The Flea

Trad. Reynaldo Pérez Só

:

§

:

La pulga

______________________________

J o h n    D o n n e:

:

:

Mark but this flea, and mark in this,
How little that which thou deniest me is;
It sucked me first, and now sucks thee,
And in this flea our two bloods mingled be;
Thou know’st that this cannot be said
A sin, nor shame, nor loss of maidenhead,
……Yet this enjoys before it woo,
……And pampered swells with one blood made of two,
……And this, alas, is more than we would do.

Oh stay, three lives in one flea spare,
Where we almost, nay more than married are.
This flea is you and I, and this
Our marriage bed, and marriage temple is;
Though parents grudge, and you, w’are met,
And cloistered in these living walls of jet.
……Though use make you apt to kill me,
……Let not to that, self-murder added be,
……And sacrilege, three sins in killing three.

Cruel and sudden, hast thou since
Purpled thy nail, in blood of innocence?
Wherein could this flea guilty be,
Except in that drop which it sucked from thee?
Yet thou triumph’st, and say’st that thou
Find’st not thy self, nor me the weaker now;
……’Tis true; then learn how false, fears be:
……Just so much honor, when thou yield’st to me,
……Will waste, as this flea’s death took life from thee.

:

:

:

:

:

Repara sólo en esta pulga, y repara en esto,
qué insignificante es lo que me niegas.
Primero me pica y ahora lo hace contigo,
y en esta pulga nuestras dos sangres se mezclan.
Sabes que esto no puede denotar
pecado, bochorno, o pérdida de inocencia,
……sin embargo, es un gozo antes del cortejo,
……mimada se infla con una sangre combinada de dos,
……y esto, vamos, es más de lo que nosotros haríamos.

Oh, espera, tres vidas en una pulga se reservan,
donde nosotros por poco, estamos más que unidos.
Esta pulga es tú y yo, y éste nuestro lecho nupcial,
el templo de nuestro enlace.
Aunque se resistan los padres y tú, ya estamos ayuntados,
cautivos en estos vivos muros de azabache.
……Aunque la tradición te permita matarme,
……no lo hagas, se añadirían el suicidio y el sacrilegio,
……tres pecados al inmolar a tres.

¿Imprudente y cruel, cuando tu uña
has empurpurado, con la sangre inocente?
¿Cómo podría ser culpable esta pulga,
salvo de esa gota que de ti tomara?
Sin embargo, te glorías y dices que no
adviertes que tú ni yo seamos más endebles ahora.
……Es verdad, aprende entonces qué infundados son los recelos.
……Tanto honor, cuando te entregues a mí, se malgastará
……como la muerte de esta pulga vida de ti tomara.

:

:

:

:

:

 El asiento

versión libre

 

Hollado el diván donde te sientas, cuando te levantas voy a él, y como si nada, me acomodo, el calor aún permanece, pero antes dejo deslizar la mano a la hondura y percibo la presencia de tu cuerpo ahora ausente. No es posible, me digo, que no sientas la misma tibieza cuando a escasos instantes te cediera el puesto. Estoy seguro de que fuera así, sin embargo, pudiera creerse de todo esto un desarreglo interior. Nada de ello es justo, el asiento más aquiescente que tus pensamientos se ofrece para enseñarte que la pasión es apenas una curvatura, donde se encajan los deseos, que por cierto, no son cualidades reñidas con las almas. Es de ver cómo el acolchado diván, de una soltura mayor que no percatas, recibe nuestros fuegos y poco a poco, sin disgusto, por una parte se expande, y por la otra se sumerge, hasta que un silencio minúsculo conforma una sola hollada cuya materia de hechura proviene de ambos pesos y fogajes. Vuelvo a decir que no es justo, al menos por lo que a ti te toca, tu reserva de entrega a una paciente creación que sin tus remilgos de fondo viniera a ser lo mismo. Nuestros cuerpos, nuestras dos almas, en la redondez no son, ni más ni menos, que el nudo corporal expresado en múltiples curvaturas del diván que de la carne agujerean las almas, a veces musitante, a veces quedo. A pesar de que él, inconsciente, es el mejor aliado de tu irreflexivo animal, que si por breve punto tu agudeza vislumbrase, exento de inocencia el diván, respira el mismo aroma de las sábanas revueltas, el mullido jergón de hojas, el runrún de la madera.

:

:

:

:

:

:

:
John Donne
, Londres, 1572- 1631. Poeta inglés de la escuela metafísica y deán de la catedral de San Pablo, Londres (1621-1631). Destacado por sus versos de amor, tratados religiosos y sermones. Cursa estudios de Derecho, en Thavies Inn (1591) y en Lincoln’s Inn (1592-94). Entre 1611-1612 se publicó su primera obra: “Los aniversarios de Donne”. El resto de sus poemas,  cartas en verso, epigramas, sátiras (escritos entre 1590-1617) los sonetos sagrados y textos religiosos circularon en versiones manuscritas entre sus amigos y fueron publicados después de su muerte. Traducciones recientes de sus poemas se hallan en:  Elegías. Versión de Gustavo Falaquera (Hiperión, 2006), Canciones y poemas de amor (Hiperión, 2004),  Cien poemas (Pre-Textos, 2003), Canciones y sonetos (Cátedra, 1996), y sus ensayos en: Paradojas y devociones (Ediciones Hespérides), Biathanatos (Madrid, AEN, 2007).

:

Reynaldo Pérez Só. Venezuela, 1945. Poeta, traductor, editor, profesor y médico. Se desempeñó como Jefe del Departamento de Literatura de la Dirección de Cultura de la Universidad de Carabobo. Fue co-fundador de la revista Poesía, la cual dirigió durante varios años. Entre sus libros de poesía destacan: Para morirnos de otro sueño (1971); Tanmatra (1972); Nuevos poemas (1975); 25 Poemas (1982); Matadero (1986); Reclamo (1992); Px (1996); Solonbra (1998) y Rosae rosarum (2011). Su vida y su trayectoria literaria fueron reconocidas por el Festival Mundial de Poesía de Venezuela y el Encuentro Internacional POESIA Universidad de Carabobo. Pérez Só es Premio Nacional de Literatura (2019 – 2020).

La obra que ilustra esta publicación fue realizada por el artista venezolano Jesús Martínez Querales

Contenido relacionado

Archivo

introduzca su búsqueda