«Construcción civil», de Willy Gómez Migliaro

diversidad o sonido de agua que golpea cuerpo & palabra imán de atracción compleja definiendo nuestro asedio incrusta sobre piedras su alfabeto oscuro y en el llamado y en el desierto procesiones un cielo de estrellas en su dorsal un lenguaje además de ciudades obscenas si no milagrosas cuando persigue imágenes con cientos de manos con cientos de cantos con cientos de sexos alcanza la construcción un desfiladero sin nombre propio algunas líneas del desierto y del hielo encontramos en cada proporción de sus cielos caídos toda su extensión son las márgenes saliendo a flote árboles desplazándose cordilleras rotas mar orillando las costas de una fundación el manantial de todo valor roto está presente en la diversidad de otro que viene y halla razones en un mito hasta que se hace a la muerte o azuza occidental

Holbein171

 

SEGUIR LA LÍNEA DE PENSAMIENTO moderno es también
<<muda sabiduría>>
el mundo lo resiste con su escriba al fin barriendo el misterio de la lengua
aquí habrá una distancia una historia de huacas de momias
de algo vivo aunque no lo creas
un agraciado maestro que finalizará con el Perú
certificando la muerte y la resurrección de nuestros héroes
en un comedor donde todos en clorhidrato de cocaína
los recordarán a viva voz
y dirán a cualquier comisión de velas encendidas:
la disposición de esos cuerpos no era de un mando de capataces
se sabe de estos campos muertos como una casa de las ficciones aún
de la cena en el jardín de los sátiros y la diablada puneña
para olvidar nada más somos finalmente un monto de hacienda
una reunión de piedras
y fue borrado el río de una noche con ramitas de algo sucio
y todo fue discreción
un movimiento al fin de ataque hasta Europa
donde las costumbres al acecho desconocían mi piel dicen el ritmo
con algo de parsimonia también para la oración
y más tarde todo lo metimos en un manto blanco o bolsas negras:
manos ojos cuerpos amores despedidas
ahí nuestras manos alcanzaron una alcancía
de soles peruanos para la pachamanca que se sirve después del mediodía
entre ajíes como escribió Mesías Evangelista
y se supo de la papa huayro como un cuerpo celestial de nada al fin
de la papa rosada y los dientes y las llaves hasta el carbono catorce
de las habas negras que fueron las palabras después
lágrimas desde Huachipa por no decir esos huequitos del cuerpo
tienen el tiempo de un lunar de un tatuaje de un beso con balas
y olor a kerosene
aunque más claro ahora son otros campos como plantea Migliaro
al crear un océano de escritura deshecho
soledades del Perú y un sol en las manos mira
al probar otros deseos urbanos
sensaciones en gracia por los dones
olvidamos ese sueño de intranquilidad y danza migratoria
hasta cuando conversamos con alguien que elige sus espacios
hay un doble juramento
& ya no podrá más mi alma si se ocupa de esto si construye si destruye
transformado en su multitud
y hacia allá han construido un boulevard de pisa-seres:
mujeres cada día más bellas más entusiastas
y una carrera de hombres más solemnes más blancos
más cholos más afectados
ah signado por el poder uno se divide y goza su honor
en el fondo la cultura es oscura
viste la vanidad
a este lado hacia arriba
ahora de Abancay de Lima de Huancayo de Tacna
nudos atados por la celebración & extensión del Perú en láminas negras
el espectáculo es otro barrio de palabras a un retorno pasado
y el agraciado maestro cobra y marca la sensación de futuro
la estación de la república de Basadre

.

MUEVE LA RUINA Y TAPA de veras figuraciones de territorio
hay ambición o se especula al fijar encanto de gema multicolor
o piedras abiertas de muerte como sabueso sobretodo precio
y nada de ese cuerpo tan pronto mío o tuyo sobre la marcha
una mina empuja aire oscuro
conocemos su entrada y erección su hocico de perro al tajo?
para saber del Perú traigo lengua a estas urgencias
el escondite in-creciente del poder crea
conciencia & altar de un juramento para el progreso
como mujer vaciada y un hombre sugerido
veo desde adentro la fortuna del cuarto trasero
visto también mi campo y su posesión
sino hay peligro no es contundente la pelea
la injusticia misma decreta sola corte de sierra central
y no sabemos del mar y sus ganancias sino
del buzo en tierra & desierto o de un amor que pierde la respiración
entonces el retorno de camino es riqueza
detonante entre oferta y esperanza de pagar la euforia
tanta chusma por dios reyes de la coca
el levantamiento oscurece la revocatoria
de un éxodo en bicicletas y camiones
pocos líderes del honor y la salvación
saben que la destrucción es un estilo nuevo

.

APURAR AL TALABARTERO y que venga en semana santa
si él es el capataz que salga Ayacucho en sombras &
punzones como vaca muerta
solo para un juego de riendas un parche de montura y un fuete forrado
buscar líneas & cruces en el cuello escenas idílicas: el ancla de los 70
la daga entre una mujer y la serpiente o el navío de Grau en la entrada
si vienes del Callao después del desembarco sustraer cajas de licor
diseñar nuevas riendas para caballos de polo
vinieron de Argentina dios se ama la esperanza cuando cierta construcción
sin dificultades enajena de prisa introducir la campiña para un juego
de tirar bochas con el taco & el alazán dificulte mis pechadas
de nuevo capitales hermana la costa americana la pena
y algo queda colgando en la ribera de un extraño metabolismo
nuestras constelaciones afuera después del habla marcada
encontrar la prima de un sudario americano la mina de la sierra central
ocultar al hombre entonces frente a algo roto posando ante objetos
semejante taza entre reputación & desenfado de eludir ya
50 000 soles por cada animal frente a la sobreabundancia
necesariamente a salvo un geranio una lila un ocultamiento
50 000 soles & comprar caballos en Argentina con el empeño de salir
y qué será del hombre que amamos no dejó su número telefónico
cerrar el pasado
adiós Carlos
adiós Ayacucho

.

Willy Gómez Migliaro. Perú, 1968. Considerado uno de los poetas más importantes del Perú e Hispanoamérica de las últimas décadas, Migliaro ha dirigido las revistas de poesía Polvo enamorado (1990-1992) y Tokapus (1993-1996). Así mismo ha publicado los libros de poesía Etérea (2002), Nada como los campos (2003), La breve eternidad de Raymundo Nóvak (2005), Moridor (2010), Construcción civil (2013), Nuevas Batallas (2013), Poemas 1993-2003 (2015). Su obra ha sido difundida en diferentes antologías de poesía internacionales y en 2015 fue merecedor del premio hispanoamericano de poesía Festival de la Lira.

Contenido relacionado

Archivo

introduzca su búsqueda