifos cual en pórticos o la cadena
de oración elongándose en el rejunte
de las voces con sus roces o su celo de instante.

Pelo del infante pero en tanto peripecias del infame.
Y al subir cada submetro el avatar pasó por chica:
se reía de lo más rara en lo que dura un mirar,
en lo que planta claroscuro al desconcierto.

(Sempiterna bienvenida
¡Jau! apuña la despedida.)

Proceder entonces por el ímpetus que se niegue
a arrodillarse ante el numen de las Mayúsculas
mientras se oiga el esplendor mientras se oiga,
se demore palatal, no tenga nombre y piérdase

el tiempo todo. ¡Piedra que la costumbre anida
druida en el haz de ruido! O mejor desdicho:
Filón, el Derruir.
Del filolaberinto que trituras,

maestro detrito, híncate, tal estricto
en tu distrito, maestrito.
+
+
+

Flores tan delicadas que se quiebran al contacto

Flores tan dedicadas que al contártelo requiebran
Flores tan diseminadas porque angelados juguetes
Flores abstrusas conchas gamas del celeste revirar

Flujan irrumpan la sala destos cristales rasca
Mojen la cruda intemperie del ámbar jaula
Crujan la mosca espiralada la corola espinar

Ser tan mueca como la punta que te la partió
Veo que ni veo un sotorama acullá me endilgue
Los acosos del acaso acostumbrarmiento sedser

Manojo tan livianoide del viboreo por qué pasar
Mano a mano sálense dientes las cosas de lugar
Entran más lugares a la mano se dan a escuchar

Rimas tan rumias como rizófagas
Asaz confiandas en lo que vaya a venir a desdecir
Risóvoras

Comió encanto la flor al jaguarájaro
Acunós Santo Sueño De Los Confiados
Abrióseste set sangral pues confiarse al sí

Cuánto trompo indicaría su tu adverso sibilar
Malabares silabares por cualquier bar destos
Cual ultraje con su chalecortado mambo

Salir entrar es entrar salir es entrar
Reza la sibila vieja plena en pelos
Mujer barbuda novia del Cero

Flores apestadas del rumor circo
Hechicero cenicero recinto encinto
Uterina la cala el cine la vera

La entra retrae en la rratie
Oh raíza gustosa por flotar
Tal nonata tarántula en su pan o rama

Flores decírtelas cuatro patas del catre
A punto catedral unívoco crujías
Adjunto agujero enigma de la sed

Por qué confiere la feraz herida
Por qué contengo a esa noctívaga
Por qué despierto cegato de corral

Junto a la puerta adventicia al enigma
Liminar imago de la suerte concurres
Antracita relámpaga

Pagar por la puerta de salida
Pagar por la muerta de entrada
Molar entrada la salida

(Jarrón cualquiera de Cathay
Vasija que articula un espectro
Vasito a medias ay dejado)

La maquinola sanguijuega a nos
Os tránsfugas de cuanto alcanza
Fiel al justo vicio a cuanta danza

Flores de la mayor confianza
Flores para pagar fianza
Florirregiones a ultranza

Sacar poner pagar pendurar
Porque se aguajen centroides
Porque se escuezan neutrouros

Meto la nimia en el cero charco
Cera rosaura carceleras
Flores mi puerco esplín
+
+
+

Ello inseguro

Ello inseguro
todo plano torcido confiado

Ello mascado emasculantemente
para el propicio cartílago del dioso

que mismo pudriósenos de esperar
Y era en hilera de fieras esperársele

Ello mordiendo
Entrometiendo

Subseamos absueltos desde siempre
a ver si se nos ponen los suficientes cuerpos de punta

a ver si predisponen a parirsénoslo
sobremesas con licores de Isidore

Ello —indudable— insegura
fábrica de la fascinación

Urgencia del trepanador asidero:
surtir la patraña potenciadora del gentío

Tiovivo abuelarto abejorro rumiarte
allegarte lejos hace un segundo

que te pudiere contar ni tanto
anonimato hace rato llaga lejos

Estro preciestropicio
Para que nunc et hic

Porque te puedas no hincar
Repón el ojo lamalma

Estoy pendiente de tu color fasma
Todospectrum el corroído contorno purr

la pregunta presunta maestra Fisurãh
Todo el mosto chorro hecho maremoto apuré

¿Pudríase acaso una llave al verte
dugo durar sobre la punta hico hico de este pico?

Azuzar la duración encinta de cuánta
Ser el paciente podre de tu espera

Donde la esfera se quiebra te adivina
indivisa proporción esa quimera

quema la primavera ensimismada
donde a hierba divinal noción acusa

por profusa y primera en quemársete
insumisa prisionera en ilesa espera

Ella insegura contrapuesta
colocada a cuál corola

Coleóptera al vibrarse
Linda desella en las lindes

Se diría deriva el remordiente
pero cala símil lente qué vaina

Entresijo al pujar moluscos
tempranos de su despojo

Ello insegura de Él
Ella de Ello indura

Tal quebradizo sinusoide
Ventral reptílico llagué

Ah resquemor ah vianda
¡Simulandas! Das Land!

Ello asegura que
donde abras se cuecen

Ello abierta de
A fin de

Ello inseguramente
Duda de sí o su

Ruborrizan las forrmas
frrente a las fantassmas

Ellas tardan un rato tragan
la placenta Nacieron gatas

Tráiganse por garganta
Protopropagárseles el alta

La mar de inseguro
¿Do la llave duro?

¿Abundo dudo?
¡Duno! ¡Duno!

Ello crudo y ración radiosa
A salvo ala de preocupación

Así en la risa asir tuya raíz
ilegal cruza el invisible fruto

por ende inseguro se
sorprende Ello

a la vuelta del lugar
cerca de casa empero lejos

tan: ¡molécula qué taladras
sálensete cosas del presentir!

.

.

.

{

Reynaldo Jiménez. Lima, Perú, 1959. Reside en Buenos Aires desde 1963. Publicó: Tatuajes (1981); Eléctrico y despojo (1984); Las miniaturas (1987), El libro de unos sonidos. 14 poetas del Perú (1988); Por los pasillos (1989); Ruido incidental/El té (1990), 600 puertas (1992); La curva del eco (1998, 2ª ed. 2008); La indefensión (2001, 2ª ed. 2010); Musgo (2001); Reflexión esponja (2001); Papeles insumisos de Néstor Perlongher (con Adrián Cangi, 2004); El libro de unos sonidos. 37 poetas peruanos (2005); Shakti (2005, antología traducida al portugués por Claudio Daniel), Sangrado (2005); Ganga (2006, antología); Plexo (2009); Esteparia (2012); El cóncavo. Imágenes irreductibles y superrealismos sudamericanos (2012.); El ignaro triunfo de la razón (antología de Gastón Fernández Carrera, 2013); Informe (2014); Nuca (2015); Piezas del tonto (2016); La inspiración es una sustancia, etc. (2016); Intervenires (2016); Filia índica (2017). Traducciones: Galaxias de Haroldo de Campos (2012, 2ª ed. 2013); Los poros floridos y Roza barroca de Josely Vianna Baptista (2001 y 2017); Catatau de Paulo Leminski (2014); Instanto y Palabra desorden de Arnaldo Antunes (con Ivana Vollaro, 2013 y 2014); El infierno de Wall Street de Sousândrade (2015); Espejo ardiente y otros poemas de César Moro (2016) entre otros. Fue incluido en diversas antologías: Medusario (1996, 2ª ed 2010, 3ª ed. 2016), Pulir huesos (2007) y Antología crítica de la poesía del lenguaje (2009) entre muchas otras. Junto a la pintora Gabriela Giusti, creó y condujo tsé-tsé (revista-libro y sello editorial) entre 1995 y 2008. Integró en los años 80 la «banda de artistas» El Invitado Sorpresa. Con Fernando Aldao grabó La indefensión (2002) y Ex (2012); participa en los cds colectivos Inventar la voz, nuevas tradiciones orales (2009) y Guatapu, voces poéticas de Latinoamérica (2016) entre otros. Participó en numerosos eventos performáticos y literarios, así como ha dictado talleres de escritura y conferencias en Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, España, Estados Unidos, México, Paraguay, Perú, Uruguay y Alemania.

Los tres poemas enviados por el poeta para su publicación en POESIA pertenecen al libro inédito Ello inseguro, que será publicado por Juana Ramírez Editora, Buenos Aires.

Contenido relacionado

POESIA

De barro

Ernesto Cañizalez

Archivo

introduzca su búsqueda