Las calles nevadas

Diego L. García

:

:

Mientras cae la nieve, no se aceptan quejas en las aceras cubiertas de nieve o hielo. Después de que la nieve deje de caer, si usted es propietario de una propiedad, debe despejar la nieve y el hielo en su acera para crear un camino para los peatones. Cuando sea posible, intente despejar un camino de al menos cuatro pies de ancho a lo largo de la acera. También debe quitar la nieve y el hielo de las aceras junto a las paradas de autobús y los hidrantes.
Reporte de alguna ciudad estadounidense
mal traducido por Google

:

:

:

:

:

hay una fotografía en el reverso de los actos
que todavía se representan como nuestros.
la escena de una película americana.
siempre de posguerra. es decir. latente
entre las decisiones de sujetos y gobiernos
entidades que regulan los matrimonios
las salidas de sábados regulares para mirar
las estrellas desde el capó de un auto turquesa
las vallas blancas de las casas. madera por
todos lados. y las postales de todos esos mundos
que compramos acá. es como un supermercado
de grandes sueños. una serie de soldados
desertores mirando televisión en las madrugadas
y levantándose a las 6 para construir pirámides
con botellas de coca-cola. esas medallas son
las nuestras. nos quedamos dormidos en los
pantanos de una telenovela sin fin. la
cena está servida! los niños corren escaleras abajo.
una navidad interminable. la nieve en los deseos
aunque haga 40 grados y nuestras baldosas
se resquebrajen. nuestras baldosas mentales
por donde desfilan los impulsos y las apuestas
que hacemos en el último casino de la frontera

:

:

:

:

 

pirámides

 

:

se acuesta en el césped mojado.
no querría volverse a su país sin nada.
una carta para mamá. otra noticia
que corre como los trenes nuevos.

lo que pudiera estar relatando no tiene más sentido
que la nieve de esas calles.
el foco está imposible. niñxs protestan
en jingles y viandas con el logo del ejército.

los polos sur y norte preparan sus frituras.
otra mentira. esos premios son solo
crucigramas para el club de aficionados.

compiten en un óvalo sin marcas:
ahí estás vos por ejemplo. en el lugar que tenés.
con la misma ropa arruinada que ayer
buscando la puerta de salida.

qué discurso reservás para la gala de tus dientes?

estás entrando en las últimas vueltas
y no podés explicar si es de día o qué

:

:

:

:

edificios y manos.
a veces el ojo no es más que eso
a través del enrejado.

el puente deja caer un tren
donde el desierto ya no habita.

cada maletín con su cartel en órbita. sin reconocerlo.
a punto de encontrarse en un parlante con forma de girasol.

lo real se pincha con escarbadientes
(miro toda la sustancia del blues en una foto de
fred mcdowell. campera rosa & blanco. camisa
oscura. sombrero oscuro. pequeño) y puede
contradecirse en la sartén del bien y el mal.
es solo una imagen congelada. el funeral de la nieve.
no podría haber venganzas sobre ello.

qué puede regir sobre lo que no tuvo ley? tal vez
algunas frutas del recuerdo o ciertos aparatos
que descansan la corriente de venas y arterias.

es un barrio donde nadie recuerda nada.

no habrá cortejo si no sale en la televisión

:

:

:

:

el orden es lo más importante dice el italiano.
toma un café en la parte más oscura del bar.
afuera la nieve tapa las puertas.
dos niños juegan a no morir. es tarde
para pretender confiscar la bonanza
a la parte más alta del rascacielos.

mientras cae la nieve no se aceptan quejas.
barbijos y desnudos corren por cuenta de la justicia.
saldos personales contienen el flujo de reclutas
en tiempos prósperos. siempre hay lugar
para un plato de spaghetti en el horario de descanso.

saco verde. jugo de naranja y dos monedas
de propina. así funciona.

el flipper dispara la bola de nuevo.
las luces orquestan una fiesta
en sus dos minutos finales

:

:

:

:

:

:

:

 

caras elásticas

:

:

cuando sea posible intente despejar un camino.
cuántas bolsas puede cargar?
estoy quebrado dice
pero es bueno que la escena comience así.

la prosperidad de occidente
no debe ahorrar
en artefactos de masaje.

es ahora el tiempo. tu tiempo.
no dejes pasar la oportunidad de tener
las manos ocupadas.

hay quienes pasan por detrás:
todxs tienen algo que hacer.
algo que no es privado ni público sino parte
de la congregación que costea la inercia
de diversión sobre las calles nevadas.

todxs están volviendo
en un esquí mental con asientos individuales

:

:

:

:

una lámpara-madre y otra lámpara-padre
para que los vasos de leche
fortifiquen los preceptos.

la tienda. los platos. el paisaje del lago
las frases que no se dicen
y se completan con más
grumos de un hervor de propaganda.

no hay recompensa para todas las soluciones.
una pelota repica
en un cementerio de jeans sin caballos.

la historia que cuenta es toda su libertad

:

:

:

:

a cerveza del otro en un cartel vintage.
lo que quieren en sus autos interiores
tapizados en naranja sucio
(émulo del arco iris a escala).

qué quieren?
un buen día de joyas secretas.
un ojo nuevo.

el menú es su ejercicio cuando todo marcha bien
porque debe marchar bien. todo está bien.
todo siempre ok. todo sobre ruedas. cada vez mejor.

(el deseo es un campo donde ya nada crece)

:

:

:

.

hay un sistema de clasificación de prioridad
que gobierna qué calles de la ciudad son aradas
primero. todas las calles están categorizadas
lo que determina su prioridad para el desmonte
durante las operaciones de quitanieves.
primera prioridad – vías principales y rutas
de autobuses. segunda prioridad – calles
muy transitadas y calles de mayor pendiente.
tercera prioridad – calles residenciales planas.
si desea saber cuándo llegarán a su calle
las quitanieves vea el mapa de la ruta de la nieve.
los residentes pueden estar seguros de que
cuando se acumule la nieve la División de Calles
hará todo lo posible por arar cuanto antes

:

:

:

:

Diego L. García. Berazategui, Buenos Aires, 1983. Escritor, poeta y profesor en Letras, por la Universidad Nacional de La Plata. Entre sus libros figuran Fin del enigma (Ediber, 2011), Esa trampa de ver (Añosluz, 2016), Una voz hervida (Jámpster e-books, 2017, Chile) y Una cuestión de diseño (Barnacle, 2018), (Fotografías) (Zindo & Gafuri, 2018). Forma parte de la antología de poesía latinoamericana País imaginario: escrituras y transtextos 1980-1992 (Ay del Seis, 2018, Madrid). Se publicó en Bolivia una selección de su obra titulada Modo Arcade (Electrodependiente, 2019). Colabora en diversas revistas literarias con reseñas, traducciones y artículos críticos. La textos que componen esta entrada forman parte de Las calles nevadas (Barnacle, 2020).

 

La ilustración de este post es un detalle del collage «Paisaje en detrimento visto desde los ojos de un cuervo» (2017) de la poeta y artista venezolana Pamela Rahn Sánchez.

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on telegram
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Contenido relacionado

introduzca su búsqueda