Libro 3

Francisco Catalano

 

 

Menos que una nota

Hay que luchar mucho para irse en paz de esos lugares que ya no se irán de uno. Este, quizá como todos en cierto modo, es el libro de las curas. Quizá no quiero saber que ambiciono no tener que escribir un día, lo cual redunda con el absurdo de querer escribir eso. Imposibilidades así me clarifican la certeza de que ninguna herida termina, sólo muta de una a otra herida abierta. Durante algunos años, este l, entregado por libros , en el sentido clásico del término, ha sido mi otra sombra, la blanca. Ellos son un espacio que no para de rehacerse ya que su movilidad está fija a la carne de mi ser y su fin ligado al de la vida. Hay que sacrificar la vida por el texto para sacrificar luego al texto por lo vivo, si es que algún sacrificio debe ineludiblemente hacerse. Sé lo suficiente para no olvidar que sacrificar algo es restarle antes de tiempo a la muerte lo que nos robará tarde o temprano.

.

.

Apoyé mi mano a un hueco
y el hueco me sostuvo:
no hay nada más duro que un vacío

yo no intentaba llenar nada
ni expandir la nada que ya había
mucho menos conquistar o barajar
una ausencia antologable

yo sólo me apoyaba, tan así
que aun palpita en mi palma lo inasible
como el ruido de un río que no veo

ahora todo lo que toco es vacío,
la piel de mi mano es la del hueco
y ya no tomo lo que tomo de las cosas
sino lo que no tomo, sus espaldas

¿será la espalda de la espalda este poema?

.

.

Volver no es una aurora

tan sólo es el invertido ocaso
de algo que no viene ni va
del día o la noche
para no dormir ni despertarse
como si toda nuestra historia
se derramase como basura
hacia todos los lados de esa calle
por la que nunca transitamos

volver es el deseo deslastrante de una herida
que nos late con crueldad en el umbral
divisorio entre nosotros y nosotros
como una nostalgia por la nada

.

.

Perderse no es caminar,
perderse es un camino.

La desgracia –quizá gloriosa- de transandar
la falsa fisiología del pie, del paso, de la huella,
de inflar el límite costoso de un sendero
o la ambivalente factura de habernos parado,
de habernos caído
o de haber repetido todo hasta el hartazgo.

Perderse es estar por debajo o detrás
no de uno mismo
sino del espacio irreductible
donde lo que uno es y lo que uno es
se abrazan redentora, blancamente,
ilimitando un punto afinal, una coma perpetua,
o el gesto matutino de un paréntesis abierto
sin el otro que lo cierra

sobre el cielo posible de un texto

donde todo nos nombra.

.

.

.

Vivir es transcribirse

mmmmmmmmmmmmmmm

……………………No funciono: leo todo al revés; y funciona

mmmmmmmmmmmmmmmm

…………………………………………………………………………………..Vivir es colorear

mmmmmmmmmmmmmmmm

……………………………………….Sólo se afila un lápiz amputándolo

mmmmmmmmmmmmmmmm

Vivir es rebotar

mmmmmmmmmmmmmmmmm

¿Dónde comienza el cielo si camino por el techo de la tierra?

mmmmmmmmmmmmmmmmm

………………………………………………Vivir es saltar

mmmmmmmmmmmmmmmmm

No temo al borde……………………………….,…………………………. temo al fondo

.

.

.

La noche originaria es la cara de la luz originaria

…………………………………………………………y viceversa

ellas no han llegado, soy yo
quien he llegado a ellas muchas veces
viviéndolas como un arquetipo de mi carne

……………………………………..la noche más visible da a la luz
…………………………………….la luz más invisible a la noche

ambos vértigos ladean cierta anatomía de la cual
no nos pertenece sólo su anverso o su reverso
sino su espalda, su otra espalda y otra cosa,
alojada en el centro vertical de eso corpóreo
y ya parecida demasiado a lo que somos:
sólo hombres parados en la nada

ya desde allí, cualquier lado es un abismo:
el de la luz, el de la noche, el de la nada;
y ninguno es la falsa copia de otro abismo

por eso sería más lúcido pensar
no de qué abismo nos levantamos
sino hacia cuál abismo caemos

y como nos mata el abismo de la noche
y siempre parecemos llevar adentro
el musculoso abismo de la nada,
es preciso caer al abismo de la luz
como cae la altura a la altura sin sus dioses

porque después de todo es imposible
cumplir ese deseo delirante
de poder ser al fin todos los abismos

.

.

Existieron
no te miento
existieron

y su valor era el peso de mis huesos
multiplicados por la carne

yo era el producto de algo:
la retentiva circular de la memoria
cuando el amor se recuerda a sí mismo

La luz era un animal circunscrito

Las cosas, flotaban, inútiles,
con oraciones de la nada, arropándolas

Existía ceremonia en el espacio

La vida era una segmento en apertura
La apertura una materia de inicio
Y el inicio era siempre de la vida

La realidad era un círculo perfecto

Y existieron
no te miento
existieron

.

.

………………………………………….«Pero ¡ay!, uno se traga máximas
………………………………………….para colmar los agujeros
………………………………………….de su propia naturaleza»
………………………………………….
Albert Camus

 

Uno

Es más fácil vivir con polos

con la luz y la noche
con el bien y el mal
con lo que no somos ni tenemos

la manía de los polos
más que una fisiológica sinopsis dual
o una costumbre histórica
es una andadera para huir de la tragedia
de ser y no ser lo que somos y no somos

por los polos comenzamos el juego sagrado
de inventarnos un juego soportable
para lidiar con la terca monotonía agridulce
con la oscura indiferencia sinsentido
del absurdo ejercicio de tener
nombre, apellido y descendencia

porque no somos polares o mediocres
somos ambas (y eso nos mata)

pues no es lo real lo que nos mata
sino el hondo peso del realismo
.

.

dos

La rutinaria épica del vivir
parece no tener otro motivo
mas que hallar un menor,
engorroso, trajinar,
donde calce lo que somos

………………..que no es lo mismo que

palpar un gozoso músculo de aire
que atletice gratuidades torácicas
tras la atribulada cacería de lo vivo

………………………………….pues no es lo vivo lo que nos mata

………………………………….sino vivir la vida –como le dicen

Sólo loreal mata realismos
dándole más vida a la vida

.

.

El poema sin querer habla de todo
como si cada punto de sus letras
fuese la antología del idioma
la condensación misma del lenguaje

………….o mejor………… la síntesis más pura

…….de absolutamente todo lo que existe

………………los poetas somos seres alienados
………………por la vasta dimensión del infinito

y sin embargo un primer incendio
hecho de azotes frenéticos y efímeros
furiosamente se nos estaca
en los genitales de la vida
llevándonos al desamparo
no de sufrir de amar o de pensar
sino de no hacerlo todo en todo instante

…………….pero son puentes a otro lado

lo sabemos

…………………aunque sea al lado que no existe

como si existir o no existir fuesen contrarios
en el lado del poeta
ese círculo
donde sólo hay una palabra
abrazando la semántica de todo

El poema sin querer habla de todo
porque el poeta lo desea todo

esa onda de éxtasis fluctuando
en la carne lujuriosa de los días
esperando nada para nadie
mas que el cruel goce de lo vivo
y la paz perpleja del asombro
amparando la gruesa eyaculación

………………………………de lo innombrable

.

.

Por aquí pasaron
las lagañas, los tic, las ojeras,
los insomnios, comiquitas,
la lunchera perdida, el mérito a la lectura,
las frutas nuevas, los gritos en la sala,
la ventana rota del hermano ebrio,
la litera, la litera de arriba,
las pantaletas en la ducha,
el balanceo en la reja, su charla, el balón,
el patio, las barras, las planchas,
las conchas de fruta en la sobremesa,
el orden histérico, la misa, la velita,
el piedrero ebrio gritándole al cura en la puerta de la misa,
el cura que lo ignora,
el paso lento de mi padre:
“Vayan, ya los alcanzo”;
el crucigrama de los domingos,
el amolador, las arepitas dulces,
la pijama, el hueco del colchón,
el Whampole, la emulsión de Scott,
el sustagen, el supersustagen, el café,
la piña colada tras el entrenamiento,
el club hípico, las deudas, la lotería,
los cuadernos de caligrafía,
las tareas, las tareas en vacaciones,
los dos goles olímpicos, el ángulo, la trenza del empeine,
los tacos traqueteando el calentamiento en el cemento,
la tierra compacta por la lluvia de anoche,
el aire pegostoso, el espejo al final del pasillo,
el cuarto de hombres, los gritos y más gritos,
la escritura quemada, la desvelada, la mañanera,
el mañanero, el subrayado hambriento,
la ventana sin rejas, y las rejas, y la cota,
y el guarataro al final, y la sala,
y los muebles púrpura de mi abuela,
y mi afonía histórica, y mi largo desierto,
y mi ruido blanco en cataratas por las paredes,
y ¡plop!, y Feliz año, pon la radio, ¡Bendición!,
¡Bendición! Dios me lo bendiga,
que el Espíritu Santo te ampare y proteja,
y que la Virgen María te cubra con su manto:
ya es 1° de Enero, Chao, no se preocupen, ustedes vayan…

Yo paso la llave

Yo tranco la puerta

.

.

 

…………………………………………………………..no buscaba la rosa.
…………………………………………………………..Inmóvil por el cielo
…………………………………………………………..buscaba otra cosa
…………………………………………………………..
García Lorca

 

Todo es un Uno

y no existe un Dos

no existen copias…………. logaritmos

…….o ciclos …………………..o sombras

nada busca al dos que nada busca

 

Todo grupo es un jardín de unos

………………..pero ser uno no basta

………………..ser uno es demasiado

así, un uno busca a otro uno

………………..pero no para mentir

………………..sumándose o restándose

………………..en las ausencias espaciales

………………..de ecuaciones planas

…….un uno busca a otro uno

……………………………………………..para bailar

para hacer operaciones imposibles
en el espacio potencial de un signo
con una regla circular imaginaria
para infinitar la página
donde están escritos ambos unos
y quizá también todas las cosas

…….aunque ya no haya cosas

…………………………….o páginas

………………………………..o unos

porque uno más uno no es dos

…………..porque uno más uno no es uno

 

……………………………………porque uno más uno

………………………………………………………es cero.

.

.

.

¿cuál final?.

..

poesia_franciscocatalano2

Francisco Catalano. Caracas, Venezuela, 1986. Poeta, Licenciado en Comunicación Social y tesista de la licenciatura en Letras (UCAB). Ha publicado de manera independiente el Libro 0 y Libro 1, la primera entrega de su obra poética que consta de un solo volumen de poesía, titulado: l (Caracas: 2010). Sus poemas se encuentran en las antologías: 4M3R1C4 2.0: Novísima Poesía Latinoamericana (Universidad de Nuevo León, Monterrey, 2013); Voces Nuevas 2005-2006 (CELARG, 2007); y La Imagen, el Verbo (UCAB, 2006). Ha publicado y sido reseñado en Papel Literario, Tal Cual, Las Malas JuntasCírculo de Poesía, y la revista Poesía de la Universidad de Carabobo. Ha participado y organizado distintos recitales en Caracas desde el año 2005. Los poemas acá presentados pertenecen al Libro 3, ganador del Premio de Poesía Fernando Paz Castillo, en su XXI edición.

Contenido relacionado

POESIA

De barro

Ernesto Cañizalez

Archivo

introduzca su búsqueda