Technicolor, technicolor

Matías José Morales

.

§

.

.

Un automóvil llora en medio del bosque

No soy muy fan
de la contemplación, porque nací moderno
……………………………………..y limpio.

El cerro necesita ropa sucia
para funcionar, y la cascada en la montaña
no trae detergente en su flujo, aunque su espuma
……………………………………..lo parezca.

La escena parte dentro del automóvil
mostrando de lado a lado a sus ocupantes.

El plano secuencia genera
un estado melancólico al encuadrar los rostros
aburridos de una familia viajando
……………………..hacia alguna parte
……………………..que no quieren ir.

Lento baja hasta los neumáticos
sale y entra por la ventana:
inspecciona rincones

……………………..sin orgullo.

El copiloto es la madre, el padre maneja
y atrás duermen dos niños, supongo
………sus hijos.

Nunca sabremos adonde van, solo podemos apreciar
un sutil desencuentro
entre ellos.

La toma simboliza recuerdo:
hace algunos días ella fue infiel
………con el jardinero.

El deambular de su mente
ahora también es nuestro.

Lo recuerda, su olor
su gesto. Un corte brusco nos lleva
otra vez a la cascada sin detergente

gotas salpican tu nariz.

No podrá lavar su ropa ahí
ella lo sabe y tiene la esperanza
de que el flujo se lleve
tales recuerdos.

La película entera es un consuelo.

.

.

.

.

.

Mario

Entre el tiempo y las monedas
perdí interés por rescatar princesas.

………………Maldito juego, por tu culpa
soy un peleador contra el mundo.
Lo sé, mal entendí tu mensaje.
Pero ya es tarde, la estructura está fija
y lo duro ahora es mi patrón de diseño.
Hoy corro y salto sin mirar
los cuerpos que dejo atrás.

Soy un meteorito
………iluminando con tonos rojizos
………………lo que ya era rojo de sobra.

.

.

.

.

.

Pon tu dedo en la lámpara, confío en ti:
te quiero tanto que te mataría

Gracias a ese racconto que compone
el nudo de tus culpas, tú, padre
fuiste yo algún día.

Aquí me tienes
frente a ti me planto para demostrar
que soy posesivo con los entes.

“Soy prosa que explota”
y expone su relación afectiva
tirando carretas sobre la greda.

Padre
sé que te he manchado la cara con saliva
pero primero tus pulgares
limpiaron el chocolate de mis mejillas.

………Soy un niño: somos lo mismo.

Una larga tira de várices nos une:
la sangre azul acá significa cansancio.

Gracias al detenimiento de mi observación
puedo romper mi infancia y enterrar sus delitos.
Soy un ladrón de ropa interior bajo las tablas
………y debo lanzarme al agua.

Confianza. ¿Quién soy?

Hermano, familia: pon tu mano
……………..yo te disparo, te amo.

Dejaré que me absorba la naturaleza
para recuperar la inocencia perdida
que no volverá, se marcha por el río

flota peligroso mi amor incondicional.

.

.

.

.

.

Beavis & Butthead

Siempre hay algo normal en lo extraño.
Ruiseñor de alambre en la risa dental
no me culpes por no creer si me dices
que todo intercambio momentáneo de valores
se basa en la presión de mis dientes
cuando muerdo tus pezones. El día está frío
afuera, así que mantente activo y procura
no tocar el láser rojo que corta el aire
cuando adultos nos hablan de responsabilidad
al despertar. Nuestra obsesión con el fuego
proviene de un tiempo anterior
al riesgo o el arte de la repetición.
Y pensando que el origen del color
fundamenta la diferencia, renovaremos
rituales añejos con artefactos nuevos.
Pronto, verás un secreto oculto
en el examen detallado de videos snuff
que protagonizan los dioses del olimpo
y así cumplirás tu deseo:

[subir]

.

.

.

.

.

Sasha Grey, fueron semanas sin escribirte un poema

Todo arte
es pornográfico. Se muestra en trozos
lo que podemos hacer:
el genital es una pata
del círculo, pero no más importante
que algo envuelto en llamas.
Muchos hablan de semen
pensando en invierno
y es real que un pensamiento
chorrea para fomentar
el crecimiento de animales pequeños.
Ideas, sillas con patas traseras. Gente
amarilla y no
hay que olvidar al Chupacabras, por favor:
seamos como la luna
cuando se amurra.

.

.

.

.

.

Chris Cornell

El día que decidiste
colgarte de tu alma y subir
para abandonar lo duro de lo físico

algunas piedras —sobre todo las pequeñas
lo roto, el ripio— acordaron abandonar la rigidez

e intentando simular
al animal ciudadano, quisieron demostrar
lo fallido frente a un árbol

con un abrazo.

Por algunos segundos
lograron su cometido.

Y juntas fueron humanas
pudiendo fracasar.

.

.

.

.

.

Bach

Ella duerme junto a mí
como de costumbre ignorando todo
lo que no lleva su ADN —la adecuada técnica
de sigilo en los parásitos intestinales
evita una guerra de antibióticos autodestructiva
para su delicado ser—.

La música de Bach me acompaña
como testigo de su lento respirar, cada ir
y venir de tranquilidad en su hechizo

hace contrapunto, dando forma
a un holocausto con flautas y trompetas
que llena de figuras nobles la pared
—a esta altura— confundida
por los límites de su piel.

Loba iracunda despertando
sobre brasas de bosque nativo, me miras

con cara de tren sin frenos
y exiges un silencio total.

“Tu música me pone nerviosa, apaga todo
jurisdicción de flores pirómanas”
sueltas conjuro rabioso
dándote vuelta sobre la cama.

Esa noche, al mismo tiempo
un auto bomba explota lejos
en el estacionamiento de un hotel
cercano al centro.

No causa mayores daños, pero será un ejemplo
que culmina con doscientos muertos
tres años después.

Bach sonó de fondo en todo momento.

No dejará de hacerlo.

Los cimientos, tanto de una relación
como de un edificio se caen
con la desilusión del mal gusto
en alguien que finge dormir a tu lado.

.

.

.

.

.

Dispositivo zentai para la felicidad,
marketing del Power Ranger

Materiales:
– Contexto
– Temor
– Odio
– Látex

Procedimiento:
– Usar al mundo como la primera capa
……….de una cebolla en vinagre blanco.
– Esperar lo suficiente, hasta
……….que troncos reemplacen tallos.
– Aprender a mirar tras la tela
……….los detalles se vuelven importantes
……….fuera del panóptico / ser humano andante.
– Valorar el descomponer la comida
……….en los mecanismos
……….de refrigeración burguesa.

Precauciones:
1) Muchos se han enamorado de sombras
……….al pensar que encontraron
……….el amor de sus vidas.
2) Muchos al quitarse el traje, ya no estaban.
3) Muchos no volvieron a ser los mismos.
……….Ahora la felicidad es una condena:
……….el aburrimiento su condición.

.

.

.

.

.

Xenofilia

El problema
con el amor romántico
proveniente del espacio exterior
—te lo aconsejo, acá olvida lo zen—
similar al que nos han querido imponer
durante años directores inconscientes
como Ridley Scott o James Cameron

es que parte siendo por gusto
o frío, y termina siendo
por una mera necesidad
en la reproducción de alimentos

sobre un suelo infértil repleto
de verdes plantas de utilería

que regamos con ácido
al hablar.

.

.

.

.

.

Bother

El campo se vistió de varios colores.
………Una historia en la cual
todo encaja es perfecta para ser bodega
pronto a explotar. Los sueños con ella
………te mantuvieron circulando aire
………sin la necesidad de conciencia.
Pronto notas que todo fue una alucinación:
hace meses no tomas medicamentos.
Cada recuerdo de piel no fue más que
por psicosis, el amor de tu vida es otra
no la persona delante tuyo en la fila
………del supermercado.
Ella te mira extrañada, no la culpes:
las fantasías son tu regalo y el hambre
………es lo vinculante.
Se aleja como lo hacen las personas
caminando sobre el círculo que desde hoy
te acoge cual vagabundo. Suena la canción
de tu banda favorita mientras cruza la calle
para volverse pequeña hasta desaparecer.
Los créditos comienzan a bajar
y nadie te dará las gracias, las palabras
no fueron inventadas para otra cosa
que separar lo que por defecto se monta.

.

.

.

.

.

M.

Matías José Morales. Talca, Chile, 1988. Es poeta, plomero y psicólogo. Ha colaborado con diversas revistas de poesía. Ha publicado Polución Nocturna, 2021.

La obra que ilustra esta publicación fue realizada por la artista venezolana Alba Izaguirre

Contenido relacionado

Archivo

introduzca su búsqueda