Horacio

Trad. César Torres

:

A partir del año 30 a. C. Horacio inicia la composición de las Odas (o Carmina, según el propio autor), cuatro libros de poemas líricos donde el poeta canta en metros griegos arcaicos para dar melodías y ritmos nuevos a las letras latinas. En especial se distingue la mélica eólica, ya empleada por Safo y Alceo, como ritmo dominante de estos libros de poemas. Además de los oriundos de Lesbos, Safo y Alceo, en Horacio se distinguen otros exemplaria Graeca que guiaron su reinterpretación de la lírica helena. Entre ellos se encuentran Píndaro, poeta tebano de lírica coral del siglo V a.C., y Calímaco, poeta y filólogo alejandrino del siglo III a. C. Todos estos modelos, por otro lado, persistieron abismalmente lejanos, cultural y socialmente, a la Roma del siglo I a. C.; Horacio buscará aliviar esta brecha recobrando las cadencias musicales y en menor medida los motivos de los líricos antiguos.

El segundo poema del cuarto libro de Odas es ejemplar por sí mismo. El gran vate de Roma, Horacio, rechaza tajantemente celebrar al estilo pindárico al emperador Augusto. La metáfora de sus palabras cayendo al mar como Ícaro (v 2) o el símil de Píndaro como un inmenso río, le servirán de respuesta a la propuesta de Julo Antonio de imitar al poeta tebano. Al enumerar distintos rasgos de la oda pindárica, como la narración mítica, la celebración atlética o el complejo estilo métrico, Horacio vislumbra los rastros de la armonía clásica en la Grecia antigua, la relación latente entre arte poética y las fuerzas naturales, y finalmente llega a delinear en sus versos una naturaleza tan perfecta que no puede ser trascendida más que libada.

c.t.

:

:

H  O  R  A  C  I  O

odas, libro iv, ii

( f r a g m e n t o )

:

Pindarum quisquis studet aemulari,
Iulle, ceratis ope Daedalea
nititur pinnis, vitreo daturus
     nomina ponto.

Monte decurrens velut amnis, imbres……………5
quem super notas aluere ripas,
fervet inmensusque ruit profundo
     Pindarus ore,

laurea donandus Apollinari,
seu per audacis nova dithyrambos……………….10
verba devoluit numerisque fertur
     lege solutis,

seu deos regesque canit, deorum
sanguinem, per quos cecidere iusta
morte Centauri, cecidit tremendae……………….15
     flamma Chimaerae,

sive quos Elea domum reducit
palma caelestis pugilemve equomve
dicit et centum potiore signis
     munere donat,…………………………………..20

flebili sponsae iuvenemve raptum
plorat et viris animum que moresque
aureos educit in astra nigroque
     invidet Orco.

Multa Dircaeum levat aura cycnum,…………….25
tendit, Antoni, quotiens in altos
nubium tractus; ego apis Matinae
     more modoque

grata carpentis thyma per laborem
plurimum circa nemus uvidique………………..30
Tiburis ripas operosa parvus
     carmina fingo…

:

:

:

:

ii

Quien quiera emular
a Píndaro, Jule, con alas de cera
de Dedalo se esfuerza, y entregará 
sus honores a la vítrea marea.

Como río que viaja por el monte,
que las lluvias alimentaron sobre
las notas de la ribera, bulle
inmenso Píndaro y baja desde su abismal

boca, digno de entregarse con laurel apolíneo,
ya cayó a través de audaces ditirambos a
nuevas palabras y el orden lo consagra
a versos libres [1],

ya canta a dioses y reyes, a la sangre
de dioses, por aquellos cayeron en justa muerte
los Centauros, y pereció la flama
de la espantosa Quimera,

o si nombra a quienes acompaña la celeste
gloria Elea [2] a casa: púgiles, equinos,
y premia con oficio más grande
que cien estatuas

llora por el joven raptado de la mísera esposa
y eleva el alma a los hombres como también
las voluntades áureas hacia los astros,
y al negro Orco aborrece.

La altura pule, Antonio, al cisne de Dirce [3]
lo extiende tantas veces, arrastrado al curso
de nubes celestes; yo, en la costumbre
y manera de la abeja matinal,

libando del grato tomillo cerca del bosque y a orillas
del copioso Tíber por enorme labor,
pequeñísimo compongo
dificultosos poemas[4]

:

:

______________
Notas
[1] Horacio, debido a la dificultad de comprender la rítmica pindárica, define la técnica del tebano como numeris… solutis; es decir, con estructura de números libres, sueltos, o simplemente de versos libres.
[2] Elea: de la Elide, región del Peloponeso. Referencia a las Olimpiadas.
[3] Dirce: famosa fuente de Tebas en la región de Beocia. La tierra natal de Píndaro.
[4] En estos últimos versos, Horacio emplea la técnica de contraste común en su obra. Su labor poética se equipara a la de la abeja, en cambio, la de Píndaro se equipara al vuelo de un cisne. Éste contraste se percibe como una reacción general de los poetas, a partir de Calímaco y la poesía alejandrina, de preferir los motivos modestos a los soberbios y descomunales, característicos en la épica y gran parte de la literatura helena.

:

:

:

Quinto Horacio Flaco. Venosa, 8 de diciembre de 65 a. de C. — Roma, 27 de noviembre de 8 a. de C. Conocido como Horacio, poeta latino lírico y satírico. Hijo de un esclavo liberto, se formó en Atenas. Fue militar y secretario de jueces. Amigo de Mecenas y Virgilio, gozó de la simpatía y protección del emperador Augusto. Compuso sátiras, épodos, odas y epístolas, todas piezas que se consideran obras maestras de la Edad de Oro. El tema de sus sátiras fue la ambición, la estupidez y la codicia. Su poesía más importante se encuentra en las Odas, donde reinterpreta las formas y motivos de algunos poetas griegos como Anacreonte, Alceo y Safo. Proporcionó a las letras latinas una poesía de tono fraterno, patriota y piadoso profundamente marcado por la ética epicúrea. Para los humanistas del renacimiento fue el modelo de las virtudes clásicas de equilibrio y mesura, expuestas sobre todo en la célebre Epístolas a los Pisones, su arte poética. Su influencia impregna al trabajo de numerosos poetas, desde Garcilaso de la Vega y Fray Luis de León, Francesco Petrarca y Pierre de Ronsard, John Keats y John Milton, hasta Jorge Guillén y Pedro Salinas.

César Torres. Valera, Venezuela, 1994. Músico, ajedrecista, traductor y estudiante de Letras Mención Lenguas y Literaturas Clásicas en la Universidad de Los Andes. Participó como músico invitado en el VII Seminario Bordes: Muerte y Espiritualidad en San Cristóbal, Táchira, 2016. Ponente en las VIII Jornadas Estudiantiles de Investigación y Creación Literaria, ULA, Mérida, 2016.

La imagen que ilustra este post se titula «Garzas», y fue realizada por la artista venezolana Andreína Vallés. 

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on telegram
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Contenido relacionado

introduzca su búsqueda