Zamwa Muhammad

Trad. Jiyar Homer & Elías Agustín Olaviaga

:

Un día infernal de primavera de Kurdistán, después de tomar un té caliente y fumar dos cigarrillos, sudando bajo el sol abrasador, caminé con pasos insomnes desde el bazar hacia el parque público para encontrarme con Zamwa. Me metí a su coche, donde la voz celestial del cantante maestro Hassan Zirak se apoderó del aire hasta que llegamos a un café aislado, en la calle nombrada por el gran poeta kurdo clásico Salim, cubierto de libreros y pinturas en sus paredes, junto a una sala de cine ubicada en el segundo piso del edificio con una vista expansiva de la ciudad. Fumábamos en el balcón. Algo me llamó la atención, era un tatuaje en su brazo derecho: un insecto con la cabeza de Kafka. Después hablamos sobre este proyecto, nuestros trabajos respectivos en varios idiomas, culturas y géneros, así compilando su biografía para presentar su poesía por primera vez en otro idioma, exceptuando el kurdo, que es el español para la revista POESIA en Latinoamérica. Después de traducir numerosos poemas kurdos clásicos y modernos al español, finalmente elegí traducir a un poeta de la generación de los 90, el poeta joven Zamwa Muhammad (زاموا محەمەد).

:

Tras el éxito de la revolución kurda de 1991, una iniciativa liderada por el público kurdo y las fuerzas Peshmarga en el sur de Kurdistán (en el actual norte de Irak) contra el régimen baazista de Saddam Hussein, las fuerzas federales iraquíes fueron expulsadas de Kurdistán tras la batalla final en Karkuk el 21 de marzo del mismo año. La revolución ejerció su influencia sobre toda la cultura kurda, incluyendo su literatura, dividiendo las generaciones de escritores entre los que comenzaron a escribir antes y los que lo hicieron después de dicho suceso. La generación que surgió después del 1991 se conoció como La Generación Pos-revolución; Zamwa Muhammad pertenece a este grupo. Además de ser poeta, es un cuentista, ensayista, crítico, traductor y periodista, nacido en la ciudad de Slemani en el sur de Kurdistán en 1996. Actualmente es uno de los escritores jóvenes más reconocidos en la lengua kurda. Licenciado del departamento de Sociología de la Universidad de Slemani en 2019, publicó su primer cuento a los 20 años de edad y su primer poema a los 22. En 2017 ganó el premio internacional Galawej (گەلاوێژ), uno de los galardones más icónicos de todo el Medio Oriente, con su poema «La Catalogación del tiempo y la memoria de los dioses, que ya no juegan con nosotros». Aún es el poeta más joven que lo ha ganado. En el 2019 lo ganó por segunda vez, con el cuento «Los pensamientos de Rizgar». En los años 2019 y 2021, fue invitado como conferencista por la facultad de Bellas Artes de la Universidad de Slemani.

:

Zamwa ha escrito varios ensayos sobre la literatura latinoamericana para publicación en revistas kurdas, incluyendo el dominio del lenguaje de Borges y el realismo mágico de García Márquez. Su propio estilo exhibe la influencia del realismo mágico tanto en poesía como en prosa.

:

Habla kurdo, inglés y árabe. Hasta ahora ha publicado tres libros: un poemario, un libro de cuentos y una traducción. Algunas de sus obras han sido publicadas en revistas y periódicos como Raman, Îlyan, Rudaw, Balinde Poetry, Jienftin y Culture Project. Como traductor, tradujo al kurdo del inglés las obras de Charles Baudelaire, Edgar Allan Poe, Fernando Pessoa y Mario Vargas Llosa, y del árabe al kurdo, obras de Salim Barakat, Adonis, Mahmoud Darwish y Said Akl.

:

Actualmente reside en Slemani. Desde 2019, es editor en Sardam Ediciones, la editorial fundada por el gran poeta kurdo Sherko Bekas. En cuanto a sus proyectos actuales, destacan la escritura de un poemario y una colección de cuentos; así como también la traducción de la novela Las plumas de Salim Barakat al kurdo.

 

                                                                                    Jiyar Homer

:

:

:

Un cuervo en mi interior

Zamwa Muhammad

:

:

:

Y sus ojos tienen toda la apariencia de los de un demonio que está soñando,
Y la luz de la lámpara que fluye sobre él proyecta su sombra en el suelo;
Y mi alma de esa sombra que yace flotando en el suelo
Se levantará, ¡nunca más!

Edgar Allan Poe

Hay un pájaro azul en mi corazón que
quiere salir.

Charles Bukowski

:

i

Como una noche que no renuncia a sus ideas, que son sus estrellas
Como una luna que no renuncia a las ilusiones a su alrededor, que son sus nubes
Como un ataúd que no renuncia a sus días y horas, que son sus clavos
Como una tumba que no renuncia a su memoria, que es su muerto
Hay un cuervo en mi interior que nunca me renuncia
Como un kurdo escapando de su realidad, que es el fuego
Como un planeta escapando de los granitos de su cara, que son los humanos
Como un dólar escapando de su padre, que es Dios
Como una mente escapando de su verdugo, que es ella misma
Siempre me escapo de mi cuervo.

:

:

ii

Tengo un cuervo desde hace casi cuatro años y
Por las noches cuando estamos solos
Me habla de muchas cosas;
Me dijo que la historia es una gran opresión a los humanos
Me dijo que la historia siempre nos resume en sí misma
Me dijo que la historia quiere hacer de mí un buen joven y
Un buen hombre y finalmente una buena tumba.
Me dijo que el espíritu de esta época devora a las sociedades y
Convierte individuos en mondadientes
Me dijo que los demás son polvo para tapar el resplandor del yo,
El resplandor del yo que siempre está rechazando lo que le está enfrente.

(Un Hegel fuma detrás de mí.)

:

:

iii

Hermosas damas, aquellas que dejé y me dejaron
Nos convertimos en las huellas sobre la existencia del otro,
Algunas ahora me odian
Porque no saben que guardo un cuervo en mí;
Hay un cuervo en mi interior y
una mujer bajita ya no tomará mi mano

(Un Hassan Zirak[1] fuma detrás de mí.)

Muchas veces, mis amigos suelen alejarse de mí.
Mi silencio no les molesta
Mis repentinas desapariciones no les asustan,
Porque saben que guardo un cuervo en mí;
Mis amigos y los otros ven las plumas de alquitrán de mi cuervo
En cada uno de mis versos
Deben ser obras de arte en eterna auto-invención.

(Un Foucault fuma detrás de mí.)

Hay un cuervo en mi interior
Me transformó la diferencia en identidad,
Con él
Soy todas las parasangas que nos alejan de los demás.

(Los filósofos de la diferencia fuman detrás de mí.)

Aterriza sobre las cosas con mis palabras, construye el mundo con mi conciencia:
Sobre la blancura silenciosa de la montaña nevada, mi cuervo es el único sentido
La primera noche de primavera, cuando el cielo se apague, la luna estará en el pico de mi cuervo;
Planea debajo el sol de verano, la sombra es una de sus interpretaciones;
Vuela desde la rama de un árbol, sus alas desorganizan los juegos amarillos de las hojas.

(Un Wallace Stevens fuma detrás de mí.)

:

:

iv

A la dama con pies de rayos del sol, a Lenore, y a la desconocida heroína de este texto:
Ahora me duelen los recuerdos
Me duele el yo
Me duele el te
Me duele el nosotros
Me duele el capitalismo
Me duele el totalitarismo
Me duele la burocracia
Me duele Marx en su cruz roja
Me duele Weber en su jaula de hierro
Me duele Dios
Me duele la historia
Me duele la dialéctica de zapatos de goma, corbata, montaña y ciudad
Me duelen mis amigos borrachos en los rincones sin barrer de este mercado libre
miraban con lágrimas el brillo de sus políticos, capitalistas, Dioses, escritores y siervas
Me duelen las bellezas marginadas que, inevitablemente, tengo que citar a Ginsberg:
fueron atropellados por los taxis de la realidad y el tiempo destruyó sus mentes;
Me duelen los brillos falsos de esta época
Me duelen los significantes y los significados
Me duelen los centros
Me duele el mito del comprender
Me duelen los payasos del intelectualismo kurdo
Me duelen las industrias culturales
Me duelen los kurdos
Me duele mi cuervo

La primera vez que tocaste a mi cuervo
De la ansiedad de tus dedos comprendí que tú también tienes un cuervo,
O al menos un ruiseñor;
A mi cuervo no le gustaba que alguien se le acercara tanto así.
Ahora está quemado y sus plumas incineradas, tus huellas dactilares están sobre mi cuervo.

Entre yo, mi cuervo, mis dichos y mi lengua
Hay algo que se sigue perdiendo; como una vida que se desperdicia constantemente en mí,
Entre mis amigos del pasado, mis amigos del presente y mis amigos del futuro
Hay una mujer a la que nunca llegaré; como el texto que no lo escribo para siempre,
Entre tú, la foto en tu pared y tu foto en mi cabeza
Hay un tú que extraño, pero mi cuervo lo niega

(Estoy tan triste en estos paréntesis,
Si no, haría de la lengua un cigarrillo para ser fumada solo por mí y mi cuervo.)

:

:

v

En un lado, yo escondo mi cuervo de los demás
Y en otro lado, mi cuervo me esconde de los demás,
Slemani se ha convertido en un tazón lleno de mi vómito y el de mi cuervo.
Cuando miramos el recipiente vomitamos más
Cuando nos damos la vuelta, no hay otro recipiente para vomitar.

Hay un hombre detrás de mí, cada vez con un rostro y con un nombre
está fumando,
Y un cuervo en mi interior, inevitablemente tengo que vivir por ambos,
Desde que tengo a ellos, mi corazón está roto por la historia
Desde que he guardado a Dios en una palabra
Desde que mi lengua se respira
Desde que la vida no es más que un signo
cuyas referencias son constantemente a sí misma;
Juntos soñamos con ese momento
que estos márgenes encuentran su grito,
Juntos soñamos con ese momento
que este dolor gane;
Estamos seguros que un día el sufrimiento terminará
Todos dormimos en una tumba,
Hasta entonces, no revelaré a mi cuervo
Hasta entonces, no diré nada más,
Hasta entonces:
Un feliz No-Ser para todos ustedes.

 

29 de julio de 2018

 

______
:
Notas
[1] Hassan Zirak (1921-1972) fue un célebre compositor y cantante kurdo, conocido por sus grabaciones de canciones populares kurdas clásicas. Fue famoso por sus letras clásicas y sensuales, y se cree que compuso más de mil canciones a lo largo de su vida. Zirak es considerado como uno de los cantantes más populares y conocidos entre los kurdos en todos las partes de Kurdistán.

:

:

:

:

:

 

Jiyar Homer ژیار ھۆمەر (Slemani, Kurdistán, 1996) es un traductor y editor kurdo, miembro del colectivo Kashkul, el Centro de Artes y Cultura de la Universidad Americana de Irak, Slemani (AUIS), y contribuye como editor de la revista literaria Îlyan. Habla kurdo, inglés, español, portugués, árabe y persa. Sus traducciones se han publicado en 19 países, en revistas como el Periódico de Poesía, Círculo de Poesía, Buenos Aires Poetry, Revista POESIA, World Literature Today, Literary Hub, Your Impossible Voice, entre otras. Ha traducido para varias revistas de Kurdistán a diversos autores latinoamericanos como Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Gabriel García Márquez, Roberto Bolaño, Juan Rulfo, Octavio Paz y Pablo Neruda. Entre sus obras en forma de libro se incluyen El Pozo de Juan Carlos Onetti, Refugiado Número 33.333 y The Potato Eaters de Farhad Pirbal, La ciudad de vapor de Carlos Ruiz Zafón, así como The Fortress and My Father’s Dogs de Sherzad Hassan.

:

Elías Agustín Olaviaga ئیلیاس ئاگوستین ئۆلاڤایگا (Misiones, Argentina, 2000) estudia varios tipos de traducción en la Universidad del Aconcagua, Mendoza y en la Universidad Tecnológica Nacional, Facultad Regional Resistencia. Sus proyectos actuales incluyen una traducción al inglés del poeta mexicano Antonio León, en colaboración con Shook. También es el corrector asistente de Avión, una serie de poesía mundial editada por Gato Negro Ediciones en México. Reside en California.

La fotografía que ilustra esta publicación fue realizada por la artista venezolana Freisy González Portales

Contenido relacionado

EL CUERVO

White Pony

Trad. Regina Riveros & César Panza

EL CUERVO

The Flea

Trad. Reynaldo Pérez Só

introduzca su búsqueda