Soy bruja (nada me asusta)

Eugenia Straccali

 

Soy bruja convierte al lenguaje en un bosque: sobre las palabras, ramas de un árbol indescifrable, los cuervos conviven con los ruiseñores y los demonios conversan con los ciervos. De repente, en la orgía del sentido, bajo la luz negra de la luna, una forma inaudita de amor, decididamente extra-humana, se vuelve posible: «escribo / hoguera en la garganta / nos amamos / mientras / los árboles, las montañas, los animales / todos hallan su verdadero lugar». Esta geografía umbría encuentra su correlato en el retorno al bosque que sella la transmutación de la niña en hechicera: «regresé al bosque / última encrucijada / curva del tiempo / ya soy una hechicera». Finalmente, la poeta puede decir: «ahora me convierto en mí». Pero este «mí», sabemos, es un pandemónium femenino. Este libro, por eso, contiene el bramido infernal que estalla desde las hogueras y los cadalsos. Quien recorra sus páginas advertirá rápidamente que el infierno de las brujas, tan encantador y embriagador como el de otro gran poeta luciferino, es también «un espejo para nuestra vergüenza».

Germán Osvaldo Prósperi

:

:

:

Runic letter jeran.svg

:

:

 

confesión

Fui juzgada sin confesión.
Me interrogaron para obtener cómplices.

Según los jueces de la brujería,
por ser una bruja hallada en aquelarre
debía conocer a otras.

Luego de la tortura
la madera la astilla el fuego la ceniza el renacimiento

 

el alma.

:

:

:

:

:

artes oscuras

Nigromancia, arte de dialogar con los muertos.
Astrología, lectura de los movimientos planetarios.
Astromancia, observación supersticiosa de las estrellas.
Oniromancia, las negras artes del demonio.
Deseo, arte de perderse en las aguas del otro.

El lenguaje etéreo es la imagen
sobre el borde del río
las anémonas encendidas
el sándalo en el portal
el poema es
liturgia del canto
breve es el pasaje de los ángeles

hablamos lenguas diferentes
las aves nos comprenden
nosotros amantes de los bosques interiores
estamos sin hablar
yo
foránea
un alfiler clavado en tu lengua
extranjera del cuerpo de la mente del territorio
extraña de la estirpe del clan original
del círculo del manzano

duermen las hespérides
vestidos de seda
alaridos suplicios de la psiquis.

Bruja
lo que había de inmóvil y de helado se anima
mi percepción entra en calor
se pone en movimiento
todo revive
geometría sagrada
llevada hacia el pasado, hacia el futuro, oráculo
vivo anticipadamente.

:

:

:

:

:

aquelarre I

A Silcina Auge, Paula Oliva, Salomé Calderón, Bárbara Heguy y Lucrecia Salessi

Brumas en la bruma.
Dejan la cabeza en un lugar
y sube el agua con sus pies a ver
varias rocas huellas de naranja
que mañana no estarán aquí

Las brujas esperamos
se arman constelaciones sobre la roca
los animales se paralizan, nos miran
manadas doradas como esfinges en las escaleras
anfiteatro que encierra los sonidos de las bestias.

El mar telón de fondo
una bruja aúlla y tiembla
su trance detiene el soplo de Bóreas
otra bruja gira en el aire brumoso
su desnudez fascina
bailarina
extiende sus alas transparentes
se ríe sola mientras crece un grito
llamado lujuria
melodía de ángeles terribles
ruido de mandíbulas hambrientas.

Las hechiceras viejas
tras haber extraído una a una
las médulas a los cuernos de cabra,
les dan un corte en la punta
los llenan con cera para que pase el aire
pastores y cazadores se esconden asustados
suena un cuerno de buey sin agujeros
una bruja ciega lo sujeta con una sola mano
todo se agita en la espesura.

Hay ahora un silencio que aturde

histeria
el aquelarre comienza
van llegando mujeres crepusculares de labios morados
sus ojos no miran
no te miran
qué lengua hablan hablamos hablo

son dialectos que vienen de abajo
cuerdas vocales de seda
sus pieles parecen de miel tibia
tienen muslos de mármol
dedos y extremidades de buitres
pezuñas y garras
son harpías
demonios

latidos de la noche
silbidos que salen de las entrañas de la tierra
llegan hordas de brujas insomnes
corren desaforadas al ritual
cuidado
aquelarre
es posible que te sacrifiquen

los viñedos desprenden sus uvas y tiñen el valle
una marea de sangre se derrama
perfume animal
hembras rodando entre la tinta de las flores
van pisando frutas en la estampida
algunas se bañan en los huecos del lago
breves deshielos de invierno
traen en sus manos carne fresca de cordero

aquelarre

cinco brujas, agrupadas bajo un roble
tañen instrumentos
gaita, doble flauta, violín, lira y laúd

poesía visión oráculo astros desastre natural

soy bruja miro y escribo
nada me asusta
nada me asusta
se suspende la nevada
demasiado fuego
las hogueras son palacios en la noche
en la cumbre sólo estrellas
cayendo
llamas
que separan las galaxias

una hechicera joven
tiene un cuchillo en su boca
babea sangre

si no hay locura no hay amor
si no hay vino tampoco

te dejás matar
el círculo se cierra
los demonios miran hacia fuera y las brujas hacia adentro.

:

:

:

:

:

:

:

zygoptera

Conocidas como caballitos del diablo
–del inglés damselfly, «mosca damisela»–
sus alas en descanso
se alinean junto al abdomen
tienen los ojos separados.

Su metamorfosis es incompleta como la mía
su estadio ninfal es acuático como el mío.

La hembra pone huevos en el agua
a veces en la vegetación sumergida
en lo alto, en los árboles
en cavidades que reciben lluvia
comen mosquitos y arañas.

Daphnia
branquias de las ninfas asesinas de Orfeo
tu cabeza flota en el estanque
camalotes coronan tu muerte
en tu lengua habitan las larvas del diablo.

:

:

:

:

:

orquídea

Errantes, posesas, enajenadas, exiliadas, extrañas, perdidas,
…..fantasmales, endemoniadas, sombras, malditas, emparedadas,
…..desheredadas, desterradas, hechiceras

hay entidades traslúcidas en el cementerio
visión agreste

de las cortezas penden orquídeas salvajes
carnosas, doradas
orquídeas negras      hojas de jade
orquídeas sin perfume
se mueven en la cadencia de la brisa.

Cuando las brujas jóvenes migran
buscando colchones de tréboles para descansar
del deseo, de la furia
después de amar

él la deja en libertad

alquimia de las palabras, los nombres, los poemas
del azufre, el pentáculo, las varas de roble, el desencanto

ella se aleja para olvidar.

:

:

:

:

:

alquimia

Basta con una piedrecita para un embrujo
lo aprendí tardíamente
amar es dar lo que no se tiene a quien no es.
Ahora sé que la alquimia

no trasmuta una sola cosa
un guijarro, un grano de arena
es preciso comprender
el bien o el mal que resultará.

Cuando el hombre al que amo
va demasiado lejos y se traiciona
perseverando en el engaño de sí mismo,
mi amor no lo sigue más

llega la poesía
efecto de agujero
por donde se filtran tus placeres
tus nudos
el lenguaje supone una sombra de sentido
me resguardo
el universo se mantiene en equilibrio
mientras los planetas giran sin estrellarse

la invocación de una bruja herida
puede romper la armonía cósmica.

Ahora guiada por el conocimiento secreto de las plantas
la alquimia vegetal me recuerda
no hay que apasionarse demasiado
no vale la pena morir de amor

estoy aprendiendo a controlarme
intensidad derrame huracán no hay pausa ni cesura no hay deseo
tormenta de flujo a veces no hay mar terreno derrame de agua
océano abierto

Dios se ha disuelto en mis sueños.

:

:

:

:

:

reescritura del poema
«The Witch», Mary Elizabeth Coleridge (1861-1907)

He andado tanto, tanto sobre la nieve,
no soy alta
mi corazón no es fuerte
mis ropas están húmedas,
mis dientes se estremecen,
el camino ha sido largo
por el penoso sendero crujiente
he vagado sobre la exuberante tierra,
pero nunca estuve aquí antes
causalidad esencial de la locura.

Elevada sobre el umbral
la especie se extingue
queda el lenguaje animal

dejame abiertas las puertas del infierno

yo amo así
desintegrando el mundo

anti-heroína
mujer que entiende de costuras
las muñequitas quita-penas son de trapo
tienen agujitas en su cuerpo seco
convulsionan todas juntas cuando las niñas duermen
espían escenas indebidas
corren el velo
gesticulan obscenas
porque el infierno es una casa azul

en ese instante florece la orquídea de la noche
tiene pétalos violáceos
pero muere con la primera luz
esfuerzo de poesía
no basta con decir lo que hacemos y hacer lo que decimos
me atrae tu corazón sangrante
voracidad del alma que no cesa

no puedo salvarte.

:

:

:

:

:

botánica

A Yanina Aurora

Plantas
flores
hojas
hierbas

para el insomnio
semillas de amapola
sedante que producen las cápsulas
no sólo ayudan a conciliar el sueño
también te abren el portal de Andrómeda
en el círculo del rito.

La granada y el albaricoque son anticonceptivos
sus semillas tienen estroma
calman los dolores de parto

no los del amor.

Mandrágora planta de fuego
endulza mi melancolía
hilo de las Parcas
licor venéreo.

Belladona
regenera mis cuerpos sutiles
repara el cordón de plata que me une a los ancestros
–no te apartes de mí–
antídoto para el alma sombría.

Rosa de damasco
aumenta la líbido y potencia los orgasmos.

Tulipán
nace de la sangre derramada de los amantes
borra los errores
todas las fracturas,
los malos entendidos,
los recelos y los egos
amor profanado.

Otra vez la niña llora no encuentra su cama
levita muy cerca del techo

:

:

:

:

:

revelaciones

Dicen que vivo despreocupada
no quiero mi salvación
es verdad
abandonada a los demonios, íncubos y súcubos,
a los encantamientos, hechizos, conjuros
a otros execrables embrujos y artificios,
he sufrido horrendas ofensas

Escribir
alquimizar el dolor

en esta procesión sólo llorar es posible
ellos están enterrándome
asidos a sus coronas se apresuran
se aferran a las ramas
la letra queda al descubierto
llevo un manojo de lilas a los altares.

Dicen que he matado niños dentro de los vientres de sus madres
…..dicen pero no
ellas no querían tenerlos no deseaban nada
no madres-niñas-madre-niña-no.

Dicen que soy el hambre del dragón difícil de saciar dicen también
que desangré a las crías de los ganados dicen dicen que arruiné
los productos de la tierra, enfermé a hombres, mujeres, animales
de carga y de otras clases dicen me dicen que apesté rebaños,
viñedos, huertos, praderas, campos de pastoreo, trigo, cebada y
otros cereales.

Dicen
que contaminé a los muchachos buenos
a tiernas adolescentes
con terribles dolores y penosas dolencias,
que impido a los machos coger
a las hembras concebir
los esposos no pueden preñar a sus mujeres
ni éstas recibir a aquéllos
con sus vulvas sanas.

Dicen
que en forma blasfema
por mi culpa
los matrimonios renuncian a la fe del sacramento
no hay bautismo.

Dicen dijeron dirán hubieran dicho decían que soy bruja

rompo familias
instigo al crimen
por mi gran culpa
las mujeres cometen
espantosas abominaciones
asquerosos excesos
con peligro moral para su alma
por mi grandísima culpa.

Dicen
que aparezco cuando el bosque congela su floresta
tormenta de nieve que acosa
huele a jazmín el aire en las habitaciones
perfume virginal que inunda los establos
los hombres viciosos
se arrastran en sus bajos instintos
y acaban

pierden su naturaleza humana.             Semen up

¿La única salvación es volver a la madre,
que redime los pecados con pureza?

Cuidado con mi lengua y sus venenos

sólo en la muerte abro los ojos,
el vuelo del halcón brilla en este precipicio.

¿Te dijeron que la belleza de la bruja atraviesa los cristales?

te desespera.

:

:

:

:

:

las antiguas brujas de Tesalia

A Gaby De Cicco

 

Hay una lengua que yo hablo o que me habla en todas las lenguas.
En cada lengua fluyen la leche y la miel.
Y esa lengua yo la conozco, no necesito entrar en ella,
brota de mí, fluye, es la leche del amor, la miel de mi inconsciente.
La lengua que se hablan las mujeres cuando nadie las escucha para corregirlas.

 

Helène Cixous

 

me enseñaron a escribir enigmas
sosteniendo un espejo en dirección a la luna
versifico en la ensoñación de Hécate
verso dicho en voz alta
maleficio

una poeta
bruja de puño y letra
primero en el cuaderno
pluma de ave negra
tinta.

Ayudame a erigir el antiguo altar
el lugar sagrado
invocamos primero a los demonios menores
los que asaltan deseos terrestres
luego a los espíritus superiores
Círculo de Estrellas
la Carta de la Sacerdotisa
maravilla que supera la imaginación
alma de espacio infinito ante quien el tiempo retrocede
la mente se desconcierta           se oscurece

por la semilla y la raíz
la hoja la flor y el fruto
nosotros te invocamos
más allá de las puertas de la noche y el día
más allá de los límites del sentido.

:

:

:

:

:

jera

Un año. Cosecha. Representa una finalización fructífera,
una circulación cíclica.
El concepto que aquí se simboliza es el ciclo del año,
culminando en una gran cosecha.

No tiene posición invertida.

El Ave Fénix descansa
donde el rocío es breve
inmortalidad de una bruja
libro transparente.

:

:

:

:

:

 

Eugenia Straccali. La Plata, 1970. Poeta, actriz, dramaturga y crítica de poesía argentina. Licenciada en Letras por la Universidad Nacional de La Plata (Argentina). En la actualidad se desempeña como profesora de Teoría Literaria e investigadora en el Centro de Estudios de Teoría y Crítica Literaria de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación en la misma universidad; donde además trabaja en su tesis doctoral: «Experiencia e imagen en la poética de Raúl González Tuñón». Escribió: Antígona ningún dios respira sobre el mundo (2006); Electra, ¿es posible matar a un muerto? (2010); Abismadas (2016); Ninfas (no musas) (Buenos Aires Poetry, 2017); Atlas de la poesía argentina  (EdULP, 2017); El alfabeto de los árboles (Ediciones En danza, 2018); ¿Por qué no hablan las sirenas? (Ediciones Prueba de Galera, 2019); Atlas de la poesía argentina 2 (EdULP, 2019); Para escuchar la música del poema (Buenos Aires Poetry, 2019). Soy bruja (nada me asusta) (Ediciones en Danza, 2020) es su libro más reciente.

La imagen que ilustra este post fue realizada por el artista venezolano Fabio Rincones.
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on telegram
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Contenido relacionado

introduzca su búsqueda