Gottfried Benn

Trad. Reynaldo Pérez Só

§

:

 

Pequeño Áster

Un ahíto distribuidor de cerveza fue puesto sobre sobre el mesón.
Alguien le había colocado una flor lila  claro-obscura, un áster,
entre los dientes.
Cuando del pecho
bajo la piel
con una larga cuchilla
extirpé lengua y paladar.
Debí haberlo empujado, pues se deslizó
hacia los sesos vecinos.
Se lo empaqué en la cavidad del pecho
entre virutas,
cuando   suturaba.
¡Bebe hasta hartarte en tu jarrón!
¡Descansa dulcemente,
Pequeño áster!

:

:

:

:

Bella juventud

La boca de una muchacha dejada desde mucho en el cañaveral,
Parecía bien mordisqueada.
Cuando se le abrió el pecho estaba el esófago todo agujerado.
Finalmente, en una enramada bajo el diafragma
Se encontró un nido de ratas recién nacidas.
Una de las pequeñas hermanitas estaba muerta.
Las otras vivían del hígado y los riñones,
Bebiendo la fría sangre y hasta
Aquí pasaron una bella juventud.
Y bella y rápida también se vino la muerte:
Juntas fueron lanzadas al agua.
¡Ah, cómo sus diminutas trompas chillaban!

:

:

:

:

Circulación

La muela solitaria de una ramera,
Un cadáver sin papeles
Tenía una incrustación de oro.
Las demás se le fueron yendo  como a una cita silenciosa.
El asistente de los muertos se la arranca,
Luego la empeña y  más tarde se va a un baile..
Pues dice,
Sólo la tierra a la tierra debe ir.

:

:

:

:

Réquiem

Dos en cada mesón: mujeres y hombres
Entrelazados. Desnudos, cercanos, y, no obstante, sin maltratos.
El cráneo abierto. El pecho en canal. Los cuerpos
Paren por última vez ahora.

Cada uno tres tobos llenos: desde sesos hasta testículos.
Y el templo de dios y el establo del diablo,
Ahora pecho con pecho en el fondo del cubo
El pecado original y el Gólgota se burlan.

Los demás en féretros. Ruidosos neonatos:
Piernas de hombre, pechos de niño y cabellos de mujer.
Yo vi, de dos tendidos allí, que estuvieron montándose,
Como fuera del vientre materno.

:

:

:

:

Un cadáver canta

Un cadáver canta:

En breve me atravesarán los campos y los gusanos.
El labio de la tierra roe: la pared se desgarra.
La carne se disuelve. Y en las obscuras torres
De los miembros la eterna tierra se regocija.

Librado de mi cerca anegada de lágrimas.
Libre de hambre y de la espada.
Y como las gaviotas en invierno que a las dulces aguas
Escapan: así: regreso a casa.

:

:

:

:

Prostis

Una, sus manos desnuda.
Que son tiernas, blancas, grandes,
Como de carne de matriz.

Una boca húmeda desgastada
Plena de risa maloliente.

Una contesta a un hombre:
Tus padres seguramente equivocados
Hicieron crecer tu placenta,
Pero llevas un flux inglés.
Ven conmigo.
Con una moneda de oro, por supuesto.

:

:

:

:

Gottfried Benn. Alemania, 1886 – 1956. Médico, escritor, pensador y poeta europeo. Es considerado como uno de los poeta alemanes de mayor importancia del siglo pasado. Se distinguió en la diestra práctica de numerosos géneros literarios. Su trabajo poético se gesta en el período socio-histórico de las vanguardias artísticas y literarias de principios del siglo XX, se desarrolla en la crítica convulsión del viejo continente encontrando lugar en el expresionismo alemán sin dejar de distinguirse por una profundidad filosófica, un manejo depurado del ritmo y la melodía del lenguaje y una construcción de imágenes austeras, coloquiales y violentas. Alcanzaría su cenit hacia el final de la segunda gran guerra europea, aislado entonces de los círculos literarios no dejó de recibir reconocimiento para alcanzar entonces, tras múltiples polémicas y marginaciones, una posición en la literatura alemana y universal. No cesó de escribir durante sus días finales de vida, profundizando en la reflexión sobre la lírica, el arte y el artista, así como en la vejez, la transitoriedad, los problemas de la sociedad moderna, el desastre y la recomposición. Su obra comprende numerosos volúmenes.

:

Reynaldo Pérez Só. Venezuela, 1945. Poeta, traductor, editor, profesor y médico. Fue Jefe del Departamento de Literatura de la Dirección de Cultura de la Universidad de Carabobo donde fue co-fundador de la revista Poesía, la cual dirigió durante varios años. Entre sus libros de poesía destacan: Para morirnos de otro sueño (1971); Tanmatra (1972); Nuevos poemas (1975); 25 Poemas (1982); Matadero (1986); Reclamo (1992); Px (1996); Solonbra (1998) y Rosae rosarum (2011). Su vida y su trayectoria literaria fue reconocida por el Festival Mundial de Poesía de Venezuela y el Encuentro Internacional POESIA Universidad de Carabobo. Pérez Só forma parte de nuestro equipo de colaboradores.

Contenido relacionado

EL CUERVO

Emparedado

Trad. Jesús Montoya

EL CUERVO

White Pony

Trad. Regina Riveros & César Panza

Archivo

introduzca su búsqueda