Dilawar Karadaghi

Trad. Jiyar Homer & Gabriela Paz

 

 

Dilawar Karadaghi دلاوەر قەرەداغی es un poeta, traductor, ensayista, dramaturgo y director de teatro. Nació en la ciudad de Slemani, en el sur de Kurdistán, en 1963. Egresó de teatro del colegio de Bellas Artes de la Universidad de Bagdad en 1986. Es uno de los más importantes poetas kurdos contemporáneos, que posee 10 poemarios y casi 1000 páginas de poesía. Sus obras han sido traducidas al inglés, francés, sueco, árabe, persa —y ahora al español.

Comenzó a escribir poesía en 1982 cuando tenía 19 años. Después de la guerra Irán-Irák se exilió a Irán por dos años. Se mudó a Suecia en 1999. Fue nominado para algunos premios importantes, incluyendo la preselección al premio estadounidense Pushcart para el 2020. Cuando en el año 2000 su poesía se tradujo al árabe y se publicó en Siria, recibió mucha atención. También han organizado lecturas de su poesía en Kurdistán, Reino Unido, Suecia e Irán, y algunos críticos importantes han escrito sobre sus obras.

El gran poeta kurdo Sherko Bekas, en algunas entrevistas habló sobre la importancia de Dilawar Karadaghi y lo dio a conocer como una voz nueva en la literatura kurda. El poema A Child Who Returned From There Told Us que fue traducido al inglés por la poeta y traductora kurda Choman Hardi, ha sido agregado al currículo de educación en Australia. El arquitecto estadounidense de origen judeo-polaco, Daniel Libeskind, tomó prestada la idea de construir un museo Kurdistán en Hawler a partir del poema de Karadaghi. El icónico escritor kurdo Bachtyar Ali  dijo sobre Dilawar: «la poesía de Dilawar es una de las más claras, sus palabras son de tamaño extrañamente claro, cargan una ternura y claridad que rara vez se puede ver en los poemas de otros poetas». También la poeta y traductora estadounidense Alana Marie Levinson-LaBrosse dice: «Cuando, un día, tuve el honor de sentarme una tarde con Dilawar Karadaghi, me llamó la atención el silencio que parecía flotar en el aire a su alrededor. El vestíbulo del hotel Slemani Palace resonaba con el zumbido y el bocinazo del tráfico vespertino del bazar, pero él mismo se quedó quieto, sereno, en paz. No fue hasta años después que pude ver más plenamente lo duro que había trabajado Dilawar para lograr y mantener esta paz, porque la paz no es autosuficiente, especialmente para un kurdo».

Karadaghi habla kurdo, sueco, árabe y persa, también conoce algo del inglés. Además de escribir poemas, es un importante y famoso traductor; hasta ahora ha traducido obras de más de 30 escritores de la literatura del mundo al kurdo, incluidos: Friedrich Hölderlin, Nikos Kazantzakis, Hjalmar Söderberg, Ingmar Bergman, André Malraux, Stig Dagerman, Theodor Kallifatides, Bohumil Hrabal, Antón Chéjov y Françoise Sagan. Su obra está compuesta por más de 60 libros. Ahora está traduciendo el diario Martirologio de Andréi Tarkovski y una selección de 30 poetas del mundo al kurdo. Vive en Gotemburgo, Suecia.

Este proyecto es el primer esfuerzo de traducción de la poesía de Dilawar Karadaghi que se publica en Latinoamérica. Él conoce de este trabajo y ha dicho: «Traducir esta muestra de mi poesía por mis queridos amigos Jiyar Homer y la poeta chilena Gabriela Paz a la lengua mágica y poética de Lorca, es un gran orgullo y una gran felicidad para mí. Es una ventana que será vista y puedo ya inhalar un nuevo aire. Dejar la poesía y la literatura en el marco de una sola lengua y cultura, produce abstracción y ahogo. Traducir es el oxígeno para revivir al muerto absoluto, sobre todo para una nación pequeña y perseguida como los kurdos. Gracias a queridos Jiyar y Gabriela y a la revista de POESIA en Venezuela y a ustedes estimados lectores…»

Jiyar Homer

 

:

:

:

 

Aire nuevo

Tú me quitaste el pan
pero olvidaste
que yo no vivo sólo de pan,
sino también de aire…
Me robaste el aire
pero no sabías
que no aspiro sólo aire
sino también el sol…
Intentabas robarme el sol
pero no te imaginabas
que no escribo sólo con sol
sino también con la lluvia…
Me escondiste el fuego
pero ignorabas que además de fuego
también me calienta el tifón…
Querías cortar el vuelo de mis alas
pero no entiendes, no vuelo sólo con alas
sino también imaginando…
No lo sabes. Cuando me despojas de algo
yo creo algo más.
Cuando me quitas el aire, el fuego y el agua
allí… en mi hogar
tengo otros,
otro aire, fuego y agua nuevos.
No lo entiendes,
aquí a mi lado
las agujas no caen al suelo,
porque hay astillas de niebla, cielos mínimos,
y trozos de sueños.

2019

 

:

:

:

:

 

Posiblemente no soy aquel que soy ahora

Posiblemente no soy aquel que soy ahora
Posiblemente yo soy una gota de lluvia
Posiblemente un patrón incoloro sobre una iglesia antigua
O la escritura sobre un piedra vieja

Posiblemente no soy aquel que soy ahora
Posiblemente soy una anécdota que nadie narrará nunca más
Un refrán caducado
O una casa lejana

Posiblemente no soy aquel que soy ahora
Posiblemente soy una imagen en un tramo de niebla
Un elefante refregándose
En el vapor de la marca de la plancha
O un león sorprendido
En un espacio atrás de la guerra

Posiblemente no soy aquel que soy ahora
Posiblemente soy un canguro lactante
Sobre el regazo de mi madre
O el sombrero de un león que se ha volado

Posiblemente no soy aquel que debería
Posiblemente soy un gato
Exploro barrio a barrio cada noche
Luego regreso a mi balcón y
Miro la luna poéticamente

Posiblemente no soy aquel que soy ahora
Posiblemente tengo amigos en países lejanos
Sin saber qué hora es en su lado
Les llamo, despierto y les digo: «¿cómo están ya?»

Posiblemente no soy aquel que soy ahora
Posiblemente tengo un carruaje de relámpago con un caballo triste
Y por las tardes, llevo a un ermitaño a un templo lejos… lejos…
A rezar

Posiblemente no soy aquel que soy ahora
Posiblemente soy una hormiga en un hueco en un árbol de néctar
Esperando la finitud de la lluvia,
¡Para irse!

Posiblemente no soy aquel que debería
Posiblemente soy un pato en una anécdota
¡En un estanque azul cobalto
recostado sobre la espalda!

Posiblemente no soy aquel que soy ahora
Posiblemente ahora esté en el rostro de un niño
Que corre tras
una mariposa,
¡Estoy en tu sueño!

Agosto – 2009

:

:

:

:

 

Vendrá el invierno

Yo siento el soplo del viento
oigo la pequeña estridencia del quebrar de una planta
Yo siento
un libro romperse
una planta agrietarse
un árbol marchitarse
Oigo
un columpio romperse
se muere un jardín
vendrá el invierno
exudante de sudor
Entrará a la casa
Como un hombro robusto y exhausto
¡Se sentará en la habitación de huéspedes!

Vendrá el invierno
no volveremos a encontrarnos
Adiós
Ya no hay nadie en las mañanas
que proponga abrir ventanas
No hay nadie para revolver el sol en las tazas de té
No hay nadie para decir a las hormigas: ¡días azucarados!
Vendrá el invierno y la patria vacía
Y la ciudad vacía
y los vecindarios
y la niñez y el nido de palomas
¡vacíos!

Vendrá el invierno
No los volveré a ver jamás… todo se congelará
la palabra se congelará
Pasear se congelará
el sol se congelará
el perfume se congelará
Ver congelar
los libros sobre las aceras se congelará
Vendrá el invierno… nadie hablará
Nadie escribirá una carta
nadie se enojará
nadie se manifestará
nadie subirá a la azotea
con un trozo de sandía y tazón de agua fría
Nadie mirará el vecindario
desde el agujero de la puerta del patio

Vendrá el invierno
Adiós
hasta otros años de sol
hasta otro años de saludos cálidos
y besos cálidos
y apretón de manos cálidas
Adiós
hasta otros días de las calles
que estaban colmadas de girar y sudar y alas
Adiós hasta las horas que estaban llenas
De minutos
Hasta las semanas
Que estaban llenas de días
Hasta los meses que estaban llenos de temporadas
Hasta las temporadas que estaban rebosantes de años

Adiós… llegó el invierno
Entonces cada cual a su casa
Cada perfume a su botella
Cada muchacha a la esquina de su espejo
Cada poema a la página mojada de su poemario
Cada color al ángulo de oscuridad de su tumba

Dios… ¿Cuál es este vacío?
¿La tarde que nos llevaste a pasear
fue por primera vez la patria?
Dios… ¿Esta es la oración de cuál víctima
Qué es concedido en nuestra patria corazón de piedra?
Dios
¿La maldición de qué santo
Cayó sobre nuestra patria culpable?
Dios
¿Esta es la ira de cuál verdugo
esparcida en nuestra patria víctima?

Llegó el invierno
no nos encontraremos otra vez
Adiós
Hasta otra muerte
Adiós
Hasta otra ilusión
Adiós
Hasta otra hipotermia.
Adiós
Vendrá el invierno
exudante de vacilación
Entrará a la casa
Un hombre robusto… exhausto y desfalleciendo
¡Se sentará en la habitación de huéspedes!

¡Qué pena…! ¡Llegó el invierno!

Otoño de 2006

 

 

 

 

 

Jiyar Homer ژیار هۆمەر (Slemani, Kurdistán, 1996) es un traductor y editor kurdo. Trabaja entre español, inglés, árabe y persa. Sus traducciones se han editado en Estados Unidos, Reino Unido, Argentina, Afganistán, Armenia, Dinamarca, Suecia, México, Chile, Colombia, Venezuela, Nicaragua, El Salvador, Kurdistán, Irak, Irán y Turquía, en publicaciones como: World Literature Today, Buenos Aires Poetry, Círculo de Poesía, Álastor, Literariedad, Letralia, Carajo, The Brooklyn Rail. Ha traducido a autores como Borges, Cortázar, García Márquez, Bolaño, Rulfo, Paz y Neruda, para su publicación en varias revistas de Kurdistán. Sus proyectos actuales incluyen la traducción al inglés con Alana Marie Levinson-LaBrosse de los cuentos de Farhad Pirbal, que pronto aparecerán bajo la editorial estadounidense Deep Vellum. Junto a David Shook trabaja en una selección de poesía de Pirbal al español, para su publicación en la editorial mexicana Gato Negro Ediciones. También realiza la primera traducción de Juan Carlos Onetti al kurdo. Actualmente reside en Slemani, donde es miembro del colectivo کەشکۆڵ (Kashkul), el Centro de las artes y la cultura de la Universidad Americana de Irak, Sulaimani (AUIS), y también contribuye como editor a la revista literaria kurda ئیلیان (Îlyan).

Gabriela Paz گابریێلا پاز (Santiago, Chile, 1984) es periodista, poeta, co-traductora de poesía kurda. Integrante de la Sociedad de Escritores de Chile, Auch! Autoras Chilenas Feministas y de la Colectiva de experimentación poética «La manada de la Gacela». Reseña Literatura, colabora con la revista www.cactuscultural.cl, periódico Sueco «Bulletin», Revista Buenos Aires Poetry. Productora y entrevistadora del programa de literatura «Palabras peligrosas» de la Universidad Sek. Ha sido publicada en diversas antologías, traducida al francés, italiano, inglés y sueco, publicó los libros de cuentos (fomento a la tenencia responsable de los animales) Bígota y el río y Helena y Zeus. En poesía, publicó «El silencio de los intervalos» el 2016, el poemario ilustrado «Fieras«» el 2018, con Signo Editorial, Pilucha; poemario independiente, en formato digital, el año 2020 y «La Geométrica danza de las asimetrías» por Buenos Aires Poetry, 2021. Con Jiyar Homer, ha co-traducido una selección del poeta kurdo Bryar M. Tahir para la revista chilena Carajo y un selección del poeta kurdo Choman Hardi para la revista argentina Buenos Aires Poetry.

La imagen que ilustra este post fue realizada por el artista venezolano Javier Miranda

Contenido relacionado

EL CUERVO

White Pony

Trad. Regina Riveros & César Panza

EL CUERVO

The Flea

Trad. Reynaldo Pérez Só

introduzca su búsqueda